Conceptos esparcidos

Fidem qui perdit, perdere ultra nihil potest.

Archive for the ‘Costumbres’ Category

La distancia social

leave a comment »


El pasado 26 de feberero se me ocurrió escribir en este blog una entrada que titulé De la educación de los niños y del coronavirus. Me decidió a hacerlo el asunto de la reforma educativa, mi convicción antigua de que es imposible el consenso a ese respecto con las bestias marxistas y actuó como desencadenante las palabras de la comunista Irene Montero arrogándose el derecho de educar a los niños como quieran los comunistas.
 
Eran los días inmediatamente anteriores a que cayera sobre nosotros la catástrofe del coronavirus y la entrada trataba más de la educación moral que del coronavirus. Aunque no teníamos aun idea cabal de sus dimensiones dramáticas, ya el virus andaba en boca de todo el mundo y copaba los espacios informativos, razón por la cual se me ocurrió enlazar al asunto de la educación de la juventud, en su dimensión moral y estética, con éste del miedo al virus, siendo la tesis fundamental de la entrada la desmoralización, enervación y deshumanización con las que el marxismo cultural intenta destruir a las sociedades occidentales y sus valores clásicos y cristianos.
 
Ciertamente, en aquellos días, yo pensaba que esto del coronavirus iba a ser poco más que una gripe común y corriente. Las dimensiones dramáticas, sin embargo, con las que, tan sólo pocos días después, pude comprobar se presentó, me han hecho dudar mucho acerca de la conveniencia de mantener publicada o no tal entrada. Decidí, al fin mantenerla, por un lado, por honestidad intelectual y, por otro, por considerar que la desgracia que hemos vivido debe de ser mejor calibrada, libre de carga emocional, con la perspectiva del tiempo.
 
Y, con la perspectiva del tiempo, empiezo a verla, quizá, menos impertinente cuando, empezando a levantarse las restricciones que se nos han impuesto a la población, empiezo a reparar menos en la amenaza y más en el comportamiento de las gentes. De la fauna humana.
 
A pesar de lo que escribí en De la educación de los niños y el coronavirus, ha sido tal la magnitud y el dramatismo de la pandemia que no critico las medidas excepcionales a las que hemos sido obligados: cuarentena, distancia social, mascarillas, guantes, hidrogeles alcohólicos… Entiendo que, como dije en aquella entrada, la provisión divina no excusa la humana y entiendo que a las situaciones excepcionales haya que plantarles cara con medidas excepcionales.
 
No voy a hablar aquí, pues, de esas medidas que el gobierno nos ha impuesto ―tal vez excesivas, en comparación con otras naciones y, por supuesto, muy criticables en lo que tienen de caóticas―, ni del lógico miedo que las personas puedan haber sentido y aun sientan, sino del mío al pensar que muchas de esas medidas y comportamientos hayan venido para quedarse y que la pandemia haya acelerado un comportamiento que la sociedad venía gestando desde hace muchos años.
 
En efecto, la superstición ―obsesión― por la higiene y el miedo a los gérmenes se viene alimentando desde hace mucho tiempo. Hace ya bastantes años, almorzando en la cafetería del lugar donde trabajo, se acercó una muchacha a la mesa en que lo hacía para pedirme el salero y lo cogió con una servilleta, supongo que para no contaminarse de vaya usted a saber de qué. El hecho me pareció extravagante por lo excesivo pero ―comprendiendo que el miedo es libre―, no le di mayor importancia. Sin embargo, poco después, la inspección de sanidad de la cafetería obligó a ésta a retirar los saleros y las vinagreras. Desde entonces ―hablo de años― tiene uno que ir mendigando un sobrecito de aceite y otro de sal para condimentar unas ensaladas que, aun así, acaban resultando, por lo crudo de la lechuga, más propias para caballos que para seres humanos.
 
Se trata de sólo una anécdota, pero mil detalles como éste nos van mostrando, poco a poco, la aparición de una humanidad cada vez más entontencida con estas cosas. Vemos cómo, personas que conocemos desde hace muchos, tienen hoy comportamientos de este tipo que no tenían cuando las conocimos. Quizá la machaconería de los anuncios publicitarios de detergentes en los que aparecen virus y bacterias caricaturizados con aspecto de monstruos que a toda costa debemos exterminar de lavabos y cocinas, hayan tenido mucha culpa de este cambio del ser humano occidental, principalmente de la mujer, suprema directora del comportamiento del varón y principal educadora de la prole.
 
Con todo y con eso, ahora que se van levantando las precauciones a que nos ha obligado el virus, me maravilla, me asombra y me causa desasosiego salir a la calle y ver cómo, aun ya sin obligación legal de hacerlo, la inmensa mayoría de la gente camina por ella con mascarilla. Más papistas que el Papa, es muy difícil encontrar a alguien que no la lleve y, aun los que la llevamos con las narices descubiertas (más por evitar roces y enfrentamientos que por otra cosa) somos bichos raros en esta avifauna de la que formamos parte. Más raros que el coronavirus.
 
Pero eso, ya, es lo de menos. No es que sea grato salir a la calle y ver a todos tus conciudadanos embozados como si estuvieras en el Japón, pero vivimos en una sociedad libre, el miedo es libre y somos seres libres en lo que se puede ser libre.
 
O, ¿no?
 
Pues según para qué. El asunto este de las mascarillas me ha hecho notar una tendencia al totalitarismo y al comportamiento dictatorial de mis compatriotas que me preocupa: mucha gente te empieza a mirar mal si no utilizas el artefacto e, incluso, a llamarte la atención si vas sin bozal. El argumento, esta gente, lo tiene a huevo, claro está: mi comportamiento negligente puede poner en riesgo su salud. Argumento, en principio, poco discutible pero que, como digo, no deja de preocuparme por dos motivos.
 
Uno, por la tendencia borreguna que implica, y que supone un campo abonado en gran parte de la sociedad para asumir con gusto la dirección totalitaria y, otro, porque creo ver en esta actitud un comportamiento inquisitorial que va más allá de la legítima preocupación por la salud propia para entrar en el campo de, lisa y llanamente, de tocarle las narices al prójimo. Ambos comportamientos hacen que uno comprenda a Arcadi Espada cuando nos habla de este país al que tanto odio.
 
José María García, por su parte, decía que, en este país, basta que le pongas a un tío un pito y una gorra para que se crea general con mando en plaza. Así, a la figura del balconazi de hace unos meses, cuando el gran encierro, ha sucedido, en el desencierro, la de la Stasi de Mercadona: gente que, como me sucedió el otro día en ese supermercado, llevando yo la mascarilla, como digo, caída, me dio unos golpecitos en el brazo diciéndome “la mascarilla” para, inmediatamente, perderse entre el gentío sin darme tiempo a reflexionar, seguirla y contestarle. Quizá porque no estuviera tan convencido ni de la razón de su reproche ni de la fuerza de su argumento.
 
Este segundo motivo no es, sin embargo, el más importante. Estas pejigueras han sucedido siempre en ocasiones similares y en La gripe de 1918 en Burgos pueden verse algunos ejemplos chuscos de ellas.
 
Y, sin llegar a estos extremos, el temor a acercarte a otras personas, los rodeos para evitarlo, la tontería de chocar los codos, el no saludar dando la mano a los señores o dando un beso a las señoras, el caminar en el sentido que te indican flechas pintadas en el suelo… tantos pequeños detalles que se van haciendo dueños de nuestro comportamiento, me hacen pensar que el himno de estos días no sea, como dicen, el Resitiré, del Dúo Dinámico, sino, parafraseándolo, el Vivir así, no es vivir, amor, de Camilo Sexto.

 

 
No quiero decir con esto que, en una situación de excepcionalidad y de riesgo como la que vivimos se deban aceptar comportamientos irresponsables, negligentes.
 
Entiendo que el miedo forma parte de la naturaleza humana y es, en sí, un mecanismo adaptativo de defensa ante situaciones ciertamente o probablemente peligrosas. Es natural que el ciervo, al ver al lobo, huya corriendo. No critico el miedo, y, mucho menos, la prudencia, en sí mismos. De lo que hablo es del miedo irracional y neurótico. De ese miedo a morir de patada de conejo.
 
Lo que critico es el exceso y lo que, sobre todo, manifiesto es mi temor de que esto haya venido para quedarse y no sea sino la antesala de un paso más en el entontecimiento ya bastante avanzando del mundo, sino de cosas peores en lo social y en lo político:
 
En su entontecimiento y en su encierro, gustoso y contento, en la granja orwelliana.
 
Este escrito no es, fundamentalmente, una crítica política a nadie. Todo el mundo que me conoce sabe de mi odio hacia los socialistas y sabe que sólo quisiera tener más capacidad de odiar para odiarlos más. Me doy cuenta, también, de la pésima gestión que han hecho y de su utilización partidista de la pandemia: el empeño de Marlasca en multar a Rajoy por salir a dar su trotecillo en una calle desierta durante el confinamiento mientras los cerdos comunistas lo rompían en el entierro de Anguita es una pequeña anécdota significativa.
 
Sin embargo, no me gusta utilizar el asunto del coronavirus para criticar su gestión de la crisis que ha causado por la sencilla razón de que, aunque tuvieran conocimiento y aviso de la llegada de la pandemia, nadie, al principio, podía llegar a imaginar que iba a hacerlo en la forma dramática que lo ha hecho. No voy, pues, a ello.
 
A lo que voy es a que el golpe de Estado que los socialistas en alianza con los comunistas vienen desarrollando (desde antes del coronavirus) va a encontrar, en esta forma de ser mayoritaria de la sociedad, si no una receptividad franca, sí un terreno fácil para germinar en él, máxime si tenemos en cuenta que tal forma de ser sí es transversal. Muy transversal.
 
¿Puede la sociedad, a través del Estado, restringir nuestras libertades, aun la de ir por el mundo sin mascarilla, en pro de la salud pública? Ciertamente, de manera coyuntural y hasta cierto punto, puede. Pero sólo hasta cierto punto y en una coyuntura muy justificada.
 
Si no lo aceptamos como mera coyuntura obligada por fuerza mayor sino que empezamos a considerarlo como principio, esa misma sociedad que hoy me obliga a llevar mascarilla, mañana me puede obligar a vacunarme para intentar erradicar al coronavirus de la faz de la Tierra como se erradicó el de la vacuna: en su mundo disneylandesco, un mundo mejor es, qué duda cabe, un mundo sin virus y sin bacterias. Y, si mañana me obligan a vacunarme, pasado mañana, ¿quién sabe a qué me obligarán?
 
A esos extremos no puede obligar la sociedad. Al menos, una sociedad libre de personas libres.
 
¿No somos todos tan demócratas?
 
Esta misma forma de ser de la mayoría de la sociedad de la que vengo hablando puede hacer que, si se consigue una vacuna eficaz, haya colas para vacunarse; quiero decir, la inmensa mayoría de la población ―quizá yo mismo incluido― se vacune, quedando unos pocos reacios a hacerlo que no representarán ningún peligro para la sociedad puesto que, al estar inmunizada en su mayoría, esos reductos que pudiera hallar el virus en los rebeldes sean insignificantes de cara al riesgo.
 
Pero, vuelvo a preguntar: ¿no somos todos tan demócratas?
 
Si lo somos y esta cuestión quedara al arbitrio de la voluntad libre de cada uno pueden darse dos casos:
 
Que la mayoría se vacune, como he dicho antes, con lo que, muerto el perro ―o reducido a una aldea gala―, se acabó la rabia, o
que la mayoría no se vacune, con lo cual las cosas irán por sus cauces naturales, nos moriremos los que nos tengamos que morir y quienes no, irán adquiriendo, de una u otra manera, una inmunidad frente al virus y un modus vivendi con él como lo tenemos con todos los agentes infecciosos menos el antes mencionado de la vacuna.
 
