Conceptos esparcidos

Fidem qui perdit, perdere ultra nihil potest.

Hoy debe de comenzar la transición del socialismo español

leave a comment »

Hoy sentimos que comienza una nueva etapa en la vida política española. No es lo más importante la apabullante victoria del PP sino la rotunda derrota del PSOE.

Como diría Su Majestad el Rey, un desastre sin paliativos.

Desastre para los socialistas. Magnífica y esperanzadora noticia para España.

Quisiera ver en esta derrota el inicio de la regeneración del único partido político importante español que aún no ha hecho la transición y sigue viviendo en el 39 , pensando como en el 39 y tratando a la masa electoral como en el 39.

Si bien es cierto que, al principio de la Transición, pareció que, efectivamente, este partido socialista deseaba la reconciliación que la derecha aceptó gustosa, la etapa de Zapatero nos ha mostrado cómo su fin sigue siendo el mantener al cincuenta por ciento del electorado como convidado de piedra para que esto parezca una democracia y al otro cincuenta por ciento entontecido con consignas aptas para deficientes mentales.

Ante la clamorosa victoria del PP en estas elecciones locales y autonómicas se me ocurre señalar, a bote pronto, los siguientes puntos:

  1. El PP debe de entrar en las instituciones que ha ganado y en las que pueda ganar en un futuro más o menos próximo con todas sus consecuencias. Ya no vale la bonhomía del Aznar de 1996 diciendo que no miraría bajo las alfombras que había dejado Felipe González. Aun no siendo el latrocinio socialista del erario público el principal de los problemas que deja en España, es obligación del Partido Popular mirar con lupa debajo de las alfombras, primero y muy especialmente, debajo de las de la comunidad de Castilla-La Mancha —atendiendo muy mucho al patrimonio de José Bono— y debajo de las del Ayuntamiento de Sevilla.
  2. El  PP ha prometido desmantelar las televisiones públicas, fuentes de inenarrable gasto. Debe hacerlo. Pero debe hacerlo después de haber desintoxicado mediante ellas la mente de los ciudadanos que sólo han tenido acceso a la información a través de ellas y de las demás televisiones prosocialistas. Y debe de obligar, mediante pacto de Estado, a que el PSOE, cuando se regenere, haga lo mismo.
  3. Es necesario para España y para el propio partido socialista que éste se regenere. Para ello es necesario que las personas bienintencionadas que hay en su seno hagan desaparecer de él todo rastro de zapaterismo y lo transformen en un partido de izquierdas moderno y de ámbito nacional. A diferencia del zapaterismo, nosotros no queremos ningunear ni desplazar de la vida política a los españoles de izquierda. Lo que queremos es que estos españoles de izquierda estén representados, en lo político, por gente con la que se pueda hablar y razonar. Gente que vuelvan a ser nuestros adversarios y dejen de ser nuestros enemigos como han llegado a serlo por el encanallamiento de un político sin escrúpulos. Mencionaré, en este sentido, a dos personas que ahora mismo se me vienen a la cabeza: Rosa Díez y Joaquín Leguina. Indudablemente, habrá muchos más, aunque hayan permanecido callados mientras el cobijo de Zapatero les garantizaba la victoria.
  4. Es fundamental que gente como Zapatero, Rubalcaba, Chaves o Bono se marchen a sus casas, los tres últimos respondiendo de sus más que plausibles delitos —económicos y no económicos— cometidos al amparo de sus cargos públicos.
  5. Si bien Zapatero ha sido un ser nefasto para España, no ha dejado de ser —como vemos hoy— más que una mala coyuntura por la que a tenido que pasar la Nación española. No es coyuntural, en cambio, el gravísimo problema que representa el separatismo al que este Zapatero se ha encargado de enconar. CiU es hoy, prácticamente, un partido separatista y si no lo es hoy, lo será en nada. En el País Vasco sucede lo mismo con el PNV, con el agravante allí del acceso de BILDU a los ayuntamientos. Respecto a esto último, esperemos que sea verdad lo del abandono de la violencia —cuesta creerlo porque, habiendo accedido a la representación política, ETA tenía que estar a estas horas ya disuelta—. Con respecto a lo anterior, es evidente que hay que cambiar la Constitución e intentar dar cabida en ella a los nacionalismos vasco y catalán. Hay que cambiarla en Cortes Constituyentes que nos digan a todos de manera meridianamente clara cuáles van a ser en lo sucesivo las reglas del juego. Y, si PNV y CiU acatan la nueva Constitución, que lo hagan con todas sus consecuencias y teniendo muy claro que —fuera de reclamar intereses legítimos— deben de dejar de ser un problema enquistado, enconado, para la Nación común. Y, si no, que se independicen.
