Conceptos esparcidos

Fidem qui perdit, perdere ultra nihil potest.

Posts Tagged ‘religión

De las "Orientaciones morales ante la nueva situación de España"

leave a comment »


Me voy a referir aquí a un documento que la Conferencia Episcopal Española (CEE) redactó en 2006 y que alcanzó, y aun tiene, cierta notoriedad y celebridad entre los curiosos del asunto: las Orientaciones morales ante la situación actual de España.

No lo busquen ustedes en la página web de la Conferencia Episcopal. Como tantas otras cosas, ha desaparecido.

La Iglesia, que siempre ha sido por antonomasia la custodia de documentos, sobre todo de los referidos a ella, lo ha hecho desaparecer de su presentación digital.

Con la página oficial del Vaticano, La Santa Sede, está sucediendo algo parecido.

Me he dado cuenta de ello esta mañana cuando he revisado y actualizado el formato de mi antigua entrada Si la Iglesia se mundaniza… en la que presentaba el vínculo a ese documento y a otro, inspirado en él, titulado Nota de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española ante las elecciones generales del 2008, en el que los señores obispos nos venían a decir a los católicos, ante aquellas elecciones, que

no todos los programas son igualmente compatibles con la fe y las exigencias de la vida cristiana, ni son tampoco igualmente cercanos y proporcionados a los objetivos y valores que los cristianos deben promover en la vida pública

y que también ha desaparecido de la página de la Conferencia Episcopal. Afortunadamente, se conserva en otros lugares que vinculo abajo, pero el caso es que, en la página de la CEE brilla por su ausencia.

Me he llevado, por supuesto, un disgusto. Uno más ¡y ya van tantos!, porque de ninguna manera considero esto casual sino muestra de cómo la jerarquía católica española se avergüenza de lo que dijo en su día, se desdice y, lo que es peor, quiere borrarlo de la memoria para que no tengan acceso a él los fieles de las nuevas generaciones.

Más o menos, como los socialistas, ¡vaya!

Y digo que me he llevado un disgusto aparte de por lo que entraña de cobardía, porque, en su día me pareció un documento brillante y hasta valiente.

Aunque, como sucede con la Nota ante las elecciones…, puede encontrarse en otros sitios de Internet, me ha dado tanto coraje que me he pasado la mañana haciendo una edición digitalizada del mismo (que pueden descargarse aquí ustedes en formato pdf). Eso me ha hecho releerlo y reflexionar otra vez acerca de él hoy, catorce años después y, quiero creer, con una comprensión mucho más cabal por mi parte de lo que es el cristianismo y el catolicismo en particular.

Es acerca de esta reflexión sobre lo que quiero seguir escribiendo:

Hubo un tiempo en el que los Concilios de Toledo contribuyeron a configurar lo que sería la Nación española y, como esta instrucción pastoral del 2006, quisieron incidir en la res publica. Baste recordar cómo, con ellos, se abominó del arrianismo y el reino visigodo alcanzó su unidad religiosa.

Los tiempos son muy otros, claro está, pero aquella pastoral de los obispos españoles en plena embestida de Zapatero con su Educación para la ciudadanía, su matrimonio homosexual, la amenaza separatista en ciernes y tantas otras abominaciones que empezaron a tomar forma en su tiempo y que hoy vemos perfectamente asentadas, me pareció muy atinada, muy pertinente y muy valiente.

Como ha debido de parecérsela a los señores obispos de hoy, que, quizá, creyéndola excesivamente osada y desatenta con el error liberal y con la herejía marxista, han decidido eliminarla de su página.

Su relectura digo no me ha parecido tan atinada como me lo pareció en su día, pues veo en ella el germen de lo que hoy es evidente dejación del deber de los obispos de enseñar la Ley de Dios, evidente entrega a la herejía liberal y evidente complacencia con la marxista.

No es, tampoco, que las cosas vengan de entonces. Como venir, vienen del maldito Concilio Vaticano II, responsable de la descristianización de Europa y, aunque ya hubo gente que lo notó muy pronto recordemos lo de Tarancón al paredón, que en su tiempo nos parecía tan facha otros, con menos luces, nos hemos ido dando cuenta poco a poco.

Paso, pues, a exponer los puntos que me han llamado la atención como premonitorios del desastre actual.

1. Ya en los puntos quinto y sexto celebran los obispos la llegada de la democracia admitiéndola como mejor forma de gobierno. O, mejor dicho, aplaudiéndola con las orejas sin entrar en más honduras filosóficas y contraponiéndola a lo que, púdicamente, llaman el régimen político anterior de cuarenta años de duración al que no critican abiertamente, pero sí dicen que, sin añoranza del pasado, la Iglesia colaboró decididamente para hacer posible la democracia. Pues sí, esto es cierto y hubo gente que se dio cuenta y gritaba aquello de Tarancón al paredón.

2. Se dan cuenta de que el proceso de descristianización y deterioro moral de la vida personal, familiar y social, se ve favorecido por la escasa formación religiosa de muchas personas, creyentes y no creyentes y por la debilidad moral de todos nosotros, en lo cual llevaban muchísima razón pero de lo que podríamos decir al respecto, viendo cómo han evolucionado las cosas en catorce años, aquello de “mucho miedo, pero muy poca vergüenza” o, de otra forma, hacen acto de constricción pero, enmienda, no han tenido ninguna. Al revés, cada vez andan menos preocupados por la formación religiosa de sus rebaños y adolecen cada día de mayor debilidad moral, por no decir que les importa todo un carajo.