En cualquier caso, eso sí sería una decisión democrática en la que la mayoría, sin necesidad de ninguna imposición, haría que las cosas fueran por uno u otro cauce.
 
Vuelvo a insistir en que no quiero ser maximalista. Los párrafos anteriores son una reflexión extrema. Pero creo que es una reflexión necesaria y no soy el único que se la viene haciendo. El pasado 11 de mayo, el filósofo Tomás Pollán, en un artículo de El Mundo titulado Los límites entre lo público y lo privado en estado de alarma analizados por nueve filósofos españoles, decía:
 
La ley común es la garantía de la ausencia de constricción para elegir las acciones y el tipo de vida que prefiera cada individuo, y la libertad individual es una condición esencial de la democracia. El poder estatal sólo puede ejercerse contra la voluntad de un ciudadano si se ejerce para evitar que perjudique a otros, y este perjuicio no puede ser ponderado ni a conveniencia del Estado ni a la de la hipersusceptibilidad de individuos con la piel muy fina.
 
Y continuaba:
 
El peligro de la situación actual está en que se aproveche la coyuntura para convertir un momento excepcional en permanente. Veremos.
 
Es, precisamente, el aprovechamiento de una coyuntura para hacer permanente las conductas de estos aciagos días lo que motiva estas líneas y lo que me preocupa: un mundo sin saleros y sin vinagreras en los restaurantes; un mundo de gentes embozadas haciendo el payaso, dando rodeos para mantener distancias sociales; un mundo de beatas de la higiene y de la salubridad que se escandalizan por que unos jóvenes rompan cuarentenas en bares clandestinos improvisados…
 
Está en la naturaleza del ciervo huir del lobo para que no se lo coma; entra dentro del orden natural de las cosas. La distancia social, empero, no forma parte de la naturaleza humana, antes bien, al contrario. Esperemos en Dios que las cosas se vayan enmendando y la naturaleza recupere su fuero.

 

Vínculos:

De la educación de los niños y del coronavirus. Conceptos esparcidos.
La gripe de 1918 en Burgos. Conceptos esparcidos.
Los límites entre lo público y lo privado en estado de alarma analizados por nueve filósofos españoles. El Mundo.

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

21 junio, 2020 at 10:19

La gripe de 1918 en Burgos

leave a comment »


Debo a la curiosidad y a la amabilidad de un estimado compañero de Hellín esta preciosa correspondencia que ocurrió entre las autoridades de Burgos con motivo de la epidemia de gripe de 1918 entre los meses de octubre y noviembre de aquel año.

Su intrínseco interés se agranda a nuestros ojos de hoy cuando estamos padeciendo en España un trance parecidísimo. Con su lectura vemos cuán poco cambia la naturaleza humana; cómo la autoridad reprocha a unos jóvenes su inconsciencia al acudir a una fiesta durante lo que entonces se llamaba “epidemia reinante”. Se nos aparece aquí la figura del delator de comportamientos que hoy llamaríamos insolidarios y en la que entrevemos rencillas personales. La repercusión de la enfermedad en los actos religiosos y fúnebres nos sorprende por su semejanza con lo que estamos viviendo. Es muy interesante, asimismo, la insistencia de las autoridades por la desinfección (con “Zotal”) y produce asombro, por el parecido con el coronavirus, tanto la existencia de una “forma cerebral” de aquella gripe como el empleo de la quinina.

Aprecio, sin embargo, una diferencia en el comportamiento de dichas autoridades (estamos en el reinado de Alfonso XIII, durante la presidencia de Antonio Maura) con las actuales. Si, en nuestros días, parecen utilizar la pandemia como escaparate de su imagen y campo de batalla político, vemos en las de 1918 un interés callado, dirigido a la lucha contra la “epidemia reinante” y al bienestar público, sin afán de notoriedad, publicidad ni beneficio que no sea el del cumplimiento del deber. Tal vez la diferencia se deba a que hoy vivimos en lo que se llama un régimen de opinión pública y entonces no pero, en cualquier caso, me ha llamado poderosísimamente la atención.

Sin más preámbulo, reproduzco y transcribo aquí esta curiosísima correspondencia en la que, con muy pocas correcciones, he mantenido la ortografía original:

I

Sanidad

Clasificado 251

Administrativo

Sanidad e Higiene.

Lg. 5.

(sello)

II

1918

251

Sanidad e Higiene

Lg 5.

Sanidad

(Grippe)

III

AYUNTAMIENTO

BURGOS

El Sr. Presidente de la Comisión de Salubridad me trasmite el siguiente oficio. » Ruego a V. se sirva ordenar se reunan los Médicos de la Beneficencia Municipal al objeto de emitir su ilustrada opinión informando sobre las medidas que debe acordar el Exmo Ayuntamiento para combatir la enfermedad reinante.

La Comisión de Salubridad, se reuniré el martes cuatro á las once de la mañana y espero de su celo tendrán evacuado el informe que podrán exponerle por escrito ó de palabra, y estimando de suma conveniencia para la salud pública el citado informe ruego á V. se sirva hacerle patente ante la Comisión de Salubridad el dia que se indica en la forma que estime más comveniente.

Dios guarde á V.. muchos años.

Burgos 1º de Junio de 1.918.

El Alcalde Presidente.

Juan Antonio Gutiérrez Moliner.

Sr. D. Benito Martín / Decano de los Médicos de la Beneficencia municipal Domiciliaria.

IV

AYUNTAMIENTO

BURGOS

Habiendome notificado el Sr. Presidente de la Comisión de Salubridad D. Félix Cecilia Barbadillo el rumor público de la existencia de varios casos de Dipteria, le ruego se sirva manifestar á esta Alcaldía, si existe algún atacado en el Distrito Municipal que visita, indicándo caso afirmativo las medidas que considere precisas y vigentes para evitar su propagación.

Dios guarde á V. muchos años.

Burgos 1º de Junio de 1.918.

El Alcalde Presidente.

V

El Presidente de la Junta provincial de Sanidad, con fecha de ayer me dice:

Esta Corporacion en sesion de ayer adoptó, entre otros, los siguientes acuerdos: = Seguidamente y por el Secretario se da lectura de una comunicación del Iltrmo. Sr. Rector del Seminario de San Jerónimo, dirigida al Sr. Gobernador, indicando si convendría aplazar la apertura de curso, ya próxima, en vista del estado Sanitario de la provincia.

Esta cornunicacion da lugar a que usen de la palabra todos los Señores vocales discutiendose ampliamente todos los aspectos que presenta la existencia de una extensa y grave epidemia de grippe en la provincia y conviniendose por todos en que deben adoptarse medidas porfilacticas que atajen en los posible el mal difundido desgraciadamente. Por unanimidad se acuerda, lo siguiente 1º Que no se abra ningún Centro docente y que se clausuren los que en la actualidad funcionan. 2º Que por el Gobernador se oficie a los Directores de los establecimientos de Beneficiencia de Burgos para que con toda urgencia se habiliten donde admitir si llega el caso a los enfermos […]ante esta epidemia. 3° Que de conformidad [con lo] dispuesto en el artículo 137 del Reglamento […] a Higiene general de Burgos los coches fú[nebres] sigan el camino mas corto al cementerio […] una vez sacado el cadaver de la casa vuel […] parroquia, sino seguir directamente al ce[menteri]o. 4º Que de conformidad con lo dispuesto […] Sr. Alcalde y con lo que tambien disponen [las Ord]enanzas Municipales y el Reglamento de Hi[giene d]e Burgos se continue desinfectando, patios, […]s, cuadras, mercados , tabernas, posadas, [casas d]e huespedes, fondas, cafes, teatros o […]s, por el personal a las órdenes de la Al[caldía].

[…]e traslado a V. S. para su conocimiento y [su] cumplimiento en lo que afecta al 3º y 4º […] y al 2º en lo que se refiere al Hospital de […]n

[Dios] guarde a V. S. muchos años.

[Burgo]s 24 de Septiembre de 1918.

VI

Al objeto de tratar de la regulacion del abastecimiento de leche y a fin de que facilite los detalles y datos que en unión de sus compañeros estime pertinentes, se le ruega asista en el dia de hoy a las seis de la tarde al Despacho de ésta Alcaldia.

Dios guarde a V. muchos años.

Burgos 26 de Septiembre de 1918.

J. Antonio Gutierrez Moliner

VII

En atención a las circunstancias actuales y en previsión de que la epidemia reinante pudiera tomar graves caracteres, ésta Alcaldia ha dispuesto como medida higiénica de caracter indispensable, la desinfección de todos los locales donde habitualmente se reuna gran concurrencia.

A tal efecto, se servirá, en el establecimiento de su propiedad realizar diariamente una desinfección del suelo, el que será lavado con una disolución de “ZOTAL”, de cuya sustancia disolverá cincuenta gramos en cada litro de agua agitando perfectamente la mezcla y regando el piso del establecimiento.

El cumplimiento de esta órden será comprobado por la Guardia Municipal y los que dejaren de cumplir esta disposición en perjuicio de la salud del vecindario, serán castigados severamente pasando en caso de reincidencia la correspondiente denuncia a los Tribunales de Justicia.

Dios guarde a V. muchos años.

Burgos 24 de Septiembre de 1918.

J. Antonio Gutierrez Moliner

VIII

Ayuntamiento Constitucional de Burgos [sello]

Comisión de Salubridad

La actual epidemia que entristece a nuestra Ciudad nos impone a todos y obliga a todas las clases a grandes sacrificios.

Me permito rogar a V. E. piense, si a las almas doloridas por la desgracia, a los enfermos y a los aprensivos podrá perjudicarles el triste toque a muerto que en algunas parroquias se dá casi continuo.

Si hubiera algun medio que dentro de la mas pura ortodoxia pudiera emplearse para atenuar esas deprimentes emociones mi autoridad se lo agradeceria a V. E.

Dios guarde a V. E. muchos años.

Burgos 27 de Septiembre de 1918.

El primer Teniente de Alcalde

Excmo. Sr. Vicario Capitular. S. V.

IX

Al Sr. Director del Hospital Militar

En 28 de Septiembre de 1918

Habiendose comunicado a esta Alcaldia por varios vecinos del Barrio de Huelgas, que las ropas procedentes del Hospital Militar, son lavadas y tendidas en lugar donde puede facilmente producirse contaminación y al efecto de tomar cuantas precauciones sea posible para evitar la propagación de la epidemia reinante, le ruego encarecidamente ordene se varie el sitio donde ha de practicarse ese servicio, en la forma que estime mas conveniente y adecuada para garantizar la salud pública.

Dios etc.

X

AUDIENCIA TERRITORIAL DE BURGOS

PRESIDENCIA

AUDIENCIA PROVINCIAL

BURGOS

28 SET 1918 [sello]

REGISTRO DE ENTRADA

Núm. 678

28. SET. 1918

Fcho. 51 [sello]

Careciendo esta Audiencia de los elementos necesarios para la desinfección de los grandes locales de la misma, y muy especialmente de los retretes de servicio público instalados en el piso bajo, ruego a V.S. se sirva dar las órdenes oportunas, para que por el personal de ese Ayuntamiento encargado de aquel servicio, y con los elementos propios de la Corporación, se practiquen en este edificio periódicamente lag necesarias operaciones de desinfección.

Dios

güe a V.S. muchos años.

Burgos 28 de Sepbre. de 1918.

[firma ilegible]

Sr. Alcalde Presidente del Excmo. Ayuntamiento de esta Ciudad.

XI

Al Sr. Presidente de la Audiencia Territorial de esta Ciudad

En 28 de Septiembre de 1918

En contestacion a su atento oficio he de manifestarle la imposibilidad de disponer del personal de la Brigada Sanitaria encargada de practicar desinfecciones, por hallarse este servicio de guardia permanente a las ordenes de los facultativos, para verificar rapidamente el traslado de fallecidos y desinfectar las viviendas donde hubiere enfermos contagiosos, atención urgente que no es posible desatender, recomendandose la conveniencia de arrojar cloruro de cal en los retretes y encargar se practique el lavado de suelos con alguna sustancia desinfectante, siendo el “Zotal” la generalmente usada por el vecindario como consecuencia de las recomendaciones higiénicas dictadas por esta Alcaldia.

