Conceptos esparcidos

Fidem qui perdit, perdere ultra nihil potest.

El mejor Ribera de Duero es un Rioja

with one comment

A veces polemizamos por mero afán de polemizar y, como los aldeanos de la aldea de Asterix, andamos husmeando cualquier pretexto para armar bronca.

Lo digo por la que le ha caído encima al consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural de la Generalitat de Cataluña, don Josep Maria Pelegrí (ignoro si “María” en catalán va acentuado) por pedir a sus conciudadanos que, en los restaurantes, consuman vinos catalanes.

Fuera de que lo largo del nombre de su consejería me hace recordar el chiste aquel de cuando, ante el Decreto de Unificación —por cierto, decreto, a mi modo de ver, muy injustamente vilipendiado— que unió a la Falange Española con las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista, los chuscos de la época alargaban el ya de por sí largo nombre resultante denominándolo

Falange Española de las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista y de los Grandes Expresos Europeos,

digo que es comprensible que, ante la crisis que nos está cayendo, se entiende y se agradece que se junten tantas administraciones en una sola consejería aunque sea a expensas de nombrarla con nombre tan largo y digo que me parecen excesivas las críticas que ha recibido don Josep.

Seguramente y hablando en términos generales, los economistas tienen razón y la monserga de la bondad del libre comercio sea acertada, pero uno, que no tiene ni pastelera idea de economía, tiende a razonar que si se consumen productos fabricados en su país, ello crea empleo y riqueza en su país y si, por contra, se consumen productos chinos, donde se crea riqueza es en la China y donde se menoscaban riqueza y empleo es en su país. Pero ya digo que yo no entiendo de economía.

Quizá en el término medio —como suele suceder en estas cosas cosas mundanas—ande la virtud y, moviéndonos en ese término, que cada cual gaste su dinero cómo y dónde quiera, sin que ello sea óbice para que las autoridades o los empresarios de determinado territorio se empeñen, ora en declaraciones como la del señor Pelegrí, ora en campañas publicitarias que inciten al consumidor a consumir productos autóctonos como tantas vemos sin llamarnos nadie a escándalo.

Así, me parece muy bien que el señor Pelegrí haya barrido para casa y haya invitado a sus conciudadanos a consumir vinos del Penedés aunque sea a costa del Rioja.

Como digo, luego, cada uno con su dinero, que haga lo que mejor le plazca. Yo mismo, en este asunto y a pesar de mi naturaleza salmantina, me atengo y me atendré siempre al viejo principio que dice que

el mejor Ribera de Duero es un Rioja,

sin desconocer que donde menos te lo esperas salta la liebre y que, con la excepción de la franja cantábrica, hay maravillas vitivinícolas en cualquier parte de España.

Ante la tonta e injusta polémica desatada, el señor Pelegrí se ha apresurado a disculparse con los riojanos, gesto que, sin haber sido necesario, es, de todas formas, gentil, señorial y muy de agradecer.

En lo que respecta a los demás habitantes de España, tenemos que aprender a conocer cuando Cataluña nos hiere y cuando no, y a saber contenernos y no lanzarnos a la yugular de una persona sensata por muy descarnada que esté la sensibilidad del resto de los españoles en lo que respecta al desapego catalán:

Cuando Joan Tardà grita

¡Muera el Borbón!

nos hiere; cuando Carod-Rovira les dice a los perroflautas del 15-M que desalojen la plaza de Cataluña y

se vayan a mear a su país,

nos hiere y, además nos indigna su inconsecuencia al hacer como que desconoce que los perroflautistas de la plaza de Cataluña son tan catalanes como él, de la misma manera que los de la Puerta del Sol son madrileños y, a unos y otros, hemos de aguantarlos, entre otras cosas por la nefasta gestión del tripartito del que él formó parte.

Como nos hirió el susodicho Carod-Rovira cuando negoció con la ETA para que ésta asesinara en toda España menos en Cataluña. Como nos hirió con su campaña contra la celebración de los Juegos Olímpicos en Madrid.

Estás cosas sí hieren y apartan a Cataluña de España.

La recomendación del señor Pelegrí no. No hiere en absoluto, antes bien, es muy razonable dada la responsabilidad que tiene.

Debemos de comprender estas cosas tan simples.

Mis excusas desde aquí al sr. Pelegrí por el exceso de Libertad Digital a la hora de tratar esta noticia.

Vínculos:

La Generalidad pide a los catalanes patriotismo alimentario. Libertad Digital.
El consejero del patriotismo alimentario pide disculpas a La Rioja. Libertad Digital.
Carod pide a los indignados españoles que se meen en España. Libertad Digital.
Joan Tardà grita “Muera el Borbón”. Conceptos Esparcidos.
Soy arriero. Conceptos Esparcidos.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

20 junio, 2011 a 12:04

Publicado en Política

Tagged with , , ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Has dicho verdades como la Sagrada Familia Catedral de grandes, así que si fuera yo del jurado calificador te pondría un diez.
    Un abrazo grande.-

    wenceslaoeduardo

    20 junio, 2011 at 22:22


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s