Conceptos esparcidos

Fidem qui perdit, perdere ultra nihil potest.

Archive for mayo 2011

Soneto a Ciudad Rodrigo

with 2 comments


 
Mis poemas
 
Soneto a Ciudad Rodrigo
 
 


Ciudad Rodrigo. Catedral


Ciudad Rodrigo. Castillo.

 
 
Ésta que, contra el cielo de Castilla,
alza la seo y corta su castillo;
ésta que mira en Águeda su brillo
desde alto cerro que viejo muro anilla;
 
ésta, de nobles piedras, alta silla
que en ocre pintan, en oro y amarillo,
Ciudad Rodrigo es, el bravo anillo,

prez de España, orgullo y maravilla.
 
Póstrese, Miróbriga a tu planta
y dígase feliz el que se allega
a mirarte y, tenga por seguro,
 
que no verá después nobleza tanta
quien haya contemplado de la vega
tu catedral, tu alcázar y tu muro.
 

***

De Mis Poemas, c. 1995
Carlos Muñoz-Caravaca Ortega.

Volver a Mis Poemas.

Nota: A nadie que conozca menos que medianamente la poesía castellana, se le puede escapar que este soneto lo inspiró y es trasunto, si no digno, al menos voluntarioso del de que Góngora hizo a  su Córdoba natal.

En mi intento de redactar una poética he insistido mucho en que la poesía que escribí cuando escribía poesía, no fue sino un intento de comprender, aprehender e intentar meter mi cuarto a espadas, en la Poesía  castellana.

Luis de Góngora dio a su patria chica su soneto.

Salvando las distancias e imitándole, éste soneto lo doy a la mía que no es pueblo sino ciudad, sede obispal, atalaya frente a Portugal y, mezquindades de la Historia, enemiga en quisicosas de Salamanca allá por el siglo XII cuando los musulmanes nos estaban comiendo por los pies y, en tanto, nosotros, no teníamos mayor ocupación que andar en estas grescas pueblerinas.

Se lo doy en lo que valga, que vale poco; mas se lo doy con el cariño y el intento de esmero con el que un hijo intenta obsequiar a su madre.

Yo, si no nací en Ciudad Rodrigo por infeliz casualidad, en ella amanecí a la vida, al conocimiento y siempre será, para mí,siempre, mi patria chica: Ciudad Rodrigo. La supuesta Mirobriga Augusta romana, que, en eso, no andan muy convencidos los historiadores de la Antigüedad.

En Ciudad Rodrigo, si no nací, sí en él desperté a la vida terrena. A diez pasos de mi escuela, monté mil veces el berraco celta. Por aquel entonces yo no sabía que ni era berraco ni que era celta. Hoy, resabiado, no es que me duela la fama de los Toros de Guisando, pero sí me duele que se desconozca por el común de las gentes que, además de los Toros de Guisando existen por aquellas tierras tallas en piedra granítica inspiradas por el mismo espíritu celta y semejantísimos a ellos.

De su nacimiento e historia, espero, con la ayuda de Dios, dar cumplida noticia para el lector curioso de estas cosas antiguas de la Historia.

Diré, sí, por ahora, que uno, esclavo de la rima, tuvo que escribir Castilla donde debió escribir León. En los tiempos en que lo escribí esto me pareció una quisicosa sin mayor importancia dado tanto tiempo como ha pasado desde que se unieron en uno los reinos de Castilla y de León. Sin embargo, en mi última visita a mi pueblo vi, con tristeza, pasquines que pedían la independencia leonesa de Castilla.

Recordando su antigua denominación común: “Castilla la Vieja” y recordando la sentencia heráldica que dice:

Por Castilla y por León,
nuevo mundo halló Colón,

comprenderán ustedes el desánimo del que esto escribe al ver que, ni en su pueblo, puede uno descansar ni dejar de leer majaderías.

Vínculo:

Soneto a Córdoba. Luis de Góngora.

© Texto e imágenes, Carlos Muñoz-Caravaca Ortega.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

29 mayo, 2011 at 17:27

Ante el ataque del gobierno socialista contra el Valle de los Caídos

with 2 comments


Valle de los Caídos

Herido de muerte el gobierno socialista y, aun todo el partido que le apoya, después de su estrepitosa derrota electoral del pasado domingo, persiste en la que ha sido su principal línea de actuación durante los dos cuatrienios que Zapatero lo ha encabezado: el guerracivilismo, la obsesión continua de envenenarnos la vida resucitando la Guerra Civil que perdieron y el intento de reescribir la historia.

Este gobierno agónico al que, en medio de la ruina a la que ha conducido a la Nación española, lo que le pide todo el mundo es que se vaya lo antes posible, decide, en los últimos meses de su existencia, seguir adelante con su viejo proyecto de mixtificar, si no destruir, el Valle de los Caídos, fundación de Francisco Franco como símbolo de reconciliación entre las dos facciones que combatieron en la Guerra Civil.