Dios etc

XII

AYUNTAMIENTO

BURGOS [sello]

En virtud de las circunstancias anormales por que atraviesa la Ciudad a causa de la epidemia reinante y siendo precisa la cooperación de todos los ciudadanos para ayudar la acción de las Autoridades en la misión humanitaria que estan obligados a realizar, ruego encarecidamente a esa Comunidad se sirva, mientras la situación actual perdure, aminorar todo lo posible el consumo de leche, (remitiendo el resto a la plaza) con el fin de que pueda haber mayor disponibilidad de este artículo en el mercado para los numerosos enfermos y especialmente aque1los que por su condición de pobres, encuentran mayores dificultades para adquirirlo.

Dios guarde á V. muchos años.

Burgos 28 de Septiembre de 1.918.

Juan Antonio Gutiérrez Moliner.

Carmelitas. (Frailes). CAFES.

Jesuitas. Candela.

Salesas. Montañés.

Esclavas. Iris.

Adoratrices. Salón de Recreo.

Carmelitas. Circulo de la Unión.

Maristas. Bar el Rhin.

Saldaña. Id.el Polo.

Santa Dorotea. Id. Arriaga.

Bernardas. Circulo Venatorio.

Las marcadas con una X. se las puso lo de Parentesis.

XIII

En 30 de Septiembre se puso una comunicación al Sr. Director del Hospicio provincial diciendole: Que habiendose dirigido esta Alcaldía á todos los Hospitáles y casas de beneficencia pare que le ofrezcan las camas y demás elementos que tuvieren disponibles con el fin de poder atender á la hospitalización de enfermos le ruego me manifieste que clase de elementos pudiera poner á nuestra disposición al fin indicado.

XIV

AYUNTAMIENTO DE BURGOS [sello]

En atención a las circunstancias y con el fin de […] en la medida de lo posible cuantas medidas de caracter higiénico puedan contribuir a evitar la propagación de la enfermedad reinante, me permito rogar encarecidamente a V. S. que ordene sean conducidos por el camino más directo y procurando evitar el paso por las calles céntricas de la población, los enfermos que desde ese cuartel sean trasladados al Hospital Militar.

A la vez, seria de gran conveniencia no atravesaran las vias de la Ciudad los carros que hacen la recogida de los despojos y basuras procedentes de ese cuartel.

Dios guarde a V. S. muchos años.

Burgos 30 de Septiembre de 1918.

El Alcalde Presidente.

Sr. Coronel de Regimiento de Borbón = España = Artilleria = Lealtad = San Marcial.

XV

Hallándose enfermo el Director del Laboratorio Sr. Carazo y siendo de suma importancia que al frente de aquel establecimiento se encuentre durante el término en que se halle imposibilitado referido Señor, persona que reuna excepcionales condiciones de competencia, esta Alcaldia se permite rogarle en interés de le salud pública, acepte la dirección de aquel Centro, prestando de este modo un señalado servicio el vecindario.

Dios guarde a V. muchos años.

Burgos 30 de Septiembre de 1918.

El Alcalde Presidente.

XVI

Siendo de absoluta necesidad el que todas las posadas, casas de huéspedes y viajeros así como las viviendas donde exista gran aglomeración de vecinos se hallen en las debidas condiciones de higiene, esta Alcaldia se ha servido ordenar que por V. en unión del Médico Auxiliar Sr. Carretero se proceda a la inspección de referidas viviendas, denunciando las que no se hallaren en condiciones e indicando las medidas que fuera conveniente adoptar a la mayor brevedad posible.

Dios guarde a V. muchos años.

Burgos 30 de Septiembre de 1918.

El Alcalde Presidente.

Al Sr. Carretero se le puso una comunicación en términos análogos á la presente.

XVII

El Presidente acl. del Círculo de la Unión

B. L. M.

Al Sr. Alcalde Presidente del Excmo. Ayuntº de esta Ciudad y tiene el gusto de manifestarlo en contestación á su atento oficio de 27 del actual, que en esta Sociedad se ha ordenado aminorar todo lo posible el consumo de leche por los señores socios, con el fin de que haya mas abundancia de dicho artículo para los numerosos enfermos de la Capital, con motivo de la epidemia reinante.

Gregorio Marrón Tejada.

Aprovecha esta ocasión para ofrecer a Vd. el testimonio de su mas distinguida consideración.

XVIII

AYUNTAMIENTO CONSTITUCIONAL DE BURGOS

Comisión de SALUBRIDAD.

ILMO SEÑOR.

Tengo el honor y me complazco de participar á V. E. el agrado con que he visto las medidas acordadas por V. E. con motivo de la actual epidemia y que me honraré dando cuenta ante este Ayuntamiento Cabeza de Castilla.

Estos precedentes me animan, ya que la epidemia no decrece que, por V. E. y á la hora y dia que su autoridad creyera oportuno permita que se hieciere en las Parroquias la oportuna desinfección que sobre ser conducente á la salud pública llevaria tambien tranquilidad á los fieles.

Dios guarde á V. E. muchos años.

Burgos 1° de Octubre de 1.918.

El Presidente

Félix Cecilia

Ilmo Sr. Gobernador Eclesiástico (S. V.).

XIX

Al Sr. Padre Prior del Convento de Carmelitas.

El 1° de Octubre de 1.918.

HIGIENE.

Me permito rogar á V. como respetable Prior del Convento del Carmen, ordene, si ya no lo hubiera hecho, una desinfección de la Iglesia, cooperándo asi la Comunidad á los esfuerzos del Ayuntamiento y Autoridades.

Si no tuvieran los elementos necesarios para ello, la Corporación les facilitaría.

Dios guarde á V. muchos años.

El Presidente.

Felix Cecilia.

Al Sr. Rector del Colegio de la Merced.

En la misma fecha.

Si ya no hubiera V. desinfectado la Iglesia de la Comunidad de la que es V. su digno Presidente, le agradeceria mucho se procediera á verificarlo, cooperándo asi con el Excmo Ayuntamiento á combatir la actual epidemia para lo que hace falta la unión de todos.

Si no tuviera elementos esa Comunidad, la Corporación les facilitaría.

Dios guarde á V. muchos años.

El Presidente. Felix Cecilia.

XX

ESTABLECIMIENTOS PROVINCIALES DE BENEFICENCIA

BURGOS

DIRECCIÓN

En contestación a su atenta Comunicación he de manifestar a Vd. que durante los últimos años en vista del precio elevado que todo viene adquiriendo se limitó en lo posible la adquisición de camas y enseres para los establecimientos provinciales de Beneficencia y como consecuencia y en previsión de que la epidemia reinante invadiera a los acogidos acudirá la Comisión provincial exponiendo la necesidad de adquirir camas para en caso necesario poder aislar convenientemente a los asilados que se sintieran atacados, y la Corporación […] de momento acordó que se adquieran las camas necesarias al objeto indicado, por lo que tengo el sentimiento de comunicar a Vd. que en el Establecimiento carecemos de camas y enseres que poder ofrecer para fin tan elevado como el que indica.

[ilegible]

Burgos 1º de Octubre 1918

Mariano […]

Presidente del Excmo. Ayuntamiento […]

XXI

Artillería

11°. REGIMIENTO LIGERO de Campaña

Coronel

Núm 543

En atención a su atento escrito de fecha de ayer tengo la distinción de participar a V. S. que la conducción de los enfermos que de este Regimiento sean trasladados al Hospital Militar de esta Plaza, corresponde hacerla a dicho Establecimiento, y por lo que respecta a los despojos y basuras procedentes de este Cuartel, este Regimiento, las tiene contratadas a una sociedad representada por don Tiburcio Ortega,vecino de esta Capital, a quien por este Cuerpo se le hará saber lo que se interesa en su ya citado escrito.

Dios guarde a V. S. muchos años.

Burgos 1º de Octubre de 1918

El Comandante 1er. Jefe acdtl.

Felix Gil Verdejo

Alcalde Constitucional de esta Capital

XXII

LANCEROS DE BORBON

4.º DE CABALLERÍA

Sección

Número 1634

Participo a V. S. que he recibido su atenta comunicación de ayer fech., relativa a ciertas medidas que me recomienda con objeto de contribuir a evitar la propagación da la enfermedad reinante, debiendo significarle que, hasta la fecha ,no existe ningún individuo de este Regtº. atacado de dicha enfermedad, ni en el Hospital Militar ni en este Cuartel, que la conducción de enfermos al indicado Hospital es incumbencia del servicio sanitario del mismo, y que la recogida de los estiércoles y basuras de este Cuartel está contratada con individuos particulares, los cuales se hacen cargo de los mismos en el sitio en qué se depositan. que está separado de los dormitorios y caballerizas.

Dios guarde a V. S. muchos años.

Burgos 1º. de Octubre de 1918.

El Coronel,

Jesús Varela

Sr. Alcalde Presidente del Excmo. Ayuntamiento de esta Capital.

XXIII

AYUNTAMIENTO

BURGOS

A los Sres. Médicos

Con el fin de tomar cuantas medidas pudieran ser convenientes al efecto de evitar la propagación de la epidemia reinante y teniendo en cuenta que una de las causas que a ello puedan contribuir es el contacto con los fallecidos o la permanencia en las habitaciones donde aquellos estuvieren hasta su enterramiento, he dispuesto que los Señores Médicos de la Beneficencia domiciliaria comuniquen urgentemente las defunciones de caracter infeccioso que ocurran en sus respectivos distritos, recomendando a las familias lo dispuesto en el artº 135 del Reglamento de Higiene, para procurar sean envueltos los cadáveres en una sábana o lienzo empapado en una disolución antiséptica que facilitará cuando fuere pedida la Brigada de Desinfección de este Ayuntamiento.

Dios guarde a V. muchos años.

Burgos 26 de Septiembre de 1918.

El Primer Teniente de Alcalde.

Felix [ilegible]

XXIV

AYUNTAMIENTO

BURGOS

En cumplimiento del acuerdo adoptado en la sesión de ayer por el Excmo. Ayuntamiento, sobre necesidad urgente é inmediata de efectuar riegos en las calles de la Ciudad, durante las primeras horas de la mañana y de la tarde como medida de alta conveniencia higiénica para evitar la propagación de la epidemia reinante, ésta Alcaldia, ruega encarecidamente a esa Empresa se sirva disponer lo necesario para comenzar a ser posible en el dia de hoy este servicio con el personal a sus órdenes, esperando de su atención me dé respuesta, para caso de existir algun obstáculo tomar las medidas necesarias a evitarlo.

Dios guarde a V. muchos años.

Burgos 3 de Octubre de 1918.

El Alcalde en cargos

Félix Cecilia

Sr. Director Gerente de lo […] de Aguas

XXV

Reunidos los Médicos propietarios del 1.º y 2.º distrito con el auxiliar Dn. Félix Rojas acuerdan segregar del 1er. distrito las calles de San Juan, Santander, General Santocildes, plaza de Prim y Moneda para el citado auxiliar y tomará del 2.º distrito las que convengan según las necesidades del servicio, toda vez que los avisos se recibirán en el domicilio común de ambos.

Lo que comunicamos á V. S. á los efectos consiguientes.

Dios guarde á V. S. m. a.

Burgos 3 Octubre 1918

[firma ilegible]

Pedro Rojas

Señor Alcalde Constitucional de Burgos

XXVI

Primero y Segundo Distrito.

Don [ilegible] Izquierdo por enfermedad del

Médico D. Felix Rojas Gutiérrez. Domicilio Huerto del Rey núm 22.