3. En el punto sexto hablan de la reconciliación y de la superación del enfrentamiento que ha dividido a los españoles. Bien. En 2006 quizá se podía pensar todavía así. Hoy se nos aparece claro que el enfrentamiento franco y de cara con la herejía y con el error es algo de lo que un católico no puede hacer dejación.

4. En el punto 29 vuelven a la carga y consideran a la democracia y a la libertad religiosa como uno de los logros de nuestro tiempo. No hacen mención de que es el libre albedrío el que permite al hombre elegir el bien o el mal y que la elección del mal es contraria a la Ley de Dios. No: ya en 2006 consideraban a la democracia un logro de nuestro tiempo.

5. Nos dicen que la resurrección de Jesucristo fue como una explosión de luz, una explosión de amor que rompió las cadenas del pecado y de la muerte. Su resurrección inauguró una nueva dimensión de la vida y de la realidad, de la que brota una creación nueva, que penetra continuamente en nuestro mundo, lo transforma y lo atrae a sí. Nos hablan de una humanidad iluminada con la luz de la fe y enriquecida con los dones del Espíritu Santo.

Todo esto está muy bien pero, ¿entiende el hombre de hoy lo que tanta palabrería quiere decir? ¿Por qué no hacen un esfuerzo y lo explican a la luz de la Historia, de la Ley Natural y de la Apologética cristiana? Es cierto que el cristianismo vino a iluminar a una Humanidad embrutecida:

Un niño cristiano que sepa bien el Catecismo, sabe más acerca de las grandes cuestiones y problemas de la vida que todos los sabios de la antigüedad y que todos los filósofos del paganismo

Esto lo decía Jouffroy en el siglo XIX, cuando los niños estudiaban el Catecismo.

6. Nos hablan de la caridad cristiana. Es cierto que la consideran relacionando el amor al prójimo con el amor de Dios pero queda la sensación que lo hacen sólo de boquilla y que, más que de caridad, están hablando de filantropía. En ningún momento mencionan que tal caridad implica corregir al que yerra y que el marxismo es un error. Es el catolicismo tipo madre Teres de Calcuta o Padre Ángel que nada tiene que ver con el de Santa Teresa. Es el catolicismo de nuestros días que apela a la emotividad, no el catolicismo clásico que se asentaba en la razón

En fin, son muchas cosas.

El documento, sin embargo es interesante y valioso, sobre todo en un punto: el que hace referencia a la unidad de España. Es falso que, como se cree, hablen explícitamente de ella como un bien moral, pero sí lo vienen a decir implícitamente. Nos hablan de una unidad cultural básica de los pueblos de España, de una cierta comunidad de intereses e incluso de administración como consecuencia de la romanización de nuestro territorio que favoreció el anuncio de la fe cristiana. Nos dicen que ninguna de las regiones actualmente existentes, más o menos diferentes, hubiera sido posible tal como es ahora, sin esta antigua unidad espiritual y cultural de todos los pueblos de España.

Sin embargo, olvidan lo más importante: el catolicismo ha sido, durante dos mil años, el desarrollo de la doctrina de Jesucristo ajustándola a las vicisitudes de los tiempos y, entre los siglos XVII y XVIII, España, toda España, fue su principal defensora.

Sucede que, en nuestro tiempo, contaminado por la filosofía subjetivista, hay gentes que niegan la existencia de una Ley Natural, o sea Ley de Dios que llamamos los católicos. Habiendo, pues, sido España unos de los mayores adalides de la religión católica, es claro que España es un bien moral, al menos para quienes pensamos que sí existe un orden natural, y, por contraposición, un mal para quienes piensan que tal orden no existe, lo que explica su odio hacia ella.

A los obispos se les olvidó mencionar este detalle en su pastoral.

Pero, en fin, esto son meras reflexiones al margen.

Lo que me importaba era recuperar el documento desaparecido de donde debiera estar y señalar cómo los mismos que lo escribieron nos lo han escamoteado.

Aquí lo dejo para su descarga:

Vínculos:

Orientaciones morales ante la situación actual de España. Está borrado de la página de la Conferencia Episcopal Española.
Nota de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española ante elecciones generales 2008.
Puede encontrarse en la Enciclopedia Hispano-Católica Universal. En la página de la Conferencia Episcopal Española la han borrado..
Si la Iglesia se mundaniza… Conceptos Esparcidos.
El Cardenal Cañizares y ‘MásLibres.org’. Conceptos Esparcidos.

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

31 mayo, 2020 at 14:52

Yo no soy Charlie

with 2 comments


 

REFLECTIONS ON THE PERPETUAL FRENCH REVOLUTION

JE NE SUIS PAS CHARLIE

Fr. Richard A. Munkelt

«Charlie Hebdo es un violador oportunista de la libertad de expresión responsable, atacando a la vez y por igual al Papa y al imán; encendiendo pasiones con bellaquería e incitando alegremente a la violencia en donde quiera que su pluma desea atacar».

»Je ne suis pas Charlie. Yo no soy Charlie. Soy católico. Lo que quiere decir que veo la batalla actual entre la Francia secular y el Islam como una guerra entre dos ideologías erróneas. De hecho, entre dos religiones falsas: El secularismo y el islamismo. No nos equivoquemos, la democracia liberal secular, a pesar de su defensa engañosa de lo contrario, está en una cruzada contra la religión, tanto de la verdadera como de la falsa.