Yo no sé si conocen ustedes a ninguna figura histórica, ni en España ni fuera de ella, que haya querido ser enterrada junto con los que fueron los enemigos contra los que combatió en vida y a los que venció. Yo, con la excepción del General Franco, no sé de nadie que lo haya hecho.

Sólo esto bastaría para comprender que el Valle de los Caídos, aparte su belleza arquitectónica y escultórica,  ya es símbolo, desde su misma concepción, de reconciliación y ese simbolismo junto a esa belleza, conforman un todo armónico cuya armonía no se puede, no se debe tocar, sin atentar no ya contra el pasado, sino, muy fundamentalmente, contra las generaciones futuras.

Yo comprendo que a los socialistas, perdedores de la Guerra Civil, les moleste la existencia del monasterio que les recuerda su derrota. Y comprendo que les moleste, aun más, la idea de reconciliación más allá de la muerte que en sí conlleva y que a ellos ni se les hubiera ocurrido. Y comprendo que les duela que todo ello se llevara a cabo con la perfección artística, la sobriedad, el recogimiento y la edificación espiritual con los que se acabó y que a ellos tampoco se les hubiera ocurrido.

Pero la Historia es la que es aun en los episodios que nos molesten de ella y ni los socialistas ni nadie tienen derecho a tocar ni una sola piedra de una obra de arte que, más allá de la mayor o menor simpatía que a cada uno nos pueda causar en su forma o en su simbolismo, es patrimonio de todos como cualquier otra obra de arte.

Y deben de saber que la obra de arte, cualquier obra de arte, no es sólo la pieza en sí, el objeto en sí. Es eso pero es, también, el espíritu que la creó y de la que ella es la muestra aparente:

Nos puede molestar, si somos ateos, que exista la basílica Vaticana pero no podemos quitar ni poner nada en ella que altere el espíritu barroco, expresión artística de la contrarreforma católica, que la creó. Si, aparte de ateos, no somos unos auténticos cafres, ni puede dejar de conmovernos su belleza ni podemos dejar de comprender que nada debemos de tocar en ella como no sea para mantenerla en su forma y en su espíritu.

Cualquier otra cosa es un atentado contra el Arte y una falsificación de la Historia. Por decirlo en su jerga: una falsificación de la memoria histórica.

El Valle de los Caídos, tal y como está, no debe de molestar a nadie que no lleve dentro de sí un rencor mezquino y envenenado porque, precisamente, no se hizo con el ánimo de molestar sino, muy al contrario, de hermanar tras la muerte a quienes en vida y por circunstancias históricas fueron enemigos. Una idea sublime, inédita, repito, en la historia, que sólo la concepción cristiana, católica, que de la vida tenía el Caudillo hizo posible y que nos volvió a manifestar en el primer párrafo de su testamento:

«Al llegar para mí la hora de rendir la vida ante el Altísimo y comparecer ante su inapelable juicio, pido a Dios que me acoja benigno en su presencia, pues quise vivir como católico. En el nombre de Cristo me honro y ha sido mi voluntad constante ser hijo fiel de la Iglesia en cuyo seno voy a morir. Pido perdón a todos como de todo corazón perdono a cuantos se declararon mis enemigos sin que yo los tuviera como tales. Creo y deseo no haber tenido otros que aquéllos que lo fueron de España, a la que amo y a la que prometí servir hasta el último aliento de mi vida que ya sé próximo.»

Vínculos:

Asociación para la defensa del Valle de los Caídos.
Algunos datos históricos acerca del Valle de los Caídos.
Falacias históricas sobre el Valle de los Caídos.
Oración por los caídos de la Falange. Del blog de Camarada. Libertad Digital.
Parcialidad y radicalismo en la Comisión. Libertad Digital.
Galería de imágenes. Libertad Digital.
Talibanes contra el Valle de los Caídos. Pío Moa. Libertad Digital.
«Esclavos» del Valle de los Caídos. Generalísimo Franco.

DOCUMENTOS:

Petición de permiso a los familiares de los caídos en ambos bandos:
Uno de los principales fines que determinaron la construcción del Monumento Nacional a los Caídos de Cuelgamuros (Guadarrama) fue el de dar en él sepultura a quienes fueron sacrificados por Dios y por España y a cuantos cayeron en nuestra Cruzada, sin distinción del campo en que combatieron, según exige el espíritu cristiano que inspiró aquella magna obra con tal que fueran de nacionalidad española y de religión católica.
Próxima a su total terminación las obras de dicho Monumento, se pone en conocimiento de los parientes de personas en quienes concurrieran aquellas circunstancias, invitándoles a que manifiesten, en el plazo de quince días, escrito dirigido a este Gobierno Civil, si desean o consienten que los restos de sus familiares sean trasladados al enterramiento del Valle de los Caídos
Asociación para la defensa del Valle de los Caídos.

Documento del año 1961 relativo a la facilitación de adquisición de viviendas para los trabajadores del Valle de los Caídos
. Asociación para la defensa del Valle de los Caídos.

