Conceptos esparcidos

Fidem qui perdit, perdere ultra nihil potest.

Los católicos “sólo entendemos del palo”

with 2 comments

La fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad.
Encíclica Fides et ratio.
Juan Pablo II.

 

Pocos días después de la profanación de la capilla de la Universidad Complutense, Gregorio Peces-Barba, fuera rector de la Universidad Carlos III, acaba de publicar en El País un execrable artículo que se titula La laicidad, objetivo de la democracia en España y que acaba diciendo en su último párrafo (en el que, por cierto, no entiendo la mención a Esperanza Aguirre):

No podemos ser tan ingenuos como para pensar que la inacción por nuestra parte va a ser respondida con la neutralidad y el juego limpio. Eso solo ocurrió con Juan XXIII y con Pablo VI. Después las cosas volvieron a su cauce tradicional y la deslealtad a las autoridades civiles volvió a ser la regla. Son partidarios de todo lo que representa Doña Esperanza y no se puede esperar nada. Cuanto más se les consiente y se les soporta, peor responden. Solo entienden del palo y de la separación de los campos. Un Estado libre y una Iglesia libre, cada uno en su ámbito y sin que puedan tener ningún ámbito exento, ni ningún privilegio. Pactar con ellos desde la buena fe es estar seguro de que se aprovecharán todo lo que puedan.

Antes de soltar tal coz contra el catolicismo apelando a dos Pontífices, intenta explicarla con unos apuntes históricos y morales.

Comienza Don Gregorio afirmando que:

En el siglo XXI es un signo de la cultura política y jurídica pulsar, sobre todo desde partidos de izquierdas o de centro izquierda, el proceso de secularización, cuya última meta es la laicidad, entendida como una situación pacífica y generalmente aceptada por la sociedad.

Afirmación gratuita de la cual él estará, no lo dudo, convencidísimo, pero, con la misma razón, podría yo afirmar y afirmo que, en el siglo XXI es signo de cultura, sin más adjetivación, olvidar el anticlericalismo decimonónico que rebosa por cada poro de la piel de Peces-Barba, comprender que la religión (cualquier religión) tiene una dimensión histórica y cultural al margen de la Fe y comprender que un pueblo que prescinde de su religión está matando su cultura.

Ni desconozco los problemas que entraña la relación de la modernidad con la Fe, ni me estoy refiriendo aquí a ellos. Digo sólo que un signo de cultura en el siglo XXI debería ser, contra lo que dice Peces-Barba, intentar conjugar lo mejor de nuestro pasado con lo mejor de la modernidad y que ello, a mi modo de discurrir, implicaría, sin demérito de la libertad de culto, una preeminencia de lo católico, al menos en lo simbólico, en nuestra sociedad española. Así lo entienden, por ejemplo, los británicos cuyo Rey es, a la vez, la cabeza de la iglesia anglicana y nadie se rasga las vestiduras por ello.

Intenté comenzar el razonamiento en un escrito reciente motivado por la profanación de la capilla de la Complutense: Ante la nueva embestida del odio anticatólico en España, y quiero continuarlo aquí con algo más de esfuerzo intelectual porque, al fin y al cabo, Peces-Barba no ha profanado, todavía, ninguna capilla católica de modo tan grosero ni tan obsceno como las pobres mujeres de la Complutense y, por otro lado, como decía antes, intenta racionalizar su odio con argumentos históricos y morales ante los cuales siento el deber de contraargumentar

Comencemos.

Dice Peces:

En la misma línea se desmonta por Hugo Grocio el Derecho Natural clásico, subordinado a la teología, al afirmar que existiría aunque Dios no existiera y que lo descubrimos por la razón aplicada a la naturaleza humana.

Muy cierto. Aquí estoy totalmente de acuerdo con Peces. Como dije en el escrito al que antes me refería, el catolicismo es, entre otras muchas cosas, el acervo del conocimiento integral humano que, comenzó a la vez en Egipto, Mesopotamia y el Valle del Indo, que se recogió en las leyendas de un pueblo, el judío, situado entre ellos, que lo escribió en el Antiguo Testamento, que lo renovó en el Nuevo, que cruzó el Mediterráneo para fundirse con la filosofía griega y con la cultura y liturgia romanas y que, en fin, se enriqueció durante dos mil años con figuras tan sublimes como largas de enumerar aquí sin ser prolijo.