»Al referirse al ataque yihadista contra la revista satírica francesa “Charlie Hebdo”, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, manifiesta de forma explícita la causa secular en términos religiosos: “Los muertos de la revista son mártires de la libertad”.

»El laicismo es una religión cuyos principios son los objetos de devoción y adoración. Por otra parte, en el mismo contexto, Kerry declaró que el derecho de libertad de expresión es un derecho universal y debe ser defendido a toda costa. Me gustaría saber sobre qué bases objetivas puede afirmarse esto más allá de la razón de la fuerza que tienen los Estados Unidos. Sin duda, el hombre es libre por naturaleza, pero no es libre de decir y hacer lo que le plazca en el foro público, porque él es un político, no un animal salvaje. Sin embargo, seamos claros, Kerry y los secularistas, en sus declaraciones universales de derechos humanos, no hacen ninguna apelación ni al orden moral de la naturaleza ni a la revelación divina. Sus declaraciones sobre derechos son estipulaciones vacías: derechos decretados, tales como el matrimonio entre homosexuales. Por otra parte, los musulmanes asientan principios judiciales que se basan únicamente en su libro inspirado. ¿Dónde está el terreno moral racional y común? Lamentablemente, en ninguna parte.

»Concedo, por supuesto, que incluso en las democracias liberales se imponen algunas restricciones a la libertad de expresión. ¿En qué consisten? Consisten en cosas tales como que no se permite gritar “fuego” en un teatro cuando no hay tal fuego. ¡Extraordinariamente trivial! Cuando se trata de cuestiones de fondo, sin embargo, está perfectamente bien, en nombre de la libertad amoral, burlarse abiertamente de Dios y de la religión, mancillar las creencias ancestrales de un pueblo, incluso si eso significa una convulsión mundial, disturbios civiles, violencia y asesinatos generalizados. Charlie Hebdo es un violador de la igualdad de oportunidades de la libertad de expresión responsable, atacando al Papa y al imán por igual, encendiendo pasiones con bellaquería e incitando a la violencia alegremente allí donde, premeditadamente, su pluma desea atacar. Pero Kerry y el gobierno francés, en su respaldo y promoción de una teoría vulgar, anárquica e irracional de la libertad de expresión, y con el fracaso de Francia para asegurar su herencia cristiana contra la invasión de una religión hostil, son los responsables de las muertes en el ataque contra Charlie Hebdo.

»¿Cómo una noción de la libertad tan trivial y, sin embargo, tan peligrosa surgió en Occidente? Ya en los siglos XVII y XVIII, algunos hombres occidentales decidieron que para moverse en una sociedad cristiana lo que se necesitaba era un mito acerca del hombre salvaje que sale de los bosques para formalizar un contrato social: Yo no te golpeo en la cabeza si tú no me golpeas en la cabeza; tú tienes que mantener tu propiedad y yo me quedo con la mía. Esto aparte, nos defendemos mutuamente frente a cualquiera que se nos oponga. Eso es todo, trato hecho. La historia de cómo esta cuento, falso y absurdo, que se consagró en las constituciones occidentales modernas a través de la labor subversiva de ciertas élites es demasiado largo de contar aquí. Baste decir que dio lugar a una libertad negativa que era políticamente exigible: tú puedes hacer y decir lo que quieras, siempre y cuando no dañes a otra persona; si lo haces, entonces y de acuerdo con el contrato, el gobierno actúa como juez. Esto es un extraordinario envilecimiento de la vida social humana. ¿Qué se entiende por daño aquí? Bueno, ya que el hombre no es más importante que su propiedad, sólo puede significar una cosa: daño físico.

»¿Y qué hay del daño espiritual o del daño psíquico? ¿qué pasa con las ideas que se burlan gratuitamente de los valores últimos y de lo sagrado, de las cosas que son las fuentes mismas de la acción humana y de los vínculos reales de la sociedad? En realidad, no cuentan y pueden ser pisoteados. Por supuesto, dicen los secularistas: “Nosotros permitimos que usted crea lo que quiera”. ¡Sí, siempre y cuando aceptamos el pluralismo, la castración política y los principios generales del orden liberal ateo de Leviatán! En cuyo caso, ¿qué queda? Una cultura religiosa que se marchita, porque su juventud se dejar embaucar por una cultura popular envilecida y explotada por intereses plutocráticos, al tiempo que es adoctrinada con la idea de que su venerable patrimonio cultural no es más que un asunto excéntrico privado y subjetivo.

»J’accuse! Yo acuso a Kerry y al gobierno francés de la opresión espiritual y psíquica de los fieles musulmanes porque Charlie Hebdo y su irresponsable y burlona calaña no son más que medios de comunicación y órganos de desinformación del estado liberal secular; está sancionado y cuenta con la complicidad de éste, y au fond, no es diferente del antiguo Pravda soviético.

»Uno no puede dejar de sentir asco ante la actitud enfrentada de dos caras en la prensa: unos islamistas locos mataron a unas personas por lo que no eran más que caricaturas. Lo sentimos, pero si las caricaturas se consideraban insignificantes, sin importancia, entonces ¿por qué se publicaron? ¡Cínicos mentirosos todos!