NOTA: Dos años después, octubre de 2013, de escritas estas líneas, habiendo el PSOE perdido el poder y encontrándose en un proceso de franca descomposición interna, cayendo en picado en las encuestas de intención de voto y en trance de ruptura con el PSC debido al proceso separatista catalán en el que tanta parte tiene, el PSOE, cuando toda la nación está pendiente de la gravísima crisis económica en la que, también, tanta parte tiene, ha vuelto a enarbolar el espantajo de Franco y a pedir la exhumación de sus restos de la sepultura en la que yacen en el Valle de los Caídos. Abierta, de nuevo, la polémica encuentro este interesantísimo que no quiero dejar de incluir en esta entrada:

A Franco muerto, gran lanzada. Del blog “Arriba”.
Respuesta en el PSOE a Odón Elorza: “Que se vaya a cavar él al Valle de los Caídos”. Asociación para la defensa del Valle de los Caídos. Si esto es así, indica algún atisbo de sentido común en algunas personas del PSOE.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

28 mayo, 2011 at 12:21

Un titular sensacionalista, desinformador y malformador

with 4 comments


A noticias sensacionalistas en lo científico tales como la que hoy publica Público —valga la cacofonía— me refería en el escrito que, hace un año, titulé Stephen Hawking habla acerca de la vida extraterrestre, y que me costó un debate tan interesante como descorazonador en lo que se refiere a lo poco que entendieron mis interlocutores lo que quería expresar o a l0 mal que supe yo explicarme.

Sé que las preocupaciones del común de las gentes son muchas y muy graves. Sé que no son tiempos de reflexionar sobre cuestiones filosóficas, aunque sea en la última escala de ellas como lo son las Ciencias Naturales. Pero por tener el convencimiento de que no podemos ni debemos atender a lo general desatendiendo a lo particular, me atrevo a mandaros este escrito hoy cuando la mayor atención se dirige a los resultados de las últimamente pasadas elecciones locales y, en algunas regiones, regionales.

La Filosofía es un todo. Aspira a la pretensión de comprender del todo al Ser. Sin la ayuda de la Teología, ni lo ha conseguido, ni lo conseguirá.

Por eso, la Filosofía puso, delante de le Física y de la Metafísica, y como encabezamiento suyo, a la Teología de la que hoy se ríen los burros.

El que un cerebro matemático como el del señor Hawking —quien ha dedicado su vida al estudio de los agujeros negros sin llegar a ninguna conclusión— nos venga ahora diciéndonos que debemos comprar pistolas por si, acaso, los extraterrestres, nos son hostiles sólo me puede parecer grotesco y no puedo más que decir que el que un  cerebro matemático, ni distinga entre las mil posibilidades matemáticas, ni pueda comprender que, en el campo de lo matemático vale todo lo que el racionamiento matemático da por bueno y que, a partir de ahí, nos diga —desde su autoridad académica— que debamos prepararnos ante la posible hostilidad de los extraterrestres me parece eso: grotesco.

La matemática no es una ciencia sino una forma reglada de pensar y como todo pensamiento humano, admirable.

Pero, ni don Setephen ni nadie ha elaborado ninguna teoría acerca de la curvatura del universo físico en el que vivimos, ni ha dicho nada comprensible respecto a los agujeros negros que, de haber tal curvatura tampoco pudieran ser su puerta de entrada. No digo que no haya intentado su vida a demostrarlo. Digo que que no lo ha conseguido.

La Física corpuscular murió, en los tiempos de Newton, hace mucho. La Física del campo es la que, hoy, se ha demostrado como único camino para comprender la realidad física del universo en el que vivimos.

Yo no reprocho a Hawkins el que haya dedicado su vida a estudiar estas cosas pertenecientes a las Ciencias Naturales.

Le reprocho, empero, que, desde su pretendida autoridad académica, nos diga que debemos enfundar las pistolas porque los extraterrestres pueden ser hostiles.

¡Tanta Física y tanta Matemática para concluir en tamaña tontería!

Sigo:

Mi tesis en aquel escrito era señalar el optimismo y la alegría con la que la prensa y hasta muchos científicos tratan acerca del asunto de la posibilidad de que haya aparecido vida distinta de la que conocemos en la Tierra —no entro en si apareció aquí o lo hizo en un cometa o vaya usted a saber donde— en algún otro punto del Universo. En aquella tesis defendía la idea simple de que, desconociendo cómo apareció la vida que conocemos y desconociendo qué cantidad de casualidades hubo de darse para que aparecieran una cadena de ácido nucleico y, al mismo tiempo, la enzima replicasa que permite su duplicación, nada podemos decir acerca de la probabilidad de la aparición de otra vida distinta de la que conocemos.