En efecto, Peces: el Derecho Natural existe aunque no existiera Dios y es el que ha ido conociendo esta parte de la Humanidad desde hace diez mil años. A mí, te lo digo sinceramente, no me importa que ni tú ni el tal Grocio, prescindáis de Dios para conocerlo. Lo que me pregunto es ¿qué coño te molesta  ti que los creyentes lo creamos dictado por Dios si, al fin y al cabo, como tú mismo dices, existe?

Cuanto más que, separado el asunto éste del Derecho Natural de la concepción integral religiosa y secularizado como tú lo ves; apartado de la concepción filosófica del mundo conocible e incognoscible con que lo concibe  la religión (cualquier religión, Peces) me parece a mí que acaba desbarrando pues desbarrar es, por ponerte un ejemplo, que Zerolo nos diga en público que

los mejores orgasmos son los que le ha dado su marido y los orgasmos democráticos que le da Zapatero.

Si esto no es desbarrar ante el Derecho Natural, ante la Ley Natural, Peces, que baje Dios y que lo vea.

Perdona, y míralo por ti mismo, ya que no puedes concebir un Dios que baje a mirar el asunto.

Es desbarrar, Peces. Pero no sólo para un católico. Lo es para un católico, para un anglicano, para un ortodoxo, para un calvinista, para un musulmán y, supongo, que hasta para un zulú.

Mas, fuera de esto, tienes razón: el Derecho Natural existe y no sigo con ello porque sería perderme en el escrito.

***

Continuas diciendo:

Sólo la Iglesia católica se mantiene en la línea de la tradición que arranca de las concepciones aristotélico-tomistas del mundo y de la vida. El sólido mecanismo ético de la salvación que necesita de los dos pilares inseparables de la gracia que se produce por el sacrificio de Cristo en la Cruz y de la libertad, que necesita de las obras humanas, sigue siendo el suyo, pero es un dualismo que quiebra a partir del tránsito a la modernidad.

Si no comprendes la grandeza sublime que se resume en la unión del sometimiento libre de la razón a la libertad humana es que, como diría Isabel Teruel, no comprendes nada.

Pero, sí, algo de razón tienes cuando atisbas en este párrafo cómo el catolicismo ha sabido llegar a conjugar de manera sublime, en su concepción integral del ser humano, la gracia de la Fe con su libertad y con su razón, tantas veces opuestas en la apariencia. Falsa apariencia cuya falsedad con tanto valor como sabiduría nos muestra nuestro santo padre Benedicto XVI.

***

Sigues:

Las éticas modernas serán las del protestantismo y las del humanismo laico. Las primeras son éticas solo de la gracia y la segunda solo de la libertad. Por un capricho de la historia, ambas, tan alejadas teóricamente, coincidirán en la práctica en la fase del trabajo mundanal y en el fondo secularizado. Los protestantes se salvan porque están predestinados y los humanistas laicos prescinden progresivamente de la divinidad.

También aquí te doy la razón: los protestantes se salvan porque están predestinados; los laicos porque prescinden de la idea de la salvación (tampoco es cosa muy nueva en el mundo: a los cerdos de la piara de Epicuro, les importaba lo mismo la salvación que a ti y a todos los laicos).

Frente a esto, una de las muchas grandezas del catolicismo ha sido entender que la salvación se debe tanto a la libertad del ser humano como a su capacidad para someterse al Derecho Natural, parte importantísima de la Fe. O, sino, Peces, ¿por qué crees que, cada vez mas pastores protestantes están regresando ¡Bendito sea Dios! al redil romano?

***

Nos explicas la transición del Antiguo Régimen a la modernidad de una manera torticera:

Con esta perspectiva, las ideas de participación, de consentimiento, de derechos humanos, de Constitución y de Democracia, se situarán en las perspectivas de la secularización y de la laicidad e irán formando una ética propia que ya no es la privada, sino la ética de las instituciones de los procedimientos, de los valores, de los principios y de los derechos, la ética de los ciudadanos como tales, que bebe de esas tradiciones morales, protestantes y del humanismo laico, que arrastran tradiciones libertinas, ilustradas, positivistas, científicas, darwinistas y republicanas. La escuela y las instituciones públicas son el ámbito donde se desarrolla, desde el respeto a la libertad de conciencia, la supremacía de la razón. La III República francesa fue ámbito donde esa ideología se fraguó y cristalizó, con autores como Gambetta, Ferry, Barthou, Waldeck, Rousseau, entre otros.