Visitará las calles de San Juan, Santander, General Santocildes, Plaza de Prim y Moneda, del Primer Distrito, y del segundo tomará las que convengan según las necesidades del servicio, toda vez que los avisos se recibirán en el domicilio común de ambos.

Tercero y Cuarto Distrito.

Médico D. Emilio Ruiz Dominguez. Domicilio Santa Cruz núm 16.

Visitará las calles de Huerto del Rey, Cid, Arco del Pilar, Fernan-González en su totalidad y Santa Agueda en su totalidad.

Cuarto y Quinto Distrito

Médico D. Odorico Mata Manzanedo. Domicilio Plaza Alonso Martinez núm 1.

Visitará las calles del Hospital Militar, San Pablo, San Julián, Salas, Pisones, Carretera de Madrid, Concepción, Plaza de Vega, Calatravas, Calera Parra, Carretera de Valladolid. San Cosme.

XXVII

Sábado 5 de octubre de 1918.

BOLETIN OFICIAL EXTAORDINARIO DE LA PROVINCIA DE BURGOS

Gobierno Civil.

CIRCULARES.

La Junta provincial de Sanidad de mi presidencia, en sesión celebrada en el día de hoy, adoptó el acuerdo siguiente:

Vista la comunicación del Inspector provincial de Sanidad manifestando que la epidemia de grippe aparecida hace algunos dias en la Capital y en algunos pueblos de la provincia se extiende considerablemente, invadiendo numerosos pueblos y produciendo mortalidad, esta Junta, teniendo en cuenta lo dispuesto en los artículos 153 y 154 de la Instrucción general de Sanidad y en la Real orden de 24 de abril último, acuerda declarar la existencia de aquella epidemia en la provincia de Burgos.

Lo que se publica en este periódico oficial para conocimiento de las Autoridades y del público en general.

Burgos 4 de octubre de 1918.— El Gobernador-Presidente, Andrés Alonso y López.

Habiéndose cometido por algunos pueblos la imprudencia, á pesar de lo dispuesto por este Gobierno civil en la circular inserta en el BOLETIN de 25 del mes último, de celebrar las fiestas de la localidad, dando origen con ello á que se haya difundido rapidísimamente la epidemia de grippe entre el vecindario, creando con ello situaciones angustiosas para dichos pueblos, vuelvo á reiterar á los que todavia no estén convencidos del grave peligro que esto encierra, que se abstengan terminantemente de celebrar dichas fiestas ó reuniones. La triste experiencia de lo ocurrido en otros pueblos como Los Balbases, donde fueron unos mozos á la función de Villaquirán, contrayendo allí la enfermedad y habiéndose celebrado á continuación los festejos en el primero de dichos pueblos, en pocos dias llegó el número de atacados á 800, de los 1200 vecinos que lo habitan, nos ha servido de ejemplo además de ser aconsejado ya por la ciencia antes de ahora. Por tanto, estoy resuelto á castigar duramente, como ya se ha hecho en algún caso, á los incumplidores de esta disposición.

Asimismo recuerdo que la infección se propaga por las gotitas de saliva que despide el que habla, tose, etc. á nuestro lado, al ser respiradas por los que le rodean, si está enfermo ó convaleciente. Que se abstengan, en consecuencia, de permanecer en locales cerrados, mal ventilados, donde se reune mucha gente, como tabernas, cafés, etc. Que se extreme la limpieza de las casas. Que se tengan abiertas todo el dia las ventanas de los dormitorios y se ventilen con frecuencia los locales donde permanezcan durante el dia. Estar en el campo el mayor tiempo posible porque el aire libre, el agua y la luz son los mejores desinfectantes en esta ocasión. Tener mucha limpieza de la boca y en una palabra, seguir los consejos del Médico y desoir á los ignorantes que os invitan á beber alcohol ó consumir tabaco como remedios preventivos por ser sus efectos en esta ocasión más nocivos que nunca.

Burgos 4 de octubre de 1918.

EL GOBERNADOR,

Andrés Alonso López.

XXVIII

En cumplimiento de lo dispuesto en la Real Orden del Ministerio de Abastecimiento, fecha 19 de Septiembre próximo pasado, sírvase V. dar las órdenes oportunas con el fin de que sean retrasados una hora todos los relojes de la Corporación municipal, debiendo tener lugar este retraso al señalar la una del dia 7 de los corrientes.

Dios guarde á V. muchos años.

Burgos 6 de Octubre de 1.918.

El Alcalde Presidente.

XXIX

A los efectos de que por V. sean conocidos los nuevos Médicos designados por la Corporación para la Beneficencia domiciliaria, le participo que en el dia de ayer han comenzada á prestar servicio los Sres D. Emilio Ruiz, Don Felix Rojas y D. Odorico Mata, cuyos Sres en unión de los Médicos propietarios realizan la visita á los Distritos.

Dios guarde á V. muchos años.

Burgos 4 de Octubre de 1.918.

El Alcalde encargos.

Sr. Farmacéutico del Hospital de San Juan.

XXX

GOBIERNO DE LA PROVINCIA DE BURGOS

NEGOCIADO 2º

Núm. 581

El Exmo. Sr. Ministro de la Gobernación con fecha tres del actual, comunica á este gobierno lo que sigue.

“Con el fin de disminuir en cuanto sea posible la […] extraordinaria que ha tomando la epidemia de gripe en España y su propagación por las vías ferreas, dispondrá V. S. que en cuanto sea posible se organice en las estaciones ferrocarril de la capital de la provincia y de aquellos pueblos que por ser importancia ferroviaria lo requieran con […] sanitario de vigilancia donde sean examinados los individuos que puedan llegar á las estaciones enfermos de la epidemia reinante con el fin de proveer á aquellas medidas de profilaxis que cada caso requiera […] estos sanitarios serán organizados con el personal y material de desinfección que sea necesario por los […] Ayuntamientos, con la colaboración de V. S”.

Lo que traslado á V. S. Para su conocimiento y efectos consiguientes. Dios guarde á V. S. m. a.

Burgos 4 Octubre 1918.

Andrés Alonso López

Señor Alcalde del Excmo Ayuntº. de esta Capital.

XXXI

GOBIERNO DE LA PROVINCIA DE BURGOS

NEGOCIADO 1º

Núm 1079

ALCALDÍA DE BÚRGOS

Número 690

4 OCT. 1918

Folio 52

REGISTRO DE ENTRADA

Adjunto tengo el gusto de remitir a V. S. copia del escrito que se ha dirigido al Presidente de la Federación de dos Sindicatos Agrícolas Católicos, por [si creyera] oportuno tener en cuenta las manifestaciones que en él se hacen, cuando el momento llegara de llevarlas a la práctica.

Dios guarde a V. S. muchos años.

Burgos 2 de Octubre de 1918.

El Gobernador Civil

Andrés Alonso Lopez

Sr. Alcalde de la Capital.

XXXII

ALCALDIA CONSTITUCIONAL DE BURGOS [sello]

La ciencia ha demostrado que una de las principales causas de la propagación de la epidemia reinante es el aire viciado en los locales cerrados por la aglomeración de sus concurrentes.

Asi, se servirá V. que á la hora que crea más oportuna se desocupe su establecimiento, por el tiempo necesario, para hacer una exquisita limpieza y regarle con una sustancia desinfectante, que se practicará diariamente.

Espero de la Ciudadania de V. y de su amor á Burgos cumplirá extrictamente esta órden.

Burgos 6 de Octubre de 1.916.

El Presidente de Salubridad, y Primer Teniente Alcalde.

[varias firmas]

XXXIII

A los tres Farmaceuticos y Drogueros

En el deseo de esta Alcaldía de cooperar en lo posible á la desaparición de la actual epidemia, me dirijo á V. á fin de que indique si se halla surtido de los productos farmacéuticos que actualmente mas se utilizan y en caso contrario las medidas que á su juicio se deban adoptar encaminadas á evitar la escasez que de ellos pudiera haber en la Ciudad.

Dios guarde á V. muchos años. Burgos 8 de Ootubre de 1.918.

El Alcalde Presidente.

XXXIV

A esta Alcaldia ha llegado la noticia de que los farmacéuticos de la Ciudad no disponen de los productos más indispensables para combatir la actual epidemia, muchos de los cuales estan facturados en los centros productores desde hace fecha y debido a no se sabe qué circunstancias tardan en llegar; y como esto pudiera dar lugar a que la salud del vecindario sufriere mayor quebranto, me dirijo V. en la seguridad de verme atendido, rogandole adopte las medidas que estime oportunas para lograr que las expediciones consignadas a los farmacéuticos y drogueros de esta Capital, que se hallan en camino, se cursen con la mayor rapidez posible, y que los dependientes de ellos sean preferentemente atendidos en el despacho de talones por los empleados de esa Compañía.

No duda esta Alcaldia ha de hacer V. lo que humanamente sea posible a los fines que se indican, ya que en combatir la actual epidemia todos estamos grandemente interesados, constituyendo un ineludible deber en todos cuantos ejercemos cargos públicos.

Dios guarde a V. muchos años.

Burgos 8 de Octubre de 1918.

El Alcalde Presidente.

Sr. Jefe de esta Estación de Burgos.

XXXV

Sr. D. Amaro Izquierdo

En 8 de Octubre de 1918

Habiendo regresado D. Juan Cruz Martínez Acitores, quién desde el comienzo de la epidemia reinante se encargó de la asistencia médica del Hospital de San Juan, la Comisión de Beneficencia ha acordado que continúe en el desempeño de dicho cargo, y, por consiguiente, encargado V. de visitar el 1.º y 2.º distritos conforme á la distribución acordada anoche.

Dios (etc)

Sr. D. Juan Cruz Martínez Acitores

En 8 de Octubre de 1918

La Comisión de Beneficencia ha acordado que continúe V., en unión del Sr. Médico propietario del Hospital de San Juan, prestando en las salas del mismo su asistencia facultativa; debiendo significarle, al propio tiempo, la satisfacción con que la Corporación ha visto sus servicios en la ocasión presente.

Dios (etc)

Sr. D. Antonio Álvarez B. Carretero

En 8 de Octubre de 1918

Sírvase V. encargarse en unión del Sr. Mata, médico auxiliar de la Beneficencia municipal últimamente nombrado por el Ayuntamiento, de la visita á los distritos 5.º y 6.º, de acuerdo con los médicos propietarios de los mismos.

Dios (etc)

Gutiérrez Moliner

XXXVI

AYUNTAMIENTO

BURGOS

Tratándose de habilitar algunas dependencias del Hospital de la Concepción para el alojamiento de atacados de la epidemia reinante y careciendo de instalación para luz eléctrica, agradeceria a V. que a ser posible y por tratarse de la salud del vecindario, diese las oportunas órdenes para que los instaladores se entrevistasen mañana por la mañana con el encargado de las obras que se están ejecutando en dichos locales, el cual ha recibido ya mis instrucciones respecto al número de lámparas y colocación de las mismas.

9 de Octubre de 1.918

DIOS

Sr. Director Gerente de la Compañía de Aguas.

XXXVII

AYUNTAMIENTO BURGOS

Siendo urgente y necesario á consecuencia de los carácteres que presenta la epidemia reinante, adoptar cuantas medidas contribuyan á la defensa de la salud pública, la Junta de Sanidad reunida en la tarde de hoy, acordó, quede terminantemente prohibido que los cadáveres de las personas que fallezcan sean colocados en los portales de las casas en espera del acompañamiento que han de llevar en su entierro, debiendo permanecer en las habitaciones donde hubieren fallecido para que en el momento que el Clero parroquial llegue á la casa mortuoria sean directamente conducidos al Cementerio.

Lo que le comunico para su exacto cumplimiento advirtiéndole que le serán aplicadas inexorablemente caso de faltar á esta orden las responsabilidades que señala la vigente ley de Sanidad.

Dios guarde á V. muchos años.

Burgos 9 de Octubre de 1.918.