»Ellos, los redactores y dibujantes de Charlie Hebdo, conocían perfectamente su potencial explosivo. En consecuencia, deberían haber sido todos detenidos por peligro público, lo cual, irónicamente, habría salvado sus vidas y las de los demás. Por otra parte, ¿por qué la prensa blasfema nunca se burla de sí misma para cambiar? ¿Por qué? Porque la libertad de prensa es sagrada y ¡un dios que no puede ser ridiculizado! Tonterías. Así, ¿qué tal esto para un dibujo animado?: el editor de Charlie Hebdo fotografiado de pie junto a una serie de cadáveres con lápices que, como lanzas venenosas, salen de sus corazones, diciendo: “¡Qué fino trabajo hacemos aquí por el bien público!”.

»El régimen secular es una contradicción interna. Crea, a través de sus falsas libertades y a través de la inmigración, las condiciones apropiadas para el disturbio civil e, incluso, para su propio derrocamiento. Por lo tanto, al final, ¡tiene que participar en una guerra con los mismos invasores a los que deja entrar! No es sorprendente que la presión para permitir la inmigración de personas con valores distintos y hostiles esté fomentada por una implosión demográfica nacional, cual es el fruto estéril, sin semilla, de la búsqueda febril de la laicidad de la economía de consumo, una búsqueda que tiene la intención de distraer al hombre de cualquier vocación cultural superior. Cuando no adoras al Dios verdadero, adoras a la materia.

»Y, por cierto, como algunos han señalado acertadamente, la novus ordo saeculorm no es, como dice ser, neutral en lo religioso. Es más bien como la manzana de Adán en teología. El régimen secular es tan teocrático como el Vaticano o el Tíbet cuando estaba bajo el Dalai Lama (¡un ídolo para los liberales!) La separación del Estado y la Iglesia no puede afirmarse sin una justificación teológica. Por otra parte, si tratas de crear un vacío político religioso, una nueva creencia lo va a llenar de manera inexorable…

»Por último, una nota sobre el Islam. La propaganda occidental acerca de los tranquilos vecinos musulmanes desarmados. El Islam es históricamente, al menos en su forma suní dominante, una religión misionera que está mandada por el Corán para tomar las armas contra el infiel en una guerra ofensiva. Por lo tanto, no confundamos esto con las cruzadas cristianas defensivas, que nunca tuvieron la intención de invadir la península arábiga, sino más bien la de recuperar la tierra cristiana bizantina. Y recordemos también, por estar en tan gran medida olvidado, que el norte de África fue una vez el hogar de la civilización de los Santos Agustín y Atanasio. La misión histórica del Islam es su futuro; sin él muere. No tiene ninguna idea o teoría de la laicidad (laicismo francés) ni nada que ver con la orgía políticamente orquestada de creencias que compiten. La religión llamada de la paz predica la paz dentro de la Ummah (pan-islamismo), no fuera de ella. No estoy haciendo ahora aquello de lo que acusé a Charlie Hebdo: participar en la burla frívola. Estoy, por contra, tratando de mirar las cosas de manera histórica y filosófica; de hacer una crítica seria, y de limpiar el aire de las falsedades reinantes, la occidental y la islámica.

»Entonces, ¿qué se debe hacer? ¿por dónde van las cosas? Puse la culpa del sangriento fiasco en París primero, en los franceses y, después, en el Islam. Nada va a mejorar hasta que Francia redescubra su alma y sus raíces cristianas, específicamente católicas. Cuando lo haga, y espero que así sea algún día —quizá no en mi vida—, el problema de la inmigración se hará cargo de sí mismo.

»Hungría y Rusia han dado pasos constitucionales nada insignificantes hacia el redescubrimiento de su herencia cristiana —cosa increíble teniendo en cuenta la fuerza de la prensa liberal moderna del socialismo y del capitalismo—. El secularismo político, como he tratado de mostrar de manera breve, es irremediablemente incoherente. El Islam es más respetable y coherente, pero debe ser detenido. Francia está sólo en las primeras etapas de la ruptura de su experimento con la Ilustración, es decir, en el esfuerzo de mantener un país unido sobre la base de las banalidades de un contrato comercial libre de valores. Esperemos que Turquía no sea admitida en la Unión, ya disfuncional, Europea, pues no sería más que otro conducto del islamismo. De hecho ya lo está haciendo, actuando como intermediario en el negocio europeo verdaderamente loco de exportación e importación de yihadistas.

»Lo que se necesita es la promoción benevolente de la ley natural y de la libertad cristiana en Cristo, por quien somos verdaderamente libres. Ni el secularismo político ni el Islam se fundamentan en el derecho natural. Sin la luz y sin la ley de la razón y del Logos no hay perspectivas de una libertad moral responsable ni una base común sobre la cual los hombres de diferentes creencias pueden encontrarse. Todo lo que pueden hacer es arrojarse decretos y fatwas el uno al otro».

Traducido de The Remnant Newspaper.

Vínculos:

El reverendo Richard A. Munkelt es sacerdote de la Parroquia de la Inmaculada Concepción de Scranton (Pensilvania) y profesor adjunto de Filosofía en la Universidad jesuita de Fairfield: Richard A. Munklet.
Homilía del padre Richard A. Munklet. YouTube.

Esta traducción ha sido citada en el “Foro de las Fuerzas Armadas”.

 

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

11 enero, 2015 at 19:53

Navidad, 2014

leave a comment »


Feliz Navidad
 
 
La Virgen y el Niño entre dos santas. Giovanni Bellini.

 

…de María, de la que nació Jesús llamado Cristo.