Dicho de otro modo: el argumento de que hay miles de millones de planetas en miles de millones de galaxias y que, ante tamaña multitud, es casi una certeza probabilística que en alguno de ellos haya aparecido alguna otra forma de vida, a mí no me vale. Y no me vale, porque, desconociendo cuánta cantidad de circunstancias tuvo que darse al mismo tiempo para que apareciera la vida terrestre, muy bien pudiera ser que la probabilidad de su sucesión sea —pongo por ejemplo— de 10 elevado a menos cien mil billones de trillones, con lo cual, aunque la cifra de astros, en principio aptos para albergar la vida, sea de 10 elevado cien mil trillones, una simple división nos hace ver que tal posibilidad, no siendo una imposibilidad absoluta en lo teórico, lo es en lo probabilístico.

Tales reflexiones no impidieron ayer a los de Público dar a la prensa una noticia titulada 10 seres extraterrestres.

Como es lógico, todos nos hemos lanzado sobre ella pensando que, por fin, la Humanidad había encontrado diez seres extraterrestres.

Pues bien: no. Si se toman ustedes la molestia de leer la noticia —no les recomiendo que pierdan el tiempo en ello— verán que de lo único que se trata es de que los zoólogos y los botánicos siguen descubriendo especies hasta ahora desconocidas pero que son tan terrestres como ustedes y como yo. Es decir, siguen en la muy encomiable tarea de Lamark y de Linneo pero, ni por el forro, ha descubierto nadie diez seres extraterrestres.

Una manipulación más de Público, ésta en el campo aséptico de la ciencia pero no menos venenosa a la hora de envenenar nuestro pensamiento porque como, decía antes, el pensamiento interesado por el mundo que nos rodea, la Filosofía, es todo uno.

Y, pensándolo bien, para buscar a un extraterrestre, lo que se dice un extraterrestre plausible, ahí tienen ustedes a Zapatero, quien, proveniente de la misma cadena única de ADN de la que venimos todos y, más concretamente, de Valladolid, si no es extraterrestre, lo parece.

No es, pues, menester, que los de Público nos distraigan con tal o cual invertebrado hasta ahora desconocido por la Humanidad porque nada tiene que ver el tocino con la velocidad.

Vínculos:

10 seres extraterrestres. Manuel Ansede. Público.
Stephen Hawking habla acerca de la vida extraterrestre. De Conceptos Esparcidos.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

24 mayo, 2011 at 12:40

Maria, Auxilium Christianorum

leave a comment »


Maria Auxilium Christianorum

Maria_AusiliatriceTorino3
Maria Ausiliatrice. Tomas Lorenzone. Basílica de Turín.

Maria,
Auxilium Christianorum,
Ora pro nobis.

(Escúchese aquí)

 

Vínculos:

Imagen de María Auxiliadora. www.todaslassangres.com.
Maria Auxilium Christianorum. De juanpablo2do.blogspot.com.
Auxilium Christinorum, Ora pro nobis! floscarmelivitisfloriger.blogspot.com.
María Auxilio de los Cristianos. Wikipedia.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

23 mayo, 2011 at 18:11

Hoy debe de comenzar la transición del socialismo español

leave a comment »


Hoy sentimos que comienza una nueva etapa en la vida política española. No es lo más importante la apabullante victoria del PP sino la rotunda derrota del PSOE.

Como diría Su Majestad el Rey, un desastre sin paliativos.

Desastre para los socialistas. Magnífica y esperanzadora noticia para España.

Quisiera ver en esta derrota el inicio de la regeneración del único partido político importante español que aún no ha hecho la transición y sigue viviendo en el 39 , pensando como en el 39 y tratando a la masa electoral como en el 39.

Si bien es cierto que, al principio de la Transición, pareció que, efectivamente, este partido socialista deseaba la reconciliación que la derecha aceptó gustosa, la etapa de Zapatero nos ha mostrado cómo su fin sigue siendo el mantener al cincuenta por ciento del electorado como convidado de piedra para que esto parezca una democracia y al otro cincuenta por ciento entontecido con consignas aptas para deficientes mentales.

Ante la clamorosa victoria del PP en estas elecciones locales y autonómicas se me ocurre señalar, a bote pronto, los siguientes puntos:

  1. El PP debe de entrar en las instituciones que ha ganado y en las que pueda ganar en un futuro más o menos próximo con todas sus consecuencias. Ya no vale la bonhomía del Aznar de 1996 diciendo que no miraría bajo las alfombras que había dejado Felipe González. Aun no siendo el latrocinio socialista del erario público el principal de los problemas que deja en España, es obligación del Partido Popular mirar con lupa debajo de las alfombras, primero y muy especialmente, debajo de las de la comunidad de Castilla-La Mancha —atendiendo muy mucho al patrimonio de José Bono— y debajo de las del Ayuntamiento de Sevilla.
  2. El  PP ha prometido desmantelar las televisiones públicas, fuentes de inenarrable gasto. Debe hacerlo. Pero debe hacerlo después de haber desintoxicado mediante ellas la mente de los ciudadanos que sólo han tenido acceso a la información a través de ellas y de las demás televisiones prosocialistas. Y debe de obligar, mediante pacto de Estado, a que el PSOE, cuando se regenere, haga lo mismo.
  3. Es necesario para España y para el propio partido socialista que éste se regenere. Para ello es necesario que las personas bienintencionadas que hay en su seno hagan desaparecer de él todo rastro de zapaterismo y lo transformen en un partido de izquierdas moderno y de ámbito nacional. A diferencia del zapaterismo, nosotros no queremos ningunear ni desplazar de la vida política a los españoles de izquierda. Lo que queremos es que estos españoles de izquierda estén representados, en lo político, por gente con la que se pueda hablar y razonar. Gente que vuelvan a ser nuestros adversarios y dejen de ser nuestros enemigos como han llegado a serlo por el encanallamiento de un político sin escrúpulos. Mencionaré, en este sentido, a dos personas que ahora mismo se me vienen a la cabeza: Rosa Díez y Joaquín Leguina. Indudablemente, habrá muchos más, aunque hayan permanecido callados mientras el cobijo de Zapatero les garantizaba la victoria.
  4. Es fundamental que gente como Zapatero, Rubalcaba, Chaves o Bono se marchen a sus casas, los tres últimos respondiendo de sus más que plausibles delitos —económicos y no económicos— cometidos al amparo de sus cargos públicos.
  5. Si bien Zapatero ha sido un ser nefasto para España, no ha dejado de ser —como vemos hoy— más que una mala coyuntura por la que a tenido que pasar la Nación española. No es coyuntural, en cambio, el gravísimo problema que representa el separatismo al que este Zapatero se ha encargado de enconar. CiU es hoy, prácticamente, un partido separatista y si no lo es hoy, lo será en nada. En el País Vasco sucede lo mismo con el PNV, con el agravante allí del acceso de BILDU a los ayuntamientos. Respecto a esto último, esperemos que sea verdad lo del abandono de la violencia —cuesta creerlo porque, habiendo accedido a la representación política, ETA tenía que estar a estas horas ya disuelta—. Con respecto a lo anterior, es evidente que hay que cambiar la Constitución e intentar dar cabida en ella a los nacionalismos vasco y catalán. Hay que cambiarla en Cortes Constituyentes que nos digan a todos de manera meridianamente clara cuáles van a ser en lo sucesivo las reglas del juego. Y, si PNV y CiU acatan la nueva Constitución, que lo hagan con todas sus consecuencias y teniendo muy claro que —fuera de reclamar intereses legítimos— deben de dejar de ser un problema enquistado, enconado, para la Nación común. Y, si no, que se independicen.
  6. Urge que los ciudadanos tengamos acceso fácil a todas las líneas de pensamiento. Si el poder reside en nosotros y somos nosotros quienes debemos votar a una u otra opción política, no se nos puede tener entontecidos con el pensamiento único de La Sexta, La Cuatro, Tele Cinco, etc. Urge revisar estas licencias y urge saber que va a ser de las emisoras que la SER robó a la antigua Antena 3.
  7. Urge, asimismo, que los poderes legislativo y ejecutivo quiten sus manazas de encima del poder judicial. Los  miembros de los órganos jurídicos —Consejo General del Poder Judicial, Tribunal Constitucional, Tribunal Supremo y Fiscalía General del Estado— deben de ser elegidos desde dentro de la carrera judicial. Deben de ser elegidos por quienes los jueces entiendan que son los mejores de entre ellos para ocupar esa misión y ni el poder ejecutivo ni el legislativo deben inmiscuirse en ello.
  8. El llamado movimiento de los indignados se nos aparece hoy, el día siguiente de las elecciones, como lo que siempre fue desde el principio: un intento de agitación del zapaterismo para pervertir las elecciones. Indignados lo estamos muchos y desde hace mucho y no se nos ha ocurrido ir a hacer el payaso a la Puerta del Sol. Este movimiento izquierdista, zapaterista, —lo verán ustedes en los próximos días— se disolverá como un azucarillo en un vaso de agua aunque a don Agapito Maestre —y ¡mira que lo siento!— le parezca un movimiento atendible y una muestra de legítima disconformidad ciudadana.
  9. Pudiera parecer que la táctica gallardonita de no molestar a la izquierda y de compadrear con ella ha resultado acertada ante tamaña victoria del PP, pero debemos notar que Gallardón ha perdido tres escaños y doscientos mil votos con respecto a las elecciones del 2007, mientras que Esperanza Aguirre, contra la que se dirigió el movimiento de los indignados, vuelve a ganar y, además, con cinco escaños más de aquellos con los que ganó en 2007. Más allá de estas cifras, el PP debe reflexionar acerca de la diferencia que hay entre el pensamiento débil de Gallardón y el pensamiento de Esperanza Aguirre. Y debe el PP darse cuenta de que —aunque en el corto plazo parezca lo contrario— la ciudadanía madrileña prefiere que le digan las cosas claras a que se las digan con pensamiento gallardonita.
  10. Hoy es un día —después de tanta y tan amarga lucha— de grandísima alegría y de grandísima esperanza. Acabo de hablar por teléfono con una querida amiga que ha vuelto a ganar —por segunda vez y bajo las siglas del PP— una concejalía en su pueblo de La Mancha con un sueldo de 0€. La he encontrado cansada pero contenta. Pero, sobre todo, la he encontrado admirada, preocupada y entristecida por la actitud de aquellos de sus conciudadanos socialistas que han perdido las elecciones en ese pueblo. Actitud torva, mezquina y amenazante que a ella le espanta. Hace falta tener valor para competir electoralmente en España bajo las siglas del PP pero, como digo, hoy es un día de esperanza y —aparte lo dicho más arriba—, nuestra mayor esperanza debe ser que este rencor ancestral de alguna pobre gente del que tan bien ha sabido servirse Zapatero, vaya, poco a poco, desapareciendo al paso de las generaciones y, en poco, podamos volver a vivir en una nación en la que los socialistas no nos envenenen la vida.
  11. Y nada más por hoy, aparte de mandar un saludo de mis partes a don Pedro Crespo, alcalde provisional de Getafe, quien nos denominó tontos de los cojones, a los que votamos al Partido Popular.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

