Conceptos esparcidos

Fidem qui perdit, perdere ultra nihil potest.

“Señor” Pepiño

leave a comment »

Si hay algo que me repatea las tripas es que se dirijan a mí como señor Carlos.

Escribí sobre el asunto hace años —no recuerdo con motivo de qué en  el foro de la página Generalísimo Francisco Franco, antes de que la censura española sobre Internet cayera sobre ella y se cargara tantos escritos de tanta gente, entre ellos, aquel al que me refiero y que me ha venido a la memoria con motivo del rifirrafe de ayer entre Pepiño Blanco y Javier Arenas:

Con la altura intelectual que le caracteriza y como —por lo visto no tiene nada más oportuno sobre lo que reflexionar, Blanco, dirigió su dialéctica contra Mariano Rajoy diciendo en tono infantil:

«Ya lo veréis; es un cobarde; no va a ir al Parlamento a pedirle explicaciones de por qué los jueces excarcelaron al etarra Troitiño y no va a dar la cara.»

Reflexión, como pueden apreciar ustedes, utílisima para atender a los gravísimos problemas que tiene España pero, en fin, así es Pepiño y ya lo conocemos. Está atacado de los nervios y si don Mariano habla, es un fascista y, si calla, es un cobarde.

Pero no voy a eso: queden las perlas mitineras de don Pepiño —el pensamiento de don Pepiño es un continuo mitinpara que las disfrute y rumie su cada vez más menguado rebaño.

A lo que voy es a la respuesta con la que le ha contestado Javier Arenas:

«A estas alturas, haga lo que haga el señor Zapatero, el señor Pepiño y todo su equipo ya no tiene credibilidad.»

Estando en lo esencial de acuerdo con Arenas, disiento de él en lo formal de su frase:

El idioma castellano, a diferencia del inglés, no admite el tratamiento de señor delante del nombre propio de la persona y lo reserva para colocarlo delante del primer apellido, siendo el tratamiento de don el que se coloca delante del nombre, y, aunque, si bien es verdad que, creo recordar, este tratamiento estaba antes restringido para aquéllos que tenían el título de bachiller superior, en nuestros días esto se aplica a todo el mundo y no voy a hacer mayor cuestión de ello: como decía mi abuela:

Hoy los “dones” valen tan poco
que a mi burro le puse, señor don potro
.

De lo que sí quiero hacer cuestión es de lo de señor Carlos: a mí se me puede llamar, señor Muñoz-Caravaca o don Carlos. Lo que nunca se me puede llamar es señor Carlos.

Esto, antaño, era costumbre disculpable en personas que teniendo muy escaso cultivo, querían afectar educación, tales como las porteras, en las cuales era falta frecuentísima, o en un tono más festivo, en las clases bajas madrileñas, tal y como vemos en La Verbena de la Paloma:

«¡Ay señá Rita, no puedo más!
Esa chulapa me va a matar.
»

La encontramos también con bastante frecuencia, aunque de manera igualmente comprensible y disculpable, en los catalanoparlantes que no tienen un dominio cabal del castellano.

Veo, sin embargo, que esta costumbre se está extendiendo como la peste y me parece molestísimo, especialmente en estos encuestadores telefónicos que te despiertan invariablemente a la hora de la siesta para inquirirte acerca de no se qué y que —también invariablemente— comienzan diciéndote:

¿Señor Carlos…?

Entenderán ustedes que si, ya de por sí, tales llamadas son molestas e inoportunas, con semejante principio lo que uno hace es colgar inmediatamente el teléfono por mucho que le duela y que comprenda la dificultad del trabajo de estas personas.

Mas, como digo, no es sólo entre porteras y encuestadores donde vemos esta mala utilización del término, sino que la hallamos cada vez más extendida entre personas cultas y aun ilustradas. El encontrarla en boca del señor Arenas —don Javier— me ha hecho intentar reescribir esta reflexión.

Y aunque, pensándolo bien, quizá el señor Arenas la utilizó aquí a modo de rechifla frente al personaje, quede dicho lo dicho.

Vínculo:

Don de lenguas. Amando de Miguel.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

25 abril, 2011 a 11:10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s