(Mt 1:16)

Pontificio Instituto di Musica Sacra
Roma
Musica per il Santo Natale
Offertorium: Adeste fideles
Versione di Domenico Bartolucci
Coro Polifonico del Pontificio Istituto di Musica Sacra; Walter Marzilli, direttore.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

24 diciembre, 2014 at 5:12

Semana Santa

leave a comment »


Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

18 abril, 2014 at 17:57

Publicado en Religión

Tagged with , ,

Miércoles de Ceniza

leave a comment »


Spinas et tribulos germinabit tibi, et comedes herbas terrae;
in sudore vultus tui vesceris pane, donec revertaris ad humum, de qua sumptus es, quia pulvis es et in pulverem reverteris”.
Gn. 3, 18-19.

Memento homo, quia pulvis es et in pulverem reverteris.

Memento homo 4

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

5 marzo, 2014 at 22:08

Alma Redemptoris Mater

leave a comment »


 

 

Alma Redemptoris Mater, quæ pervia cæli
Porta manes, et stella maris, succurre cadenti…,
Surgere qui curat, populo: tu quæ genuisti,
Natura mirante, tuum sanctum Genitorem
Virgo prius ac posterius, Gabrielis ab ore
Sumens illud Ave, peccatorum miserere.

***

Vínculos:

Alma Redemptoris Mater. Enciclopedia Católica online.
Alma Redemptoris Mater
. Wikipedia.
Marc-Antoine Charpentier. Wikipedia.
Sugerencias para el tiempo de Adviento. Secretariado de Música.
Adviento. Wikipedia.
Otras versiones:
          Alma Redemptoris Mater. Tomás Luis de Victoria.
          Carlos Mena sings Tomás de Victoria, Alma Redemptoris Mater.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

6 diciembre, 2013 at 19:44

Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús

leave a comment »


 

«Hijo eterno de Dios y Redentor del mundo, Jesús bueno, Tú, que al hacerte hombre te has unido en cierto modo a todo hombre y nos has amado con tu corazón humano, míranos postrados ante tu altar. Tuyos somos y tuyos queremos ser y, para vivir más estrechamente unidos a Ti, todos y cada uno nos consagramos hoy a tu Sagrado Corazón.

De tu corazón traspasado brota el Amor de Dios hecho allí visible para nosotros y revelado para suscitar nuestro amor. Ante la generación del nuevo milenio, tan esperanzada y tan temerosa al mismo tiempo, la Iglesia da testimonio de la misericordia encarnada de Dios dirigiéndose a tu Corazón.

Muchos, por desgracia, nunca te han conocido; muchos, despreciando tus mandamientos, te han abandonado. Jesús misericordioso, compadécete de todos y atráelos a tu Corazón. Señor, sé Rey, no sólo de los hijos fieles que jamás se han alejado de Ti sino, también, de los hijos pródigos que te han dejado. Haz que vuelvan pronto a la casa paterna para que no perezcan de hambre y de miseria. Sé Rey de aquellos que, por seducción del error o por espíritu de discordia, viven separados de Ti: devuélvelos al puerto de la verdad y a la unidad de la Fe para que pronto se forme un solo rebaño de un solo pastor.

Concede, Señor, libertad a tu Iglesia; otorga a todos los pueblos y, en particular, a España, la paz y la justicia. Que del uno al otro extremo de la tierra no resuene sino esta voz:

Bendito sea el Corazón divino, causa de nuestra salvación.

A Él la gloria y el honor por los siglos de los siglos.

Amén.»

***

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

27 octubre, 2013 at 19:26

Publicado en Religión

Tagged with ,

‘Liberalismo y apostasía’, examen crítico del liberalismo por Alberto Caturelli.

with 3 comments


 

Alberto Caturelli (Fotografía: La Iglesia es noticia)

Si en el anterior escrito de este blog mencionamos la distancia que media entre el pensamiento clásico y el romántico, aquí tenemos ―hallada por feliz casualidadesta brillantísima y modernísima reflexión filosófica del profesor argentino Alberto Caturelli acerca de la esencia antinatural e inhumana del liberalismo.

En el vídeo se resume el libro del profesor Caturelli. El texto completo puede leerse en los vínculos que siguen.

Vínculos:

Liberalismo y apostasía. Alberto Caturelli.
Liberalismo y apostasía. Alberto Caturelli (formato pdf).
Alberto Caturelli. Wikipedia.
Historia de los heterodoxos españoles. Marcelino Menéndez Pelayo (formato pdf).

Referencias:

Guillermo de Occam. Wikipedia.
John of Janduno. Catholic Encyclopedia.
Averroísmo. Manuel Polo y Peyrolón en Diccionario de ciencias eclesiásticas. Filosofía.org.
Averroísmo. Wikipedia.
Marsilio de Padua. Enciclopedia Católica.
Marsilio de Padua. Wikipedia.
Nicolás de Autrecourt. Wikipedia.
Carlos Alberto Sacheri y la Doctrina Social de la Iglesia. Centro de Humanidades Josef Pieper.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Un comienzo de pontificado preocupante

with 17 comments


Quienes estos apuntes siguen conocerán la preocupación que vengo expresando en ellos acerca de la figura del Papa Francisco casi desde los primeros días de su pontificado.