23 mayo, 2011 at 12:43

Publicado en Política

Tagged with , ,

La carta de hoy del director de “El Mundo”

leave a comment »


Reproduzco aquí el texto íntegro de la carta dominical del director que Pedro J. Ramírez nos escribe a los lectores de su periódico cada semana. Que me disculpen él y Ricardo por una vez y sin que sirva de precedente, los asuntillos del copyright. Y discúlpenme ustedes el que utilice el copy and paste. Sé que escribir en un blog no es eso pero creo que las horas históricas que estamos viviendo lo merecen y, por supuesto, yo no hubiera acertado a decir las cosas como las dice Pedro Jota.

Quiera Dios que sus palabras de hoy, aparte de pertinentísimas y acertadísimas, sean premonitorias.

(NB: la negrita es mía).

Dos hombres y un castigo

zapatero rubalcaba

El Mundo. Grabado de RICARDO.

Comprendo bien que millones y millones de españoles se hayan despertado esta mañana con el dedo en el gatillo con la misma mezcla de sentido de la inminencia y nerviosa incredulidad que debieron de experimentar los soldaditos bolivianos que en la última escena de la película Butch Cassidy and the Sundance Kid cercaban la plaza del pueblo apuntando con sus rifles al lugar en que se habían guarecido malheridos aquellos dos legendarios bandidos yanquis.

Y no me vengan con que el esfuerzo de imaginación que hay que realizar para ver a Zapatero encarnado por Paul Newman, y no digamos a Rubalcaba interpretado por Robert Redford, es excesivo, pues seguro que la verdadera catadura de los salteadores de caminos en los que se inspiró George Roy Hill para rodar esa saga/fuga aún se alejaba más de los dos iconos de Hollywood.

La cuestión esencial es que a dos fulanos que han cometido todo tipo de fechorías les ha llegado su hora y que su suerte no está en manos de
un solo ejecutor, sino de una multitud de bocas de fuego tras las que laten con ansiedad los corazones de otros tantos seres anónimos que en definitiva representan a todas las víctimas de su carrera de desmanes.

El que la inmensa mayoría de esos soldaditos no conozca personalmente a los dos fugitivos tiene la enorme ventaja de que no se dejarán influir ni por el carisma del uno —Butch Cassidy, el de las brillantes ideas de bombero—, ni por el peligro del otro —Sundance Kid, el pistolero más implacable del Oeste—, a la hora de cumplir con su deber.

Por eso mismo estoy seguro de que a los millones y millones de españoles que no se sienten seducidos por Zapatero ni tienen miedo de lo que pueda hacerles Rubalcaba, tampoco les temblará el pulso al introducir en las urnas las papeletas que hoy pueden liquidarles políticamente para siempre.

Puede parecer extraño que unas elecciones autonómicas y municipales se hayan convertido en la oportunidad de noquear a un jefe de gobierno y a su vicario y sucesor in péctore, pero más raro aún fue que dos bandidos norteamericanos encontraran su merecido en Bolivia. Ellos huyeron en esa dirección, ellos eligieron ese destino, de igual manera que Zapatero y Rubalcaba se han negado a dar la cara de otra manera, adelantando las elecciones generales o planteando al menos una cuestión de confianza tras la esencial rectificación de su programa electoral, hace ahora algo más de un año.

Cualquiera que vote hoy contra ellos puede estar seguro de coprotagonizar un acto de elemental justicia. Y eso es así al margen de que el uno sea cordial y el otro no; al margen de que el otro sea malvado y el uno no. Hoy se han acabado los circunloquios sobre las grietas del infernal empedrado por las que se pierden las buenas intenciones y los arrecifes contra los que se estrellan los propósitos de enmienda. Hoy enmudece Jano y está cerrado el parque de atracciones de Pearl Harbor. Hoy todo es mucho más simple: tanto tienes, tanto vales. Y, si por sus obras les conoceréis, a estos dos nos los tenemos, en efecto, muy sabidos.

