Conceptos esparcidos

Fidem qui perdit, perdere ultra nihil potest.

Francisco, Papa.

leave a comment »

Tras unas horas de reflexión después de la felicísima elección realizada ayer por el conclave del Colegio de Cardenales e informado apresuradamente acerca de la persona del cardenal Bergoglio, cuya figura yo desconocía, me quiero felicitar aquí públicamente y felicitar a todo el pueblo de Dios sujeto al magisterio romano por el acceso al Trono de San Pedro de quien ya es el Papa Francisco (no “Francisco I”, pues “Francisco I” lo será cuando haya un “Francisco II”).

De nuevo, la Roma eterna nos ha vuelto a sorprender y, de nuevo, debemos de dar gracias a Dios por la sabiduría que, guardada en el Espíritu Santo, Él nos la da como norte y guía de nuestra peregrinación terrena y de la que si, algunos, desalentados, desasosegados, descorazonados, por la sorprendente renuncia de Benedicto XVI, llegamos a dudar, hoy sólo podemos hacer manifestación en lo público de nuestro error y, en lo íntimo, petición del perdón de Dios por nuestro miedo, nuestro desasosiego, nuestra desconfianza y nuestra verborrea.

***

Ni puede ni podía, en tanto que católicos, cabernos la menor duda de que, cualquiera que hubiera sido la persona designada para la dirección de la Iglesia católica, lo hubiera sido por inspiración de ese Espíritu Santo y, por ende, la que Dios ha querido que lo sea para que, bajo su dirección, la proteja amparado en la persona de su Hijo, fundador y protector de ella hasta la consumación de los tiempos.

Una vez realizada esta designación en la figura del cardenal Bergoglio, no podemos menos que acercarnos someramente  a ella y considerarla a la luz de de la coyuntura actual de la Iglesia.

Para el entender de un servidor de ustedes, lo más significativo de su persona es su condición de jesuita y, al mismo tiempo la oposición que ha manifestado frente a la llamada “Teología” de la liberación.

La Compañía de Jesús, desde su fundación, está ligada a la figura del Papa por un “vínculo especial de amor y de servicio” a él y, por ello, los jesuitas, además de los tres votos ordinarios profesan un cuarto voto de “obediencia al Papa”.

Tampoco se oculta a nadie el papel fundamental que tuvo esta orden española en la Contrarreforma. Por citar a dos de sus más destacados miembros, recordemos al padre Mariana y al padre Suárez.

Por ello, siempre fue perseguida, no sólo en los países de religión luterana sino que, llegado el Siglo de las Luces, hasta de la misma España regalista fue expulsada en tiempos de Carlos III.

Y, no obstante ello, la Compañía de Jesús siempre ha presentado una idiosincrasia especial que, en ocasiones, y aunque parezca contradictorio con su espíritu fundacional, la ha llevado a oponer, en ciertos casos, alguna resistencia al Sumo Pontífice que, en nuestros días se ha manifestado de manera especial por la relación de algunos jesuitas con la “Teología” de la liberación.

Dada la biografía del Santo Padre, creo que podemos tener confianza en que se halla mucho más cercano a aquel espíritu fundacional de la orden a la que pertenece que de los extravíos modernos de algunos de sus miembros.

***

Frente a quienes creen que la Iglesia debe de adaptarse a los tiempos modernos, mi modesta opinión es precisamente la contraria: el gran peligro de la Iglesia de nuestros días es su mundanización y su contemplación con la modernidad. En este sentido, han sido para mí un gran alivio las palabras pronunciadas hoy por el Santo Padre en su primera homilía como Papa:

Cuando caminamos sin llevar la Cruz de Cristo, obispos, cardenales y papas somos mundanos, pero no discípulos de Cristo. Si la iglesia no proclama a Jesucristo nos convertiremos en una ONG filantrópica, pero no en la esposa del Señor.

Precisamente, la concepción que muchos tienen de lo que debería ser la Iglesia adaptada a los tiempos es lo que acaba de decir el Santo Padre en afortunada metáfora: una mera ONG piadosa.

El diálogo de la Iglesia con el mundo jamás puede reducirse a una aceptación dócil de los desvaríos de éste por aquélla. Antes bien, el mundo, que es muy libre, por la libertad con que Dios creó al hombre, de desbarrar cuanto quiera, necesita, aunque no se dé cuenta de ello, de la referencia que entraña la Iglesia católica y la verdad inconmovible que ella predica desde hace dos mil años.

Y la verdad es que, en el fondo, el mundo sí se da cuenta de ello, aunque sólo sea de manera subconsciente. Sólo así se puede explicar la grandísima atención con la que el mundo católico y no católico contempla y se interesa por hechos tan importantes como el de ayer.

***

No menos significativo ni esperanzador me parece el novedoso nombre que ha elegido como pontífice: Francisco, que, a mi modo de ver —dentro del riesgo que supone hacer estas cábalas— y dada la procedencia del Santo Padre, sólo puede ser referencia a san Francisco Javier, soldado de Cristo y tan cercanísimo a san Ignacio que parece anunciarnos un pontificado más dirigido a la reafirmación de la Iglesia en su tradición y en su pasado glorioso que a reformas extemporáneas que algunos, impíamente, temimos cuando Benedicto XVI renunció al Papado.

***

Corrigenda: Debo de corregir lo dicho en mi último párrafo. A los dos días de escrito veo en arciprensa que S.S. no eligió el nombre para ser conocido en su pontificado en honor de san Francisco Javier sino en el de san Francisco de Asís. Me desdigo, pues, de ello.

Vínculos:

Reseña biográfica. Libertad Digital.
Si la Iglesia no proclama a Jesucristo nos convertiremos en una ONG. Homilía de la Primera misa de Francisco como Papa. Libertad Digital.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

14 marzo, 2013 a 12:35

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s