Quiero manifestar, antes de seguir, que dicha preocupación nada tiene que ver con la desolación que me causó la renuncia de Benedicto XVI al Papado. Las expresiones de mi descontento con aquella sorprendentísima decisión del cardenal Ratzinger también andan por este blog pero, como digo, nada tienen que ver con el desasosiego creciente que en mí, y creo que, cada vez, en más católicos, están causando los gestos de este siervo de Dios. Muy al contrario: en un primer momento y desde la pena y el aturdimiento, aun vivísmos, que la renuncia del Papa me habían producido, celebré la llegada al Trono de San Pedro de Francisco con el natural júbilo y con la natural esperanza con los que cualquier católico recibe la llegada de un nuevo pastor.

Muy pronto, sin embargo ―desde que conocí la homilía de la Misa de Inicio de su Pontificado el 19 de marzo― nació en mí esta preocupación, este desasosiego, que se fundamentan, no ya en el paupérrimo fondo intelectual de nuestro Papa sino, sobre todo, en su afán de introducir la demagogia en el discurso de la Iglesia católica.

Siendo cierto que el diálogo de la Iglesia con el mundo ha sido, es y será siempre difícil y siendo cierto que en el mundo moderno lo es de manera especial, la Iglesia ni puede ni debe, para intentar salvar esta dificultad, tratar de “caerle simpática” al mundo. Su fuerza dos veces milenaria no es esa. Esto, que pudiera ser verdad  ―y tampoco, si bien lo miramos― en el caso de una empresa mercantil que desea que el mundo compre su producto o en el caso de un partido político que desea que el mundo le vote, no puede ser verdad para la Iglesia: la Iglesia está para decirle al mundo lo que el mundo no quiere oír, no para regalarle las orejas. La Iglesia ―además del Dogma, que es su razón última de ser― es depositaria de un tesoro de tradición, de liturgia, de costumbres que ni son caprichosos ni puede nadie entrar a trastocar como entra un elefante en una cacharrería y menos, como digo, para intentar complacer al mundo y condescender con él para aumentar el número de adeptos.

Esto ya lo notó Chesterton cuando dijo que si el mundo se mundaniza tiene detrás a la Iglesia para advertírselo pero, si es la Iglesia la que se mundaniza, ya nadie puede advertir a nadie de nada. Me pregunto a este propósito si Chesterton se hubiera convertido al catolicismo si el catolicismo fuera lo que parece que Francisco quiere que sea. O, para el caso, si fue la simpatía de san Ambrosio lo que convirtió a san Agustín.

Con esto no quiero decir que, ahora y siempre, dejen de existir en la Iglesia defectos que no hayan de pulirse, faltas que enmendarse ni abusos mundanales que corregirse. Mas esto debe de hacerse ―máxime por parte de sus príncipes― con caridad y con discreción, no a bombo y platillo. Debe de hacerse sin que la mano izquierda de estos príncipes sepa lo que hace su derecha y, ni mucho menos, aprovechar para hacer alarde por los medios de comunicación de humildad, verdadera o falsa. Quizá algo de esto nos quería indicar san Josemaría Escrivá de Balaguer cuando nos pedía que disimuláramos los defectos del sacerdote.

Francisco, en cambio, comenzó muy pronto a realizar gestos contrarios a estos principios tales como la renuncia a habitar en el Palacio Vaticano o la petición en aquella homilía a los argentinos para que no fueran a Roma a celebrar su acceso al Pontificado; gestos que, en sí, pueden parecer impecables; gestos que han sido y siguen siendo jaleados entusiásticamente por católicos y ―¡ojo!―, por los no católicos, pero gestos que a mí me empezaron a disonar por lo que veía en ellos de demagógico y por ver en ellos rupturas con tradiciones que a nadie molestan.

Mi desasosiego fue en aumento conforme leía en el Santo Padre pensamientos tan profundos como que “los responsables políticos son custodios del medio ambiente” ―en esto me recordó a Zapatero― o conforme me acerqué a ojear los pocos libros que lleva escritos y vi la distancia intelectual que media entre él y Ratzinger.

Me doy cuenta de que a nadie se le puede pedir todo, que todos tenemos nuestras carencias y que es imposible que siempre figure en la cabeza de la Iglesia un gigante intelectual como Benedicto XVI. Francisco, en este sentido, tendrá las limitaciones que tenga y ¡qué le vamos a hacer!

Otras virtudes tendrá, me decía yo ―y me sigo queriendo decir a mí mismo―. Sin embargo, todo ello junto y el no atisbar esas virtudes por mucho empeño que pongo en ello, ha hecho que, como digo, mi desosiego haya ido creciendo a lo largo de estos pocos meses.

Por eso es para mi un alivio comenzar a ver una sensibilidad semejante en otras personas ante este hecho.

***

Aquí debo hacer una digresión y una confesión que llevo mucho tiempo queriendo hacer en este blog ―que, lo recuerdo, desde su inicio se escribe, y no por casualidad, bajo el lema Fidem qui perdit, perdere ultra nihil potest―que se refiere a mi conversión al catolicismo.

Mi sensibilidad hacia lo sagrado y hacia lo litúrgico es muy parecida a la que tiene Sánchez Dragó, salvadas las distancias con este brillantísimo escritor. Y no es ello casualidad: pues la confesión que quiero hacer es que, en dicha conversión, algún  grano sembró Fernando Sánchez Dragó. Grano heterodoxo, puede ser, pero, al fin y al cabo, grano.

De hecho, hay dos frases en el prólogo de su Gárgoris y Habidis ―por otra parte y dicho sea de paso, lo mejor de este libro― que contribuyeron a esta conversión mía.