Si exceptuamos aquellas encrucijadas morales del 95 y 96 en las que González comparecía desafiante cuando la perpetración y el encubrimiento del crimen de Estado —del que también era partícipe Rubalcaba— estaban ya en el escaparate, en 35 años de democracia nunca ha habido tantos motivos como hoy para votar contra un gobierno. Y es que en estas tres décadas y media jamás ha habido un ejecutivo cuya gestión haya sido tan dañina para la prosperidad de los españoles y la estabilidad de nuestra democracia.

Zapatero y Rubalcaba no es que lo estén haciendo mal, sino que son una catástrofe rodante, hasta el extremo de que ya veremos si en algunos de los parajes que han hollado volverá nunca más a crecer la hierba. La combinación de las iluminaciones fantasiosas del uno y el utilitarismo sectario del otro ha resultado ser una mezcla explosiva cuya detonación ha devastado hasta el último rincón de la sociedad española. Sólo les faltaba la ocurrencia compartida de montar a la pobre Elena Salgado en la bicicleta de la economía, y empujarla frívolamente de aquí para allá y de allá para aquí, mientras las gotas de lluvia de la crisis se iban convirtiendo en la más implacable granizada.

Estos dos señores son los culpables directos de que en España —y, sólo en España— haya cinco millones de parados porque primero fingieron ignorar la crisis; luego trataron de convertirla en campo de batalla ideológico, negándose a promover el pacto de Estado que las gravísimas circunstancias requerían y emprendiendo la loca huida hacia delante del déficit y el endeudamiento; y, finalmente, han tratado de engañar a la vez a la Unión Europea, a los agentes sociales y a la opinión pública jugando al mete y saca de unas reformas tan resueltamente proclamadas como tibia o nulamente ejecutadas, con el resultado que todos palpamos día a día.

No es verdad que estemos saliendo de la crisis. Todo lo contrario. Algunos indicadores macroeconómicos —comercio exterior, prima de riesgo— pueden oscilar en función de coyunturas generales, pero la realidad a pie de calle nunca ha sido peor. La mayoría de las pymes, autónomos y comercios que han sobrevivido están en las últimas. Muy pocos españoles compran, casi ninguno paga.

Esta semana he estado con la directiva de Asedas, la patronal de los veinte mil y pico supermercados que hay en España. El Consejo de Ministros debería escuchar sus verdades del barquero: quienes hace un año compraban ternera, ahora compran cerdo; quienes compraban cerdo, compran pollo; quienes compraban pollo, se tienen que conformar con las legumbres. Las medias pechugas ya no se empaquetan de dos en dos, sino de una en una. Todo se vende a granel o garbanzo a garbanzo. Nadie adquiere comida preparada. En la cesta de la compra no se mira el euro, sino el céntimo de euro.

El peluquero me contaba el otro día que cada vez son más los clientes a los que al ir a pagar, resulta que se les ha olvidado la cartera: uno de ellos le dejó en prenda un par de bolsas de unos grandes almacenes y cuando pasaron las horas sin que el tipo compareciera resultó que estaban llenas de cartones. La facturación publicitaria de los periódicos en el primer semestre de 2011 va a ser el 50% de la del primer semestre de 2007. Esta pareja nos ha empobrecido y nos empuja aceleradamente a la miseria. Si no acabamos con ellos en las urnas, ellos acabarán con nosotros desde la incompetencia de sus despachos.

Durante tres años hemos tenido que aguantar estoicamente todas las chapuzas de quita y pon, a base del Plan E, el cheque bebé, los 400 euros, las ayudas a parados de larga duración, la reducción del sueldo a los funcionarios, mientras se permite a las autonomías seguir contratando más y más; la reforma laboral que ya hay que volver a reformar, la prolongación de la edad de jubilación, mientras se autorizan escandalosas prejubilaciones… Suma y sigue.

Espero que hoy sean ellos los que reciban su merecido y que en la determinación de gran parte de esos millones y millones de votantes pese también la progresiva autodestrucción de nuestro Estado constitucional con la idiotez legislativa del Estatuto catalán, cuya anómala vigencia sigue dañando diariamente aspectos básicos de la igualdad entre los españoles sin tan siquiera contentar a nadie; y con la imbecilidad política del innecesario regreso de ETA a las instituciones a través de Bildu que tantos quebraderos de cabeza —ojalá sólo simbólicos— va a acarrearnos muy pronto.

Zapatero y Rubalcaba heredaron hace siete años una España con muchos problemas y un tremendo trauma. El uno se hizo cargo del Gobierno y el otro del Parlamento. Nadie, excepto Mario Conde, culpaba entonces de sus desdichas al «sistema». Transcurrido este tiempo los problemas de antaño se han agravado exponencialmente, el tremendo trauma se ha sepultado en la falacia y tenemos a decenas de miles de jóvenes en la calle haciendo una enmienda a la totalidad.