A los tres propietarios de agencias fúnebres

XXXVIII

Habiendo recibido ésta Alcaldia varias denuncias en las que se le comunica son trasladados enfermos a los Hospitales en los coches pertenecientes a las Empresas de alquiler y teniendo presente que este hecho puede dar lugar a la difusión de la epidemia reinante, queda terminantemente prohibido el utilizar los coches en estos traslados a menos que disposición por escrito del facultativo asi lo determine en algun caso excepcional, debiendo inmediatamente comunicarse a esta Alcaldia para la desinfección inmediata del vehículo que no prestará ningún servicio hasta que sea puesto nuevamente en debidas condiciones de higiene.

Lo que lo comunico para su conocimiento advirtiéndole que serán aplicadas a los contraventores sin escusas ni protesto las responsabilidades que establece la vigente ley de Sanidad.

Burgos 9 de Octubre de 1918

XXXIX

En contestación á su attª y plausible comunicación en ocho en los corrientes, tengo el honor en participar a V. S. que mi Oficina en Farmacia se halla en la actualidad surtida en los medicamentos necesarios para el tratamiento en la actual epidemia.

Burgos 9 en Octubre en 1918

Alberto [Velasco]

Ilmo. Sr. Alcalde Presidente

XL

Recibida la comunicación de V. S. debo indicarle, mientras los almacenes al por mayor vayan sirviendo los pedidos, como hasta ahora lo vienen realizando, a la mayor parte de los productos creo podremos salvar las dificultades que puedan presentarse. Solamente las sales de quinina, dada la escasez que hay de este producto, pudiera temerse llegara a faltar y para evitarlo puesto que se me invita á dar una opinión de este conflicto probable, aconsejo que el Exmo. Ayuntamiento debe acaparar cantidades de quinina, para que si llegase el caso, repartir la equitativamente entre todos los farmacéuticos de la ciudad.

Dios guarde á V. S. muchos años

Burgos 10 Octubre de 1918

Ildefonso Martín

Sr. Alcalde presidente del Exmo. Ayuntamiento de Burgos

A D. Ildefonso Martín

En 11 de Octubre de 1918

Dispuesta esta Alcaldía a recoger la opinión que V. indica en su escrito de ayer, le ruego se sirva indicarme los nombres de las sales de quinina que cree deben de ser objeto de acopiamiento, así como los [puntos] procedentes ó almacenes en que podríamos pedirlos con eficacia, y cantidad aproximada.

[firma]

XLI

Habiendose denunciado quejas en esta Alcaldía de que algunos enterramientos son verificados sin que por Vdes se cumpla el precepto reglamentario de recibirlos y rezar las preces de ritual, sobre todo en los que se verifican en las primeras horas de la mañana, cuyo hecho supone gravísima falta aumentada por las actuales circunstancias, que exigen se practique con todo celo los actos que la religión ordena y la caridad cristiana demanda, esta Alcaldía les comunica caso de repetirse la falta denunciada con tomar enérgicas resoluciones y participar el hecho á la autoridad eclesiástica á fin de aplicarles las más severas sanciones.

Dios guarde á V. muchos años.

Burgos 11 de octubre de 1918.

El Alcalde Presidente.

XLII

AYUNTAMIENTO CONSTITUCIONAL DE BURGOS

Salubridad

Cumpliendo la orden de esa Alcaldía he visitado la […] del Paseo de la Quinta, prestando asistencia a una mujer de sesenta años de edad con bronconeumonía y a instancia de la familia, la enferma continuará en su casa, visitandola el que suscribe, como V. S. ha dispuesto.

Dios guarde a V. S. muchos años.

Burgos a 11 de octubre de 1918

Antonio [… Carretero]

Exmo. Sr. Alcalde Presidente

XLIII

Habiendose denunciado á esta Alcaldía que, en la bohardilla de la casa número siete de la Plaza de San Juan, existen algunas aves de corral, asi como que se hallan depositadas las basuras de las mismas, con grave peligro para la salud pública por la que todos estamos obligados á velar y con más interés en la ocasión presente, le ordeno que á la mayor brevedad posible sean re[t]iradas dichas aves asi como las basuras, pues de lo contrario me veré en la precisión de imponerle el correctivo que la ley determina.

Dios guarde á V. muchos años. Burgos 11 de Octubre de 1.918.

El Alcalde Presidente.

Sr. D. Guillermo Aceña.

XLIV

Guillermo Aceña Redondo

Sargento retirado

Plaza de S. Juan 7

Consecuente á su atento oficio de fecha 11 de los corrientes en el que se me ordena la evacuación de unos pollos que tenía en el desvan, así como la limpieza de sus basuras debo manifestarle que da cumplimentado en todas sus partes; haciendo al propio tiempo presente á V. S. que en la delatora es […] de D. Leandro […] la que hasta el dia de la denuncia ha tenido conejos en una habitación de la misma planta que ellos habitan tiene en la actualidad también aves y además un borrego que con sus balidos molesta á la vecindad aparte de lo que también afecta á la higiene pues cree el que suscribe ser por este animal que los pollos toda vez que estos no despiden orin dichos animales los tenía como se deja dicho en el […] de ellos pero ahora los tiene en la planta baja en un cuarto pequeño y su puerta tiene la gatera tapada con unos listones de madera.

Lo que pongo en su conocimiento á sus efectos.

Dios que á V. S. […]

Burgos 13 de octubre de 1918.

Guillermo Aceña

Señor Alcalde Constitucional de esta Ciudad

XLV

Al girar una visita de inspección á las viviendas del Distrito de mi cargo, he encontrado que los individuos que al margen se expresan, se hallan enfermos y no tienen asistencia facultativa.

En esta atención le ruego que con toda urgencia se sirva V. visitarles y prestarles los auxilios de su profesión, en la forma debida.

Asi bien le encarezco que facilite V. los bonos de carne y leche que estime procedentes entre las familias necesitadas de ese Distrito, teniendo en cuenta para ello que ese vecindario es seguramente de los que más lo precisan.

Dios guarde á V. muchos años.

Burgos 15 de Octubre de 1.918.

Sr. D. Emilio Ruiz Dominguez.

[Al margen]

Juato Juarroa. Fernan-González núm 13.

Petra Garata. Id. 25 dplº

Serapia Villalaín. Id. Id.

Juana Alzaga. Id. 27.

Teresa Mendoza. Id. 35.

XLVI

Al girar una visita de inspección á las viviendas del Distrito de mi cargo he encontrado que los individuos que al margen se expresan, se hallan enfermos y no tienen asistencia facultativa.

En esta atención le ruego que con toda urgencia se sirva V. visitarles y prestarles los auxilios de su profesión, en la forma debida.

Asi bien encarezco que facilite V. los bonos de carne y leche que estime procedentes entre las familias necesitadas de ese Distrito teniendo en cuenta para ello que ese vecindario es seguramente de los que más lo precisan.

Dios guarde á V. muchos años.

Burgos a 15 de Octubre de 1.918.

Sr. D. Mariano Paramo.

[Al margen]

3ª.

Victor Gimenez. Saldaña núm. 9.

Ignacio Benito. Id. 10.

Gregorio Ansados. Subida á Saldaña. núm. 9.

Sr. D. Mariano Paramo.

XLVII

Teniendo noticias de haber llegado á esta Estación, la expedición de Zotak consignada á D. Justo Martínez y de la que se hizo cargo esta Alcaldía, le ruego ordene inmediatamente sea entregada con la mayor urgencia, por ser de absoluta precisión para la desinfección de lugares infectados.

A la vez, espero me indique las causas que pueden retrasar la llegada de la expedición de cloruro de cal, que consignada al mismo Sr. y fué facturada en Madrid el dia 10, para dirigirme según instrucciónes recibidas al Sr. Ministro de la Gobernación, al efecto de que ordene su inmediata remisión.

Dios guarde á V. muchos años.

Burgos 16 de Octubre de 1.918.

El Alcalde Presidente.

XLVIII

El que suscribe pone en conocimiento de V. S. que habiendo fallecido de grippe [forma] cerebral Angeles Ortega en la calle de Villalon nº 41 – 2.º piso, y no teniendo más que una habitación con dos camas y en la […] se halla enfermo el marido y un hijo conviene que á la mayor brevedad sea trasladado el cadáver al Depósito del cementerio y desinfectar las ropas y habitación.

Dios guarde a V. S. ms. años.

Burgos en 10 de octubre de 1918

[firma]

Sr. Alcalde de esta Ciudad

XLIX

Hay un membrete que dice Gobierno Eclesiástico del Arzobispado de Burgos Sede Vacante = He recibido la atenta comunicación de V. S. I. fecha de ayer, y deseando cooperar por mi parte á cuanto pueda ceder en interés de la salud pública dentro de la esfera de las atribuciones que como Vicario Capitular de la Diócesis Sede vacante me correspondan, me creo en el deber y apresuro á manifestar á V. S. I. que, en atención á las circunstancias epidémicas por las que actualmente pasa esta Ciudad, no tendré inconveniente en que solamente mientras estas circunstancias duren se cumpla la disposición que indica de que “el itinerario ó ruta que deben llevar los coches fúnebres al Cementerio será siempre el más corto, prohibiendose que una vez sacado el cadaver de la casa vuelva á la parroquia sino seguir directamente al Cementerio”, y en dar las órdenes oportunas á las parroquias de esta Ciudad para que en tal sentido la lleven á efecto, pero cesando tal prohibición cuando cesen esas circunstancias epidémicas, como estoy seguro que lo desearán y será muy bien recibido por el Clero y fieles en general. Lo que tengo el honor de comunicar a V. E. I. para su inteligencia, rogándole se sirva manifestarme si está conforme con lo que propongo á fin de dar las órdenes oportunas para su cumplimiento y á los efectos consiguientes. Dios guarde á V. S. I. ms. as. Burgos 24 de Septiembre de 1.918. Lic. Manuel Rivas. Vic. Cap. = Rubricado. Ilmo Sr. Alcalde Presidente del Exmo Ayuntamiento de ésta Ciudad. = Es copia.

L

Sr. D. Pedro de la Cerda, Coronel del Rgmtº Lanceros de España.

Muy distinguido Señor: Por haberle indicado personalmente las órdenes dadas para evitar se disminuyese la cantidad de leche que ese cuartel consume, no contesté á su carta, en la que me expresaba lo ocurrido según manifestación del contratista.

Como de mis informes resulta no se decomisó leche en el dia que á Vds. les fue disminuida la cantidad que habitualmente reciben, le rogué y nuevamente lo hago, me comunique el nombre del abastecedor de ese Regimiento á los efectos de comprobar la certeza de la queja que ante V. formuló.

Tiene sumo gusto en repetirse á sus órdenes su affmº, s. s. q. e. s. m.

17/X/918.

LI

Las sales de quinina que mas se emplean son: sulfato, clorhidrato, bromhidrato, valerianato, todas ellas pueden sustituirse fácilmente en caso de necesidad pues sus propiedades terapeúticas son casi iguales. Las casas importantes, todas ellas escasean de estos productos, sin embargo hay unas que ofrecen [diez] kilos de sulfato y clorhidrato, pago al contado, poniendo el sulfato á 775 pts el kilogramo y á 800 el clorhidrato. La dirección telegráfica es Buenafé y por carta D. Manuel Buenafé Parreño. Huelva. Dios guarde a V. S. muchos años.

Ildefonso Martín

Burgos 13 Octubre de 1918

Sr. Alcalde Presidente del Exmo. Ayuntamiento de Burgos

LII

Tengo el honor en poner en conocimiento en […] Pobres Desamparados […] por localizarse en los bronquios y pulmones; habiendo en el día […] seis hermanos enfermos necesitaron […]

Lo que le participo para los efectos oportunos.

[…]

Burgos […] en octubre […] 918.

[firma]

Sr. […] en la Ciudad de Burgos

LIII

Sr. D. Ignacio G. de Careaga.

Madrid.