En efecto, a mi error cientificista de entonces le dio mucho que pensar el párrafo de Sánchez Dragó:

“Cae la tarde, dormita mi gata blanca en un sillón, enciendo la luz y eso es todo. ¿Incurriré en el vaniloquio de atribuir tanta maravilla a un vulgar enredo de cables alimentados por un generador? Quédense éstos y aquéllos para los electricistas. Una lámpara, al fin y al cabo, sólo alumbra cuando Dios lo quiere: hay, Horacio, en la breve Tierra y por el vasto universo infinitas cosas que no son el fruto de tal o cual martingala”.

La idea es sencilla, como puede verse, pero la brillantez y el desparpajo con los que está expresada me llamó la atención hasta el punto de que hoy, tantos años después, la mantengo en mi memoria y la recuerdo como hito de mi biografía. Por otra parte y, a pesar de su sencillez, es una idea que no es ni mucho menos todo lo evidente para el hombre moderno ―que identifica el universo, la totalidad del Ser, con el universo cognoscible por la razón humana―  como pudiera parecer. Digo más, a pesar de lo sencilla y evidente que sea, la ignorancia ―extendidísima― de ella está en la base de la increencia y del relativismo modernos.

***

La segunda frase de Sánchez Dragó a la que me he referido antes trata de la gran dificultad que para el incrédulo representa la multiplicidad de iglesias y de religiones. Cualquiera que sea o haya sido agnóstico y desde ese agnosticismo haya buscado la fe o se haya, al menos, interesado por ella, conoce de sobra esta dificultad y sabe que es uno de los principales argumentos de la increencia. Sánchez Dragó la despachó con una rotundidad, si ustedes quieren también heterodoxa, pero que para mí supuso una verdadera luz. Dice a este respecto nuestro autor:

“Todos los dioses son verdaderos pero sólo el autóctono es, además de verdadero, entrañable”.

Es evidente que mi imperfecta conversión al catolicismo no se debe, ni exclusivamente ni en su mayor parte a Sánchez Dragó, pero quería dejar constancia de esta influencia suya en mi pensamiento al paso de estas reflexiones sobre el Papa y como explicación a lo que sigo diciendo.

***

Pues bien, con todo esto, veo con satisfacción que la desazón que Francisco está causando en mí es ―si bien independiente― muy semejante a la que está causando en Sánchez Dragó y que ella ha seguido un proceso semejante, desde una prudencia inicial, como cuando hace meses, a la pregunta de qué le parecía el Papa Francisco respondió:

“Es simpático pero se equivoca al renunciar a la pompa Pontificia. Sin pompa, la Iglesia es poquita cosa”,

El Mundo, 6 de marzo de 2013

hasta la franca exasperación con la que, con ocasión de la Jornada Mundial de la Juventud recién celebrada en el Brasil, trata el asunto en su columna de El Mundo del pasado lunes y que titula ―tomando su título de san Ireneo―, Adversus Haeresem:

Chaparrones, apagones, empujones, embotellamientos… Ya ha vuelto el Papa al lugar del que ojalá no hubiera salido. Para soltar tonterías mejor quedarse en casa, ¿no? Descansen los brasileños del aluvión demográfico, vuelvan las garotas en bikini a Copacabana y tranquilícese el pontífice en Castelgandolfo. ¡Claro que, a juzgar por lo visto y oído, igual se niega a veranear donde sus antecesores lo hacían y elige una favela de ilegales en el extrarradio de Roma! Pronto, al paso que va, canonizará a Zapatero, Verstrynge, la Colau, Sánchez Gordillo, Cañamero, Willy Toledo y José Luis Sampedro. Lo del Che aún no se sabe, pero llegará. «La fe es revolucionaria», ha dicho a los pies del Corcovado ese émulo de san Vladimiro Lenin. ¡Y yo que siempre había creído que sólo la razón lo es! ¿En qué estarían pensando los purpurados cuando decidieron instalar en el solio de Pedro, que nunca fue Papa, porque aún no había Iglesia, a un teólogo de la liberación? Otra frase gloriosa: «Pon fe en tu vida y ésta tendrá un sabor nuevo». Sí, como la cocina de El Bulli. A este Sumo Pontífice, cualquier día, le prenden en la bocamanga tres estrellas michelín. ¿Hablábamos de gastronomía? Pues llega el plato fuerte: «los pobres, ha dicho, son la carne de Cristo». ¿De veras, Santidad? ¿No habíamos quedado en que la Iglesia que usted preside es ecuménica, o sea, universal, abierta a todos, sin excepción, y no mide a la gente por lo que tiene, sino por lo que es?

[…]

Creía yo hasta hace poco que el Anticristo era Bill Gates, pero el Papa de la fe ha sembrado en mí la duda. Demagogia electoralista y populismo barato: he ahí la estrategia de este indigno sucesor de Ratzinger y Wojtyla. Aclaro, por si alguien me interpretara mal, que esta columna no va en contra de la Iglesia, sino a favor de ella.

El Mundo, 29 de julio de 2013

Duras palabras escritas en el tono escandalizador, provocador, que caracteriza a Fernando Sánchez Dragó, pero que no por ello dejan de ser una visión acertadísima de lo que está sucediendo en la cabeza de la Iglesia católica. En efecto: quienes entendemos a la Iglesia como madre y maestra entendemos muy bien que estas palabras no van en contra de ella sino en su favor. Volviendo a la frase que escribió hace ya muchos años y parafraseándola:

“Todos los dioses son verdaderos pero sólo el autóctono es, además de verdadero, entrañable”:

quienes anhelamos que el Dios que adoramos siga siendo entrañable, necesitamos para ello que siga siendo autóctono.