Mira, sin menospreciar ningún pensamiento, te lo explicaré más sencillamente:

Durante el siglo XVIII se gestó un sistema de pensamiento que sostenía la idea de que la Religión y la Monarquía Tradicional, aherrojaban al ser humano y que, decía que, si el ser humano se liberaba de ambas, iba a ser más feliz, extremo último de la Religión, del Derecho Natural, de la Moral y de la Política (la verdadera, no a la que tú sirves). Sabes, Peces, como los monarcas del Antiguo Régimen se dejaron arrastrar por esta filosofía tan golosa como falsa.

Y sabes, Peces, cómo a alguno de tales monarcas le costó que le cortaran el cuello siguiendo las consecuencias de tal filosofía.

Pareció que el siglo XIX confirmaba in toto la filosofía del XVIII: la revolución científica, primero, y la tecnológica, después, hicieron que pareciera verdad lo que tú, al cabo de los años mil, dices. Pareció, en resumen, que las revoluciones política, científica y tecnológica iban a hacer más feliz al ser humano. Mi pregunta es si, efectivamente lo han conseguido; si, realmente, el ser humano de hoy día es más feliz de lo que lo fueron sus antepasados. Y digo más feliz, Peces, no que viva con más comodidades, que de eso, ya me doy cuenta que sí.

Es cierto que fueron las naciones anglosajonas que habían adoptado la religión protestante, las que hicieron esta revolución científica y tecnológica y es cierto que nuestra vieja España se quedó detrás y, por eso, hoy, la España que defendió como nadie al catolicismo, se nos aparece retrograda y oscurantista.

Y es ahí donde nace el odio hacia el catolicismo por parte de los supuestamente ilustrados que sólo conciben del Todo la realidad accesible a la razón pretendiendo (no sé dónde lo han visto escrito) que la razón humana es capaz de aprehender, comprender y explicarlo todo.

Siendo para vosotros el Todo, por una parte, el mero conocimiento físico del Universo y, por otra, el bienestar material que la tecnología, fruto de tal conocimiento, ha traído a la Humanidad y siendo, efectivamente, las naciones protestantes las que han liderado este tipo de conocimiento, el catolicismo se os aparece como mera superstición que frenó tales adelantos. De ahí la pancarta de los maricas de Barcelona:

Iglesia Católica: Historia de una imbecilidad ilustrada.

Y deseáis que desparezca del mapa y, con él, nuestro pasado y nuestra cultura.

Y de ahí tu artículo en El País, mismo diario en el que, hace tres años, el director de la Cátedra de Teología y Ciencia de las Religiones, seño Tamayo, vino a decir lo mismo que tú repites hoy en un artículo titulado A vueltas con el Crucifijo y que, en su momento comenté. Podemos, con ambos escritos, hacernos una idea de lo que es la Universidad Carlos III y la tropa que alberga.

***

Sólo quiero añadir un punto más: hablas en tu último párrafo de deslealtad a las autoridades civiles. Pequeño detalle semántico que no creo que hayas escrito por casualidad. Si en vez de deslealtad hubieras dicho desobediencia, quizá tu escrito tendría alguna justificación pero ¿qué obligación tenemos de ser leales a los que un día sí y otro también se dedican y dedican la fuerza del estado a atacar a una y solo una religión: la católica?

Lo que tú llamas deslealtad es la crítica firme a ese comportamiento de las autoridades civiles y esto, Peces, es legítimo, aunque ya comprendo que lo que tú desearías es que, además, nos estuviéramos callados.

Vínculos:

La laicidad, objetivo de la democracia en España. Peces-Barba. El País.
Ante la nueva embestida del odio anticatólico en España. De Conceptos Esparcidos.
A vueltas con el Crucifijo. De Conceptos Esparcidos.
Encíclica Fides et ratio. Juan Pablo II.
Discurso de Benedicto XVI en la Universidad de Ratisbona.
Ángelus de 28 de enero del 2007. Benedicto XVI.
Benedicto XVI: razón y fe promueven una civilización «que reconoce la dignidad de la persona». La Razón.
Ataques a la Iglesia. Intereconomía.
¡Perdona a tu pueblo, Señor!

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

12 abril, 2011 a 20:05

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. ¡Hola! Soy Telesfor en L. D.-
    Pues ya te digo, es un asno en lugar de un pez y yo le llamaría Peces Barba-ridades, no me vá.-
    ¡Fuera con ellos!

    wenceslaoeduardo

    12 abril, 2011 at 21:52

  2. Hola, Telesfor. No saben lo que dicen ni lo que están haciendo.
    Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s