Mi distinguido amigo: Poseo su atenta de 17 del actual á la que era adjunto cheque por valor de QUINIENTAS PESETAS que se ha servido remitirme para atender á los necesitados con motivo de la epidemia reinante que tantos extragos ha causado en nuestra querida Ciudad.

En nombre de los menesterosos, y en el mio propio, me complazco en significarle nuestro reconocimiento más sincero por tan generoso desprendimiento, y á la vez se reitera de V. su affmº. s. s. q. e. s. m.

19/X/918.

LIV

Teniendo noticias esta Alcaldía de que en la calle de Santa Agueda existen varios cerdos de su propiedad, cuyo hecho constituye un grave peligro para la salud pública y siendo necesario á toda costa el evitar los contagios que pudieran producirse por la existencia de estos animales al lado de casas habitadas, se le ordena que en el improrrogable plazo de cuarenta y ocho horas desaparezcan de este término apercibiendole de no efectuarlo con las sanciones contenidas en la ley de Sanidad.

Dios guarde á V. muchos años.

Burgos 16 de Octubre de 1.918.

El Alcalde Presidente.

Sr. D. Gerardo de Mateo

LV

Director Instituto Llorente.

Ferras núm 7.

Madrid.

Ruegole urgentemente envio 40 frascos suero antidicterico Llorente para Hospital S. Juan de esta Corporación donde tenemos 200 enfermos.

Alcalde Burgos.

LVI

AYUNTAMIENTO CONSTITUCIONAL DE BURGOS

[sello]

ALCALDÍA DE BARRIO DE Cortes

Certifico oy dia 23 de Octubre del año 1918 yo alcalde del Barrio de Cortes certifico como el Becino Laureano López es difunto pobre desolenidaz. La familia desea [quinsia] le daria la capa.

Dios guarde muchos años.

El alcalde.

Isidoro [Saiz]

[sello]

LVII

AYUNTAMIENTO

BURGOS

A los tres médicos

Habiendo acordado la Comisión de Beneficencia el reparto de socorros á los enfermos de la actual epidemia que á consecuencia de la convalecencia á que forzosamente han de estar sujetos, no pueden dedicarse á sus ocupaciones habituales por no estar en condiciones fisicas para ello, y considerándo que á este fin deben ser aplicadas las cantidades que generosamente han donado algunos vecinos pudientes para auxilio de enfermos, le ruego que en el plazo más breve que le fuera posible, envíe á esta Alcaldía de relación nominal de los enfermos á que haya prestado asistencia en su Distrito y se hallen en aquellas condiciones rogándole la mayor exactitud á fin de que sea debidamente distribuido este socorro.

Dios

LVIII

GOBIERNO DE LA PROVINCIA DE BURGOS

NEGOCIADO 2.º

Núm. [643]

El señor Presidente de la Junta Provincial de Sanidad me dice, con esta fecha, lo que sigue.

“Esta Corporación en ocasión celebrada en el día de hoy, adoptó entre otros el acuerdo siguiente.

“El Señor Presidente de la Diputación, manifiesta que la Corporación de su Presidencia desearia saber de que manera podria ella de coadyubar á las medidas sanitarias en las presentes circunstancias y para ello pide á la Junta se sirva declarar que medida eficaz y de orden general debe adoptarse. La Junta teniendo en cuenta que en muchos pueblos se ha sepultado un número grande de cadáveres en muchas ocasiones los enterramientos se han verificado precipitadamente no estando cubiertos de bastante cantidad de tierra seria conveniente enviar á aquellos que lo necesitaran suficiente cantidad de cal para echarla en las sepulturas”.

Lo que traslado á V. S. para para su conocimiento y demás efectos.

Dios guarde á V. S. muchos años.

Burgos 24 de octubre de 1918

[firma ilegible]

El Alcalde Presidente del Excmo. Ayuntº de esta Capital.

LIX

GOBIERNO DE LA PROVINCIA DE BURGOS

NEGOCIADO 2.º

Núm. 812

El Ilmo. Señor Presidente de la Junta Provincial de Sanidad, me comunica con fecha 28 de los corrientes, lo que sigue:

“Esta Corporación en la sesión de 22 del actual, acordó lo siguiente. Como la epidémia ha cesado en muchos pueblos y disminuido á casi todos, no hay pedidos de medicamentos, de substancias alimenticias ni de desinfectantes. En vista de estas manifestaciones la Junta acuerda: Que de la cantidad que la Superioridad ha remitido al Señor Gobernador para los gastos de la epidémia se remitan dos mil pesetas al Señor Alcalde de la Capital con destino á la suscripción para socorro á los pobres de la Capital”.

Y ejecutando el preinserto acuerdo lo comunico á V. S. para su conocimiento y efectos interesados.

Dios guarde á V. S. muchos años.

Burgos 27 de noviembre de 1918

[Andres Alonso Lopez]

Señor Alcalde de la Capital.

LX

Con la atenta comunicación de V. S. fecha de ayer, se han recibido en esta Alcaldía las DOS MIL PESETAS, que por acuerdo de la Junta Provincial de Sanidad se ha servido enviarme de la cantidad que la superioridad ha remitido para los gastos de la epidemia, y cuya suma se ha hecho figurar como donativo en la suscripción abierta para socorro de los pobres de la Capital.

Al tener el honor de acusar recibo del indicado donativo, me complazco en significar á V. S. y á la expresada Junta el más sincero reconocimiento de la Corporación Municipal por tan laudable acuerdo, á la vez que le reitero mi consideración personal mas distinguida.

Dios guarde á V. S. muchos años.

Burgos 28 de Noviembre de 1.918.

Sr. Gobernador Civil de esta provincia.

LXI

GOBIERNO DE LA PROVINCIA DE BURGOS

NEGOCIADO 2.º

Núm. 646

El Señor Presidente de la Junta provincial de Sanidad me dice, con esta fecha, lo que sigue.

“Esta Corporación en sesión celebrada en el día de hoy, adoptó, entre otros, los acuerdos siguientes.

Se acuerda rogar á la Autoridad Eclesiástica dé las órdenes oportunas a fin de que en los templos se desinfecte á diario y se ventilen enérgicamente; que los actos religiosos sean los estrictamente indispensables haciéndolos con toda la brevedad compatibles con la naturaleza de los mismos”.

“Se acuerda igualmente que los Casinos, Cafés, tabernas etc. continuen con el mismo régimen de desinfección, ventilación y clausura de alguna hora por la tarde como se viene haciendo”.

“A propuesta del Señor Alcalde se acuerda que se prohiba la permanencia de los cadáveres en los portales de las casas, siendo conducidos directamente desde la habitación al cementerio sin parar en ninguna parte como ya se había acordado anteriormente por la Junta”.

Lo que traslado a V. S. para su conocimiento y demás efectos. Dios guarde á V. S. muchos años.

Burgos 24 de Octubre de 1918.

[firma ilegible]

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

20 mayo, 2020 at 15:07

Publicado en Ciencia, Costumbres, Historia

Tagged with , , , ,

Los reptilianos existen y habitan entre nosotros

leave a comment »


1. La edad media. Charlatanes

José Ignacio Torreblanca, en su columna Café Steiner de El Mundo, reflexionó el pasado día 5 de abril, en su artículo El Otro Virus, sobre la que él denomina “infodemia” o sea la sobreabundancia de información, lamentándose de que esa información no sea tal, sino basura que, disfrazada de información, circula por las redes.

Considera cómo esta basura, que ha existido siempre, gracias a la copia digital, prácticamente ilimitada y gratuita, hace de ella un inmenso vertedero informativo que está haciendo que el siglo XXI se parezca menos a un engrandecimiento de la Ilustración que a una nueva Edad Media amuchidumbrada de juglares, charlatanes y timadores que aprovechan la peste para darse importancia.

Apunta como causas del problema a la manipulación deliberada de la información por parte de políticos extremistas; a la predisposición al bulo y al sensacionalismo en una redes sociales que viven de fomentar la polarización y la emoción antes que el consenso y la razón, y, por último, a que gobiernos como el ruso o el chino, la utilizan para sostener lo que él llama su modelo autoritario.

Sin entrar a discutir con él acerca de tales causas, y prescindiendo de los chinos y de los rusos, cosa con la que no estoy muy de acuerdo con él, quiero apuntar en este escrito a otra, señalando antes que, más que al bulo político, me voy a referir a chaladuras tales como los ovnis, el terraplanismo, los marcianos redencionistas, las maravillas que obra en la salud el beber agua de mar, etc., aunque notaré de paso la relación perniciosa que ellas tienen con las fake-news políticas.

2. Antecedentes y situación actual

El bulo ha existido siempre y muchas veces se ha utilizado con finalidad política. Recordemos, por ejemplo, el que los rojos hacían circular durante la II República acusando a los curas de regalar caramelos envenenados a los niños.

Igualmente, siempre ha existido la concepción irracional de la Naturaleza, del universo físico. Siempre han existido vendedores de crecepelo, como ha existido gente que les ha creído. Y siempre han existido narradores de historias de fantasmas o de extraterrestres y gente que, más o menos ha creído tales historias o que, sin llegar a creerlas, las ha mirado como pasatiempo ameno.

Lo novedoso es la proliferación de estos charlatanes y lo sorprendente (y preocupante) es la cantidad de personas, mayormente jóvenes e ignorantes, que cree firmemente lo que un chalado les cuenta desde el otro lado de la pantalla, precisamente por hacerlo desde tal posición.

Y lo más pasmoso de todo es que este movimiento creciente está convencido, no sólo de la realidad de estas cosas que relata, sino de que existe una ciencia, que ellos llaman “oficial” cuyo objetivo es mantenerles engañados, no se sabe bien por qué.

De entre los incontables disparates que sostienen, consideremos aquí, como un ejemplo de entre los muchos que se pudieran poner, el convencimiento, no sé si de mucha o poca gente pero, en todo caso, cada vez más, de la existencia real de los llamados “reptilianos”.

3. Relación entre el bulo político-social y la concepción irracional del mundo físico

El bulo político-social, muchas veces, no es tal: no es bulo; no es mentira.

Es cierto que existe un movimiento gramsciano, neomarxista y globalista, que está intentando transformar la sociedad en el sentido de su pensamiento aberrante y es cierto que la izquierda política, principal vehículo suyo, considera cínicamente la mentira es un arma archiconocida del socialismo  su denuncia como bulo o fake-new.

En este sentido, la lucha que se está lidiando en los Estados Unidos alrededor del presidente Trump es paradigmática. Igualmente, en estos días, vemos cómo el gobierno marxista de España está tratando de erigirse en custodio de la verdad e inquisidor de la “falsedad”, en un clarísimo intento totalitario de controlar el pensamiento y, para ello, precisamente, apela a tachar las opiniones contrarias a tal movimiento de falsas, supersticiosas e irracionales, haciendo de ellas burla y escarnio.

La concepción irracional del mundo físico, en principio puede parecer asunto distinto y, efectivamente, lo es: ¿qué se le puede decir a un individuo que, con toda la seriedad de este mundo y una cohorte de seguidores convencidos, te dice que la Tierra es plana?

El problema viene (y es lo que quiero tratar) cuando el tal individuo desarrolla su “idea” y acaba señalando que, los mismos que te engañan diciéndote que la Tierra es redonda son los que te engañan contándote las bondades del globalismo, del feminismo, del lgtbeismo, del animalismo… en fin, del neomarxismo en general.

Y digo que esto es un problema porque es dar armas al enemigo globalista al que esta caterva de imbéciles le viene a dar la razón: si quien me dice que nuestro mundo occidental está siendo destrozado por Soros y compañía es el mismo que me dice que la esposa de Trump es “pleyadiana” o que la Tierra es plana, es evidente a primera vista que el tal individuo no rige y todo lo que diga debe de ser igualmente ridiculizado. En pura lógica no es así pero la impresión de que sí lo es es evidente.

4. ¿Ignorantes o reptilianos?

