Conceptos esparcidos

Fidem qui perdit, perdere ultra nihil potest.

¡Que no se ha ido! ¡Que lo hemos ‘echao’!

leave a comment »

La fuente de nuestras lágrimas se ha secado.
San Jerónimo.

 

Algunas almas nobles sostienen la tesis de que Zapatero ha sido el peor Presidente del Gobierno de España de los que ha habido durante la llamada Transición.

Permitidme que discrepe de ello:

siendo peor adjetivo comparativo de malo, definir con tal adjetivo a Zapatero es quedarse muy corto.

Sus antecesores, a saber:

Adolfo Suárez, manufacturero de la merienda de negros esta de la Transición y quien, digan lo que digan sus apologistas, se negó una y mil veces a unirse con la derecha, seguramente pagado de su imagen y medroso de que fuera manchada con la etiqueta de fascista.

Don Leopoldo Calvo Sotelo el breve, figura opuestísima a la de este pobre hombre —Zapatero—, que dirigió la nave del estado en momentos delicadísimos y que dejó la política, según sus propias palabras, porque no tenía gracia para dar besos a los niños en los mítines electorales.

Felipe González quien, si bien socialista y, por tanto, hombre erradísimo que empobreció a España, elevó el latrocinio a la categoría de lo normal en la res publica, y no tuvo mayor empacho en asesinar etarras y, además, equivocándose y asesinando y enterrando en cal a hombres que de etarras tenían lo mismo que yo de obispo, al menos supo comprender la diferencia que media entre el adversario político y el enemigo y nunca traspasó la línea que marca tal diferencia. Quiero decir: en lo esencial, respetó su juramento a la Constitución del 78 y el espíritu reconciliador de la Transición.

Y, acabando, don José María Aznar, el coco de la izquierda. Presunto criminal de guerra en palabras de un ex-juez sectario de cuyo nombre no me quiero acordar. Don José María Aznar quien, después de sobrevivir a un atentado terrorista etarra, tuvo (y tiene) la indecencia de no necesitar hacerse perdonar por esta izquierda tan zafia como asquerosa, a más de rencorosa, que ha resucitado Zapatero.

Estos gobernantes que acabo de recordar aquí, como digo, habrán sido peores o mejores, habrán errado más o menos, pero la comparación de Zapatero con cualquiera de ellos es, a más de una equivocación sintáctica, una ignominia:

Zapatero no ha sido el peor presidente del gobierno. Esto no es decir nada pues, siendo sus predecesores, en el fondo, más o menos buenos, decir que él ha sido el peor no es decir nada pues sólo diríamos que ha sido el menos bueno.

No.

Zapatero ha sido un gobernante funesto y es un hombre funesto. Desde que apareció en escena, hemos dudado mucho acerca de si es malo, imbécil o ambas cosas. Hoy la duda no importa y el único calificativo que le cabe es funesto. Gracias a Dios, hoy hemos empezado a quitárnoslo de encima.

Ha sido, bajo su sonrisa, más falsa que un beso de Judas, un gobernante execrable, miserable y traidor a los juramentos que ha hecho.

  1. Alcanzó el poder utilizando, con la inestimable ayuda de Gabilondo, un atentado terrorista que no sabemos muy bien si fue atentado terrorista o Golpe de Estado.
  2. Entró en el poder afirmando su esencia de rojo y de feminista y le faltó tiempo para, desde la Presidencia del Gobierno, recordarnos a todos las heridas personales que en él dejó nuestra Guerra Civil, como anticipando el guerracivilismo que pensaba resucitar y que, en efecto, resucitó
  3