Más allá de las grandes dosis de impostura que pueda haber tras la aparente paradoja de que cuando gobernaba Aznar los manifestantes clamaban contra la derecha y ahora que gobiernan Zapatero y Rubalcaba lo hacen contra la bóveda del cielo, es cierto que nunca el prestigio de la clase política y el crédito de las instituciones democráticas habían caído tan bajo y que puestos a repartir las culpas debe haber cera para todos. ¿Es consciente, por ejemplo, Rajoy del daño tremendo que —sea cual sea el resultado de hoy en Valencia— está causando a la credibilidad de su proyecto y al bien de la Nación su obstinación en permitir presentarse al impresentable Camps y sus secuaces?

También es verdad que en España hay más de una administración pública y que si algo ha brillado por su ausencia en esta lamentable campaña en la que los acampados en Sol se han aprovechado del inexorable principio de Arquímedes ha sido cualquier atisbo de autocrítica por parte de los rectores de comunidades y ayuntamientos. Nadie, ni desde el poder ni desde la oposición, se ha comprometido a cerrar su televisión autonómica, a eliminar los coches oficiales o requisar móviles y tarjetas de crédito con cargo al erario.

Pero al final el que manda, manda y ese no es otro que quien tiene el BOE a su disposición. Si la culpa es del Gobierno, Zapatero y Rubalcaba son los responsables por razones obvias. Si la culpa es del sistema, Zapatero y Rubalcaba son los responsables por no haber impulsado su regeneración y su reforma, por haber permanecido impávidos ante su descrédito o, más aún, por haberlo erosionado desde el mismo instante en que proclamaron alegremente que la Nación española era algo «discutido y discutible».

Don’t get mad, get even. No es la hora del cabreo, sino la del desquite. Un 0,2% de los españoles ha participado estos días en heterogéneas acampadas de protesta fruto de una muy comprensible indignación contra todas las amputaciones de las que están siendo víctimas. La décima parte de ellos o sea un 0,02% de los españoles pretende convertir ese movimiento en un pulso revolucionario al Estado y la izquierda se frota las manos pensando en su gran utilidad de cara a una dinámica similar a la del Prestige, Irak y el 13-M cuando vuelva a gobernar el PP.

Para el 99,8% de los españoles que no han ido a ninguna acampada y que, sin dejar de sentir simpatía por su idealismo ni de respaldar su indignación, han pasado a contemplarlas con creciente alarma por su desacato a la legalidad, la vía del desquite no es, no puede ser otra que las urnas. El ejercicio del derecho al voto por el que pelearon varias generaciones de demócratas. Porque como ya se demostró tras el 23-F o en la encrucijada moral de hace 15 años los problemas de la democracia se resuelven ejerciendo la democracia. Eso no significa que votar sea suficiente —lo más positivo del movimiento 15-M es que ha puesto de relieve la urgencia de acometer reformas en las anquilosadas reglas del juego—, pero sí que votar es necesario.

En primer lugar para castigar a Zapatero y Rubalcaba. Para que sepan lo que pensamos de lo que nos han hecho. En segundo lugar, para exigirles que disuelvan el Parlamento, convoquen elecciones generales para el otoño y acorten así en medio año este agónico ir a menos día a día, del bovino al porcino, de las dos medias pechugas a la única media pechuga, quien sabe si para compartir entre dos. Que esta pareja se marche no es garantía de que vaya a arreglarse todo, pero hasta que esta pareja no se marche no habrá la menor oportunidad de que se arregle nada.

Si alguien que comparta este diagnóstico tiene todavía alguna duda de qué hacer con su voto, no tiene más que volver a ver la escena final de aquella película de los cuatro Oscar que en España se llamó Dos hombres y un destino y disfrutar poniendo en boca de los culpables de nuestra ruina el intercambio final de reproches entre Butch Cassidy y el Sundance Kid cuando ambos se saben perdidos.

Zapatero.— Jamás supiste disparar. Ni siquiera al principio…

Rubalcaba.— Y tú solo sabes hablar.

Zapatero.— Se me ocurre un sitio genial para ir…

Rubalcaba.— Tus ideas geniales nos han traído hasta aquí. No quiero volver a oír una idea tuya más…

Zapatero.— Australia.

Rubalcaba.— ¿Esa es tu idea genial?

Zapatero.— Y aún me quedan muchas más.

El de hoy sí que es un voto útil. ¿Se imaginan qué gozada? ¡Australia! Imposible mandarles más lejos. Patada hacia las antípodas.

pedroj.ramirez@elmundo.es

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

22 mayo, 2011 at 17:13

Publicado en Política

Tagged with , , , , , , ,

¡Vota hoy al PP!

leave a comment »


logo partido popular

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

22 mayo, 2011 at 8:57

Publicado en Política

Tagged with , ,