No cabe ninguna duda de que quienes nos cuentan estas ideas tan peregrinas, principalmente desde youtube, no son una avifauna homogénea sino muy variopinta que va desde el caradura que busca lucro contando cuentos hasta el rematadamente trastornado que se cree a rajatabla lo que nos esta diciendo.

Refiriéndonos a este último como caso extremo (y contemplando la existencia de infinidad de casos intermedios entre ambos extremos) ¿es, verdaderamente un chalado? ¿o es un “reptiliano”?

5. Reptiles y mamíferos

Si han llegado ustedes leyendo hasta aquí estarán ahora pensando que se me ha ido la olla. Me explico.

La Embriología es una de las disciplinas más bonitas de la Biología, así en su discurso como en la plasticidad de las imágenes que nos presenta para ilustrarlo.

Por ella sabemos que la ontogenia es una recapitulación de la filogenia.

La filogenia es el manera con que las especies vivas se han ido desarrollando durante la historia evolutiva, especialmente a nivel morfológico pero, también funcional, desde la monera primera hasta el ser humano. Se trata, en general, y aunque de esto se discute algo, de un desarrollo paulatino, gradual, sin cambios bruscos.

La ontogenia es el desarrollo de un ser vivo concreto; en el caso de los eucariotas, esto es, los seres que se reproducen por reproducción sexual, es su desarrollo desde que los gametos se juntan hasta que el ser se completa.

Pues bien, la Embriología nos muestra cómo este desarrollo ontogénico tiene una similitud pasmosa con el filogénico: en el desarrollo de un ser vivo concreto se pueden ir viendo las formas de las especies a partir de las cuales la suya evolucionó. Si contemplamos el de un ser humano podemos ver cómo va pasando por unas fases morfológicas que evocan de manera vehemente aquellas por las que han pasado las especies anteriores: el cigoto a la monera; la mórula a los poríferos; más tarde, el embrión es, tal cual, un pez del que van surgiendo miembros que le hacen aparecer anfibio, luego ave… hasta que acabamos reconociendo, al final de este desarrollo, un mamífero y, en fin, un ser humano.

El asunto es particularmente interesante en el desarrollo del sistema nervioso, sistema que es el encargado de coordinar al resto de los que componen el organismo y de establecer sus reacciones ante los estímulos que éste recibe del medio ambiente en el que vive.

Así, vemos cómo, de este sistema nervioso, que comienza siendo un simple cordón de células nerviosas (notocorda) capaces sólo de producir meros reflejos automáticos, van apareciendo ganglios y protuberancias cada vez más complejas que dan cumplimiento a funciones asimismo más elaboradas: desde la mera retracción de los tentáculos de un coral ante un contacto hasta el pensamiento humano más complejo y sofisticado.

Pues bien, y es a lo que voy, la principal de estas protuberancias, que aparece en los animales cordados, es el encéfalo y también éste tiene su filogenia.

El encéfalo de los reptiles no ha evolucionado más allá de lo que se llama sistema límbico, que es lo que podríamos llamar cerebro reptiliano (también en los anfibios) y, en los reptiles, tiene una función principalmente olfativa.

En los mamíferos, de ese diencéfalo en el que se halla el sistema límbico, han surgido dos protuberancias que conocemos con el nombre de telencéfalo o hemisferios cerebrales y que tiene múltiples funciones, entre ellas y situada en su zona frontal, la función de razonar. Conservamos, sí, dado que la ontogenia es recapitulación de la filogenia, el sistema límbico en el que se mantienen la función olfativa y otras: fundamentalmente la afectividad y las emociones y disponemos, además, del córtex frontal en el que asienta nuestra capacidad de razonar.

6. Influencia mutua de las distintas partes del cerebro humano

Las distintas partes del cerebro no funcionan de una manera absolutamente independiente y autónoma. Si decimos que el sistema límbico huele y es asiento de la emotividad, mientras que el córtex frontal lo es del pensamiento racional, no queremos decir que ambos “vayan a su bola”, a cumplir su función sin la interferencia de las otras partes, antes bien, debemos contemplar el cerebro como un órgano formado por regiones que se influencian entre sí, cosa demostrada por la neurofisiología y la neuroimagen.

El corazón tiene razones que la razón no entiende,

decía Pascal, y algo de eso se puede entender si miramos las cosas como voy diciendo: mi sistema límbico, mi afectividad, me puede hacer apetecer tal o cual cosa que mi córtex frontal, mi razón, me diga no ser muy, valga la redundancia, “razonable”. Y al revés.

7. Los “reptilianos” existen y es inútil razonar con ellos

Pues bien, siguiendo este razonamiento, dado que cada uno somos hijos de nuestro padre y de nuestra madre y que no somos todos iguales, podemos asumir que existen personas en las que, muy seguramente, hay un predominio del córtex frontal sobre el sistema límbico y al revés. Personas en las que prevalece el pensamiento racional sobre el irracional y afectivo y personas en lo que sucede lo contrario.

En fin, personas a las que lo de la tierra plana les puede parecer una idea grata y romántica y, por tanto, la aceptan como verdad, y personas que razonan y que, aunque también, acaso, se lo pareciera, su razón les hace ver que tal idea es puro disparate.

De ahí que el diálogo entre estas dos clases de personas sea absolutamente estéril, inútil y exasperante.

El cerebro afectivo del “reptiliano” influencia en mayor o menor medida su cerebro frontal, que es el receptor del pensamiento racional y, por eso, es inútil que una persona “racional” intente, con argumentos “racionales”, convencer al primero. La persona de pensamiento racional se devanará los sesos buscando argumentos racionales que convenzan al “reptiliano”, pero tales argumentos serán rechazados por éste, precisamente, porque su receptividad racional está embotada por la afectiva: no es que no pueda comprender esos argumentos; es que esos argumentos, racionales, dirigidos a su cerebro racional contradicen a su cerebro emocional.

De ahí también que lo que surja del diálogo entre los unos y los otros no será nunca ni un mediano entendimiento sino, antes bien, una irritación por parte de ambos porque ambos están utilizando herramientas diferentes: si yo soy un “reptiliano” y adoro a mi madre y me viene cualquiera señalándome tal o cual falta suya, lo natural es que yo me irrite, por muy objetiva que tal falta sea y, quizá, más por serlo.

8. Ignorancia y superstición frente a pensamiento clásico y racional

Lo que llevo dicho no es cosa, que esté absolutamente comprobada por técnicas de neuroimagen u otras, pero me parece una explicación plausible o, al menos, una metáfora no despreciable.

Abundando en ello, yo diría que las personas no nacemos predeterminados para pertenecer a uno u otro grupo sino que es la educación, muy especialmente la lectura, la que va configurando nuestro cerebro, de sí muy plástico, en uno u otro sentido y en distintos grados. Una educación basada en las lecturas clásicas robustecería el pensamiento racional; otra fundamentada en la frecuentación de las películas de fantasmas y de ciencia ficción, fomentaría la parte “reptiliana” hasta llegarse al extremo (que, me parece, estoy empezando a adivinar en algunos jóvenes) de acabar siendo uno incapaz de distinguir con nitidez la línea que separa la ficción de la realidad precisamente porque esa ficción resulta más grata. Y más fácil.

Volviendo al Café Steiner de Torreblanca y a su Edad Media, podríamos ampliar el razonamiento que voy desarrollando y entender que, sí: hay épocas en las que predomina el pensamiento racional, que son las que llamaríamos épocas de clasicismo, y épocas medievales en las que el pensamiento racional cede paso a las emociones. Creo con Torreblanca, que estamos empezando a vivir una de estas edades medias y que la abundancia de charlatanes en youtube, y en internet, en general, son expresión de ello.

Queda el consuelo de pensar que toda acción tiene su reacción y de que la Historia no es sino una sucesión de edades clásicas y medievales que se van alternando. Es la convicción de que a esta nuestra edad media sucederá otra clásica, lo que me ha decidido a escribir estas líneas con la esperanza de que puedan dar alguna luz a la confusión que hoy impera en este asunto.

9. Charlatanes extremos en youtube

Como ya he dicho, la distinción entre seres racionales y seres “reptilianos” no implica una polarización de extremos; existe todo un gradiente que va desde el caradura hasta el “reptiliano” propiamente dicho que podríamos llamar sencillamente trastornado y a cuyo trastorno intento dar aquí una explicación.

En tal gradiente podemos encontrar infinidad de casos particulares, desde José Luis Camacho hasta Juan Lankamp como casos extremos, entre los que podríamos situar, con mayor o mejor cercanía a cada uno de esos polos, a Iru Landucci, Miguel Celades, Rafael Palacios, Pedro Rosillo

***

De todo ello podemos concluir que, efectivamente, los “reptilianos” existen: José Luis Camacho, Juan Lankamp, Iru Landucci, Miguel Celades, Rafael Palacios, Pedro Rosillo… son, en cierto modo “reptilianos” y están entre nosotros.


Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

9 mayo, 2020 at 11:26

De la educación de los niños y del coronavirus

leave a comment »


I. De la educación de los niños

Hace muchos años que intento echar mi cuarto a espadas en el asunto de la reforma educativa y ello porque, cada vez que leía u oía hablar de la “necesidad de consenso” en tal materia, pensaba para mis adentros en lo necio y equivocado de tan voluntarioso y bienintencionado propósito.

Lo pensaba y lo pienso así por conocer, más que por intuir, la importancia que da la izquierda a esta materia y la condición de piedra angular sobre la que los marxistas edifican con paciencia de chino el monumento a la idiotización de las masas.

Hoy, tras conocer las clarísimas y paladinas intenciones de Irene Montero de que, mientras ellos ocupen el poder ‒cosa que, me empiezo a temer, puede ser que sea para un muy largo periodo de tiempo‒, educarán a los hijos de VOX conforme al pensamiento neomarxista, me arrepiento de no haberlo hecho antes porque siempre es más gallardo entonar un “sicut erat demostandum” que un “ya lo decía yo”.

Sin embargo, es muy cierto que lo del tan cacareado consenso en materia de educación lo considero una estupidez desde hace mucho, porque la izquierda, conociendo que no puede engañar a gentes que ya estamos en edad provecta, renuncia a ello y, a cambio, necesita corromper el pensamiento de la juventud y modelarlo a sus necesidades, que no son otras que la ocupación continuada  del poder y la modelación de la sociedad a su capricho y conforme a su pensamiento aberrante.

El consenso educativo es, pues, imposible a mi modo de ver. Vayan enterándose los partidos de derecha hoy llamados constitucionalistas.

Por otra parte, los marxistas no han necesitado tal consenso en los últimos cuarenta años. Habrán apelado a él con la boca chica ‒ahora, como vemos, ya ni eso‒ pero necesitarlo, no lo han necesitado. En los periodos en los que han gobernado, porque han impuesto el criterio de la mediocridad y el adoctrinamiento y, en los que no han gobernado, porque hay que reconocer que el grueso de nuestra generación ha sido, y sigue siendo en gran parte, progre y, siendo los profesores parte de esta generación, progres son ellos también.

Y vemos hoy que de lo progre a lo declaradamente neomarxista hay un paso. De ahí que los críos, hoy ya electores, sean también en buena parte progres y, en parte apreciable, neomarxistas. Y, así, no resulta extraño comprobar que a buena parte de la población no le escandalice el que Irene Montero aspire a educar a los hijos de los señores de VOX como estos señores no quieren que se les eduque.

A quienes crecimos con aquello del “prohibido prohibir” y el “no pienso como usted pero daría mi vida por que usted pudiera expresar su pensamiento” estas cosas nos escandalizan y se nos manifiestan como lo que son: totalitarias.

Lisa y llanamente totalitarias.

Constato, sin embargo, y cada vez con con más convencimiento, que a la generaciones jóvenes no se lo parecen tanto y ahí están las encuestas de intención de voto para demostrarlo.

