Conceptos esparcidos

Fidem qui perdit, perdere ultra nihil potest.

Posts Tagged ‘estampas bíblicas

Viernes Santo. Jesús es sepultado.

leave a comment »


Después de todo esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, pero secretamente por miedo de los judíos, rogó a Pilato que le permitiese llevarse el cuerpo de Jesús; y Pilato se lo concedió. Entonces vino, y se llevó el cuerpo de Jesús.

También Nicodemo, el que antes había visitado a Jesús de noche, vino trayendo un compuesto de mirra y de áloes, como cien libras.

Tomaron, pues, el cuerpo de Jesús, y lo envolvieron en lienzos con especias aromáticas, según es costumbre sepultar entre los judíos.

Y en el lugar donde había sido crucificado, había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el cual aún no había sido nadie sepultado.

Allí pues, como era la Parasceve de los judíos, y porque aquel sepulcro estaba cerca, pusieron a Jesús.

(Jn. XIX, 38-42)

Vínculo:

Parasceve. Enciclopedia Católica Online.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

29 marzo, 2013 at 17:16

La Transfiguración del Señor

leave a comment »


Unos ocho días después de decir esto, Jesús tomó a Pedro, Juan y Santiago, y subió a la montaña para orar.

Mientras oraba, su rostro cambió de aspecto y sus vestiduras se volvieron de una blancura deslumbrante.

Y dos hombres conversaban con Él: eran Moisés y Elías, que aparecían revestidos de gloria y hablaban de la partida de Jesús, que iba a cumplirse en Jerusalén.

Pedro y sus compañeros tenían mucho sueño, pero permanecieron despiertos, y vieron la gloria de Jesús y a los dos hombres que estaban con Él.

Mientras estos se alejaban, Pedro dijo a Jesús: «¡Maestro, ¡qué bien estamos aquí! Hagamos tres carpas, una para Ti, otra para Moisés y otra para Elías». Él no sabía lo que decía.

Mientras hablaba, una nube los cubrió con su sombra y al entrar en ella, los discípulos se llenaron de temor.

Desde la nube se oyó entonces una voz que decía: «Este es mi Hijo, el Elegido, escuchadlo».

(Lc. IX, 28-35)

***

Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y los llevó aparte a un monte elevado.

Allí se transfiguró en presencia de ellos: su rostro resplandecía como el sol y sus vestiduras se volvieron blancas como la luz.

De pronto se les aparecieron Moisés y Elías, hablando con Jesús.

Pedro dijo a Jesús: «Señor, ¡qué bien estamos aquí! Si quieres, levantará aquí mismo tres carpas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías».

Todavía estaba hablando, cuando una nube luminosa les cubrió con su sombra y se oyó una voz que decía desde la nube: «Este es mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta mi predilección: escuchadle».

(Mt. XVII, 1-5)

Vínculos:

Ángelus. Homilía de Benedicto XVI desde San Pedro de Roma el 24 de febrero de 2013 referida al misterio de la Transfiguración. Youtube.
La Transfiguración del Señor. Aciprensa.
La Transfiguración de Jesús en el Monte Tabor. El Rosario: Cuarto misterio luminoso. Directorio Franciscano.
La Transfiguración de Rafael. Pinacoteca Vaticana.
Transfiguración de Jesús. Wikipedia.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

28 febrero, 2013 at 10:06

Feliz Navidad

leave a comment »


Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento,
Y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre porque no tenían sitio en la posada.

Lc, 2, 6-7.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

19 diciembre, 2012 at 10:31

Festividad de la Epifanía

with one comment


 

 

Al ver la estrella se llenaron de enorme alegría.

Entraron en la casa; vieron al niño con María, su madre, y, postrándose, le adoraron. Abrieron luego sus cofres y le ofrecieron dones de oro, incienso y mirra.

(Mt. II, 10-11)

***

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

6 enero, 2012 at 10:59

Jesús en la Cruz

leave a comment »


 

 

Llegados a un lugar llamado Gólgota, esto es, «Calvario»,

Le dieron de beber vino mezclado con hiel, pero Él, después de probarlo, no quiso beberlo.

Una vez que le crucificaron, se repartieron sus vestidos echándolos a suertes.

Y se quedaron allí para custodiarle.

Y sobre su cabeza pusieron escrita la causa de su condena: «Éste es Jesús, el Rey de los Judíos».

(Mt. XXVII, 33-37)

***

Era la hora tercia cuando le crucificaron.

(Mc. XV, 21)

***

Era ya cerca de la hora sexta cuando, al eclipsarse el sol, hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora nona.

El velo del Santuario se rasgó por su mitad.

Y Jesús, dando un fuerte grito, dijo: «Padre, en tus manos pongo mi espíritu» y, dicho esto, expiró.

(Lc. XXIII, 44-46)

***

Había allí un vaso de vinagre y ellos, poniendo alrededor de un hisopo una esponja empapada en vinagre, se la aplicaron a la boca.

Y, luego que Jesús  tomó el vinagre, dijo: «Consumado es». E, inclinando la cabeza, entregó su espíritu.

(Jn. XIX, 29 y 30)

***

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

22 abril, 2011 at 6:14

Jesús es presentado al pueblo por Pilato

leave a comment »


 

 

Y salió Jesús llevando una corona de espinas y un manto de púrpura. Y Pilato dijo: «Ved aquí el hombre».

Y , cuando le vieron los pontífices y los ministros, daban voces diciendo: «¡Crucifícale! ¡Crucifícale!». Pilato les dijo: «Tomadle vosotros y crucificadle, porque yo no hallo delito en él».

(Jn. XIX, 5 y 6)

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

21 abril, 2011 at 8:34

Domingo de Ramos

leave a comment »


 

 

Una gran multitud del pueblo tendió también sus ropas por el camino y, otros, cortaban ramos de los árboles y los tendían a su paso.

Y las gentes que iban delante y las que iban detrás, gritaban diciendo: «Hosanna al hijo de David. Bendito el que viene en nombre del Señor. Hosanna en las alturas»

Y, al entrar Él en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió. «¿Quién es éste?» decían.

Y la gente decía «Éste es el profeta Jesús, de Nazaret de Galilea.»

(Mt. XXI, 8-11)

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

16 abril, 2011 at 12:36