  6. Urge que los ciudadanos tengamos acceso fácil a todas las líneas de pensamiento. Si el poder reside en nosotros y somos nosotros quienes debemos votar a una u otra opción política, no se nos puede tener entontecidos con el pensamiento único de La Sexta, La Cuatro, Tele Cinco, etc. Urge revisar estas licencias y urge saber que va a ser de las emisoras que la SER robó a la antigua Antena 3.
  7. Urge, asimismo, que los poderes legislativo y ejecutivo quiten sus manazas de encima del poder judicial. Los  miembros de los órganos jurídicos —Consejo General del Poder Judicial, Tribunal Constitucional, Tribunal Supremo y Fiscalía General del Estado— deben de ser elegidos desde dentro de la carrera judicial. Deben de ser elegidos por quienes los jueces entiendan que son los mejores de entre ellos para ocupar esa misión y ni el poder ejecutivo ni el legislativo deben inmiscuirse en ello.
  8. El llamado movimiento de los indignados se nos aparece hoy, el día siguiente de las elecciones, como lo que siempre fue desde el principio: un intento de agitación del zapaterismo para pervertir las elecciones. Indignados lo estamos muchos y desde hace mucho y no se nos ha ocurrido ir a hacer el payaso a la Puerta del Sol. Este movimiento izquierdista, zapaterista, —lo verán ustedes en los próximos días— se disolverá como un azucarillo en un vaso de agua aunque a don Agapito Maestre —y ¡mira que lo siento!— le parezca un movimiento atendible y una muestra de legítima disconformidad ciudadana.
  9. Pudiera parecer que la táctica gallardonita de no molestar a la izquierda y de compadrear con ella ha resultado acertada ante tamaña victoria del PP, pero debemos notar que Gallardón ha perdido tres escaños y doscientos mil votos con respecto a las elecciones del 2007, mientras que Esperanza Aguirre, contra la que se dirigió el movimiento de los indignados, vuelve a ganar y, además, con cinco escaños más de aquellos con los que ganó en 2007. Más allá de estas cifras, el PP debe reflexionar acerca de la diferencia que hay entre el pensamiento débil de Gallardón y el pensamiento de Esperanza Aguirre. Y debe el PP darse cuenta de que —aunque en el corto plazo parezca lo contrario— la ciudadanía madrileña prefiere que le digan las cosas claras a que se las digan con pensamiento gallardonita.
  10. Hoy es un día —después de tanta y tan amarga lucha— de grandísima alegría y de grandísima esperanza. Acabo de hablar por teléfono con una querida amiga que ha vuelto a ganar —por segunda vez y bajo las siglas del PP— una concejalía en su pueblo de La Mancha con un sueldo de 0€. La he encontrado cansada pero contenta. Pero, sobre todo, la he encontrado admirada, preocupada y entristecida por la actitud de aquellos de sus conciudadanos socialistas que han perdido las elecciones en ese pueblo. Actitud torva, mezquina y amenazante que a ella le espanta. Hace falta tener valor para competir electoralmente en España bajo las siglas del PP pero, como digo, hoy es un día de esperanza y —aparte lo dicho más arriba—, nuestra mayor esperanza debe ser que este rencor ancestral de alguna pobre gente del que tan bien ha sabido servirse Zapatero, vaya, poco a poco, desapareciendo al paso de las generaciones y, en poco, podamos volver a vivir en una nación en la que los socialistas no nos envenenen la vida.
  11. Y nada más por hoy, aparte de mandar un saludo de mis partes a don Pedro Crespo, alcalde provisional de Getafe, quien nos denominó tontos de los cojones, a los que votamos al Partido Popular.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

23 mayo, 2011 a 12:43

Publicado en Política

Tagged with , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s