***

En tanto, Francisco sigue a la suya: mientras Sánchez Dragó escribía estas líneas, Su Santidad hacía una reflexión buenista sobre la homosexualidad:

¿Quién soy yo ―dijo― para juzgar a una persona gay (sic)?

y se perdió en divagaciones acerca de la maldad de los lobbies.

En efecto: ni el Papa ni nadie debemos juzgar a ninguno por sus apetencias sexuales, pero debería comprender Su Santidad que de él no esperamos escuchar estas obviedades. Su labor, en este punto, por muy jesuita que sea, es mantener y defender la doctrina moral de la Iglesia acerca de la homosexualidad y no salirse por la tangente para intentar seguir cayendo simpático a quienes nunca vamos a caer simpáticos.

A no ser, claro, que también le ande dando vueltas a cambiar tal doctrina…

***

Los ejemplos de lo que vengo diciendo son ya demasiados: el espectáculo de los señores obispos, contagiados de la jovialidad del Papa y bailando en la susodicha JMJ fue francamente bochornoso y me hicieron recordar las palabras que, en La República, Platón pone en boca de Sócrates:

…y los ancianos, condescendiendo con los jóvenes, se hinchan de buen humor y de jocosidad imitando a los muchachos por no parecerles agrios ni despóticos.

Sirva esto como un ejemplo más, Dios quiera que el último, de lo que vamos diciendo.

***

Resumamos: en tanto que los tibios y los que son francos enemigos de la religión católica están encantados con este Papa, creo que los católicos, cada vez en mayor número, empezamos a tener la mosca detrás de la oreja.

Confiemos, a pesar de todo, en la sabiduría dos veces milenaria de la Iglesia, en la infinita del Espíritu Santo y en el consuelo de que, como dice el dicho, a veces Dios escribe recto con renglones torcidos.

Confiemos en el propio siervo de Dios, Francisco, pues fue él mismo quien dijo que la Iglesia no es una ONG.

Y sírvannos de esperanza las palabras que él mismo escribió en uno de los pocos libros que ha escrito, El jesuita, o, mejor sea dicho, que le han escrito:

“Confieso que, en general, por mi temperamento, la primera respuesta que me surge es equivocada. Frente a una situación, lo primero que se me ocurre es lo que no hay que hacer. Es curioso, pero me sucede así. A raíz de ello aprendí a desconfiar de la primera reacción. Ya más tranquilo, después de pasar por el crisol de la soledad, voy acercándome a lo que hay que hacer”. (El jesuita. Conversaciones con el cardenal Jorge Bergoglio. 2010),

y pidamos a Dios con todo nuestro corazón que nos perdone si las primeras e inmediatas respuestas que nos surgen son equivocadas: que nos las perdone y que nos corrija a todos en lo que, en el fragor de la inmediatez, podamos estar equivocados.

*** 

Vínculos:
Francisco dice que el poder del Papa es para servir a los pobres. Libertad Digital. Nótese que, hoy, Libertad Digital ha modificado sibilinamente el título de esta noticia por el de Francisco: “el verdadero poder del Papa está en el servicio humilde”, cosa muy distinta de lo que decía el primero como puede comprobarse en mi página de Facebook, en la que compartí esta noticia el día 19 de marzo pasado. Ignoro si en este cambio habrán hecho alguna fuerza los comentarios que algunos hicimos entonces en aquella reseña y que pueden leerse en este vínculo.
Los señores obispos bailando en Copacabana. Youtube. Por aquí se encamina la nueva liturgia de la Iglesia católica.
Paganismo, cristianismo, comunismo, keynesismo y darwinismo social. Del blog de Fernando Sánchez Dragó.
El Papa de los gays. Germinans Germinabit.
Breve noticia de la manifestación francesa en repulsa al ‘matrimonio’ homosexual con alguna reflexión que, al cabo de ella, me trae a la cabeza el inicio del pontificado de Francisco. Conceptos Esparcidos.
Interesantísima discusión en torno a la renuncia de Benedicto XVI. Conceptos Esparcidos.
La tiara vacía. Conceptos Esparcidos.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Aparición de Jesús a María Magdalena

with 4 comments


 

Al decir esto se dio vuelta y vio a Jesús, que estaba allí, pero no lo reconoció.

Jesús le preguntó: «Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?». Ella, pensando que era el cuidador de la huerta, le respondió: «Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo iré a buscarlo».

Jesús le dijo: «¡María!». Ella lo reconoció y le dijo en hebreo: «¡Raboní!», es decir «¡Maestro!».

Jesús le dijo: «No me retengas, porque todavía no he subido al Padre. Ve a decir a mis hermanos: «Subo a mi Padre, a vuestro Padre; a mi Dios, el Dios de vosotros».

(Jn. XX, 14-17)

Nota: Aprovecho el día de hoy, 22 de julio, en el que el santoral católico celebra la memoria de María Magdalena, santa, discípula del Señor, para actualizar esta colección de Estampas Bíblicas con la de La aparición de Jesús a María Magdalena.

Vínculos:

María Magdalena, santa. Catholic.net
Ir a Estampas Bíblicas.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

22 julio, 2013 at 16:59