El consenso, pues, no es posible. A los marxistas les ha ido muy bien sin él y, por mucho que los infelices demócratas lo crean, jamás van a consensuar nada en este asunto. Hay que resignarse a sufrir y resistir este embate neomarxista ‒no sólo en este ámbito sino en tantos otros‒ los años que Dios quiera y empezar a planificar la reconstrucción de España para cuando estos cerdos se estampen, como se acabarán estampando, contra las consecuencias de su error.

Y se estamparán porque la herejía, o sea el pensamiento contrario al orden natural, ha existido siempre. La peor herejía que ha sufrido nunca la humanidad es el marxismo, pero el marxismo no deja de ser una herejía más, muy semejante a las anteriores como lo son todas ellas entre sí; de hecho tiene mucho de gnosticismo en lo que respecta a la superioridad intelectual de que presumen, si bien los gnósticos no eran ni la mitad de degenerados que los marxistas. Frente a la herejía, sin embargo, siempre ha acabado triunfando la verdad porque el orden natural no es una quimera: existe y acaba triunfando, precisamente, porque quienes quieren violarlo acaban, antes o después, comprobando que, frente a sus teorizaciones, la naturaleza de las cosas es tozuda.

Con esto quiero decir que, aunque seguramente nos quedan muchos años por delante de sufrir el embate del Frente Popular, éste acabará derrotado: la Historia nos demuestra que, a cada periodo de barbarie y decadencia, sucede otro de Renacimiento.

Para entonces, y en lo que se refiere a la educación de la juventud, ni consenso con estos cerdos ni leches en vinagre: planes de educación conforme a los valores clásicos y cristianos. Que lo vayan asumiendo los partidos constitucionalistas.

II. Del coronavirus

Dicen que con el alboroto éste del coronavirus, al moverse menos la gente, el precio de los carburantes ha bajado. Efectivamente, sea o no sea ésta la causa, a mí el gasóleo ‒¡huy! ¡qué he dicho!‒ me viene costando un céntimo más barato. Hasta ahora, esto es lo que me ha afectado a mí el coronavirus en lo personal y espero que quede ahí la cosa.

Esto y el tener que soportar con infinita paciencia la chaladura que está produciendo en el público y en las Autoridades y que nos está brindando imágenes propias de películas de ciencia ficción.

No voy a hablar aquí de que siempre ha habido gripe, ni de que, cada cuatro años el virus de la gripe muta y produce epidemias más graves de lo normal, ni de que hay otros virus, cada uno de su padre y de su madre, que infectan al ser humano produciendo, cada uno, una tasa de mortalidad concreta. Tampoco voy a hablar de la gripe del 18. Estas cosas han pasado, pasan y pasarán porque no vivimos en Disneylandia sino en un nicho ecológico en el que interactuamos con otras especies. Unas nos son indiferentes, como los pelícanos, otras nos comen si nos acercamos a ellas, como los leones y otras, en fin, nos parasitan e infectan con resultados más o menos desagradables para nosotros, como es el caso del coronavirus. Prescindo aquí de discutir si los virus son seres vivos o no porque no hace al caso.

De lo que quiero hablar es de la neurotización rayante en paranoia.

No lo recuerdo bien, pero creo que fue Sánchez Dragó quien rescató el concepto aristotélico de bípedo implume no como lo utilizó Aristóteles, sino para hacer burla de la condición pusilánime y gallinácea del ser humano considerado como masa; más concretamente, del hombre occidental.

Este miedo que sentimos es normal y comprensible: nadie queremos que nos suceda nada malo ni, mucho menos, morirnos antes de que nos toque.

Pero, señores, así es la vida.

Volviendo al punto anterior, en el que trataba de la educación de la juventud, hablaba de un orden natural y postulaba una educación clásica y cristiana, se me ocurre pensar que el espectáculo que estamos dando deriva, en gran parte, de esa convicción que se ha anclado en nuestro pensamiento de que “nacemos para ser felices”.

“Porque tú tienes el derecho a ser feliz”, dice un anuncio de televisión y la gente acaba convencida de que es así.

Y no es así. Al menos, no lo es en los términos en los que el bípedo implume entiende la felicidad.

Frente a esta concepción hedonista de la vida, que explica el pánico neurótico que provoca el coronavirus, se alza la concepción católica que nos enseñaba que nuestra vida terrenal no es sino un valle de lágrimas y nos recordaba aquello del memento homo

Es verdad que toda exageración es mala y que, en aquellos tiempos más felices, existía la figura de la beata, mujer excesivamente pendiente de los preceptos de la religión y de las instrucciones del cura. Pero, digo yo que, entre aquel extremo y el de los beatos de hoy en día, obsesionados con el culto al cuerpo y a la salud, con el gimnasio, con el azúcar, con las mascarillas, con las cuarentenas en Tenerife y todo esto que estamos viendo, tiene que haber un término medio sensato.

No pretendo que no hagamos nada en estos asuntos porque es sabido que la providencia divina no excusa la providencia humana, pero algún término medio sí sería deseable.

Y, junto a la concepción católica, se alza la clásica, más estoica, más resignada, de la condición humana como nos la enseñaba, por ejemplo, Fernández de Andrada en su Epístola moral (nótese lo de moral):

Esta invasión terrible e importuna
de sucesos adversos nos espera
desde el primer sollozo de la cuna.

Dejémosla pasar como a la fiera
corriente del gran Betis cuando, airado,
desata hasta los montes su frontera.

Por cierto, ¿se enseña hoy a los niños en las escuelas a memorizar poemas sencillos o se prefiere instruirlos en otros asuntos más modernos? No digo que se les obligue a memorizar la Epístola moral a Fabio pero, ¿qué se yo? poemillas sencillos como aquel de la Amapolita, amapola, ¿te quieres casar conmigo? o, aprovechando que ahora el PSOE ha recuperado a Machado y nos lo ha devuelto a todos los españoles, lo de la tarde parda y fría… en fin, cosas que ayudan a ir templando el alma con unos valores estéticos y, por ende, espirituales que la distancian del materialismo grosero en el que hozan estos animales a los que me refería al principio.

Para acabar; creo adivinar otras causas para explicar este pánico como puedan ser  la errónea creencia vulgar de que el conocimiento científico y el progreso tecnológico son omnipotentes y poco menos que infinitos, o una cierta desestructuración del pensamiento de las nuevas generaciones que, excesivamente influenciadas por el cine y excesivamente carentes de lecturas en ésta que se ha llamado era de la imagen, en ellas me parece apreciar que se está difuminando la frontera entre la ficción y la realidad… pero extenderme en ellas sería ya demasiado largo.



Vínculos:
Irene Montero, a Vox: “Vuestros hijos van a saber que hay tantas formas de familia como formas de amar”. Siglo XXI.
Intervención de Irene Montero. Vídeo de Twitter.
Apuntes para una reflexión sobre la “Educación de la ciudadanía”. Conceptos esparcidos.



Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

26 febrero, 2020 at 11:42

No te masturbarás ante tus electores

with one comment


Leo con tan profundo asco como infinitas paciencia y resignación, el artículo que un imbécil de nuestros tiempos llamado don Manuel Jabois, escribe en El Mundo y titula No te masturbarás.

Ante todo quiero pedir perdón por utilizar tan desvergonzada palabra en el título de esta entrada. Si yo fuera san Pablo, y, dada mi inveterada querencia por la cita pedante, quizá la hubiera titulado Turpitudimem operantes por aquello de no ensañarme con los errores del prójimo y de comprender de sobra que, todos, somos pecadores y que el varón más justo Turpitudimem operante —de las señoras no hay cálculo—  unas setenta veces siete al día.

Resumiendo de forma muy sucinta el asunto del que trato: una concejal de un pueblo de Toledo se hizo un video Turpitudimem operante con su cuerpo, se lo mandó a un futbolista y acabó siendo publicado en esta caja de sastre de Internet.

Ni que decir que los vecinos de Los Yémenes rompieron Roma con Santiago para ver a su edil en tan desairado trance. A los de allende las fronteras de Los Yémenes nos pasó lo mismo, sólo que nos enteramos una semana después.

Para el caso, da lo mismo.

Y el caso es que esta señora, vía Internet, ha aparecido ante la vista de todos, turpitudimem operante con su cuerpo, —esto es, masturbándose, que, dicho sea sin perdón, así se denomina el acto con el que esta señora tanto nos alegró los ojos como nos entristeció el alma—.

La primera intención de esta señora, ante tan desairado trance, fue la de dimitir de su cargo de representación popular. Es decir, la intención que cualquier persona normal hubiera tenido puesta ante esta tesitura.

Mas, hete aquí que tenía que venir, primero, la izquierda, defendiendo lo indefendible; segundo, las televisiones —todas— riéndole la gracia, tercero, y sorprendentemente, Esperanza Aguirre en su ya célebre twit #olvidonodimitas y, cuarto, el pobre hombre este de Jabois o como coño se llame intentando convencernos de que lo equivocados somos nosotros, lo cerriles que seguimos siendo, y que la víctima es la señora ésta. Víctima, como no, de la España ñoña.

Habla en su artículo, de pacatismo poco menos que persignándose. Habla de la masturbación de la concejala ha desempolvado viejos ritos y tics angustiosos. Habla de la Magdalena; habla de los excesos del público que la eligió representante suyo y que, efectivamente, con tanta alegría con la que le votó, hoy la lapida.

El meollo del asunto es que esta señora, siguiendo su primera y sana intención, no haya dimitido: dados los tiempos que corren, nada podemos alegar a que haga de su capa un sayo en un video privado.

Lo que sí podemos alegar, y este es el meollo del asunto, es que no dimita de todos sus cargos de representación  pública y se vaya a su casa.

De la misma manera que, dada  su trascendencia  pública, el público llama ladrón a Urdangarin, puede llamar pendón verbenero a esta señora mientras siga ostentando un cargo público.

El pueblo, contra lo que dice sofísticamente el pobre Jabois, no  le reprocha lo que hizo: le reprocha que siga pretendiendo ser representante suyo.

Para terminar: imaginémosnos a don Mariano Rajoy dándose autoplacer en un vídeo semejante.

O a Rubalcabab.

O, simplemente, imaginemos que, ante las inmediatas elecciones a la Presidencia de los EEUU, aparece un video de Obama o de Romney haciéndose estas cosas:

Abandonarían su  carrera hacia la presidencia, ¿no?

Yo creo que sí.

La concejala esta dice en su descargo que Los Yémenes es un  pueblo pequeño y blablabla pero, si ni Oblama, ni Romney ni Rajoy pueden permitirse estos excesos en lo que respecta a su aspiración a un cargo público bastante más trascendente que una concejalía de Los Yémenes, tampoco puede permitírselo esta señora.

En tanto en cuanto no dimita, y aunque Esperanza Aguirre diga Misa y Jabois intente hacernos comulgar con ruedas de molino, el pueblo que le ha dado su representación tiene todo el derecho del mundo a ponerla de puta para arriba.

Y, a fin de cuentas, ¡tampoco cuesta tanto dimitir!

Por lo demás, deploro la CENSURA que de este video se ha hecho por parte de nuestras autoridades: los electores de esta señora y, por extensión, todos los españoles tenemos derecho a formar opinión en tanto en cuanto esta mujer siga siendo representante pública y, para ello, hemos de ver el video. Imposible: las fuerzas tácticas lo tienen absolutamente censurado.

Si esta señora hubiera dimitido, esto me parecería muy bien, pues entra dentro del terreno de su intimidad violada. Pero, como no lo ha hecho, sus electores, y, por extensión, todos los españoles, tenemos de derecho de conocer a quien votamos.

Vínculos:

No te masturbarás. Manuel Jabois. El Mundo.
Una concejal socialista dimite tras difundirse un video erótico. El Mundo.
La concejal del video erótico no dimitirá: “No he hecho nada malo”. El Mundo.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

9 septiembre, 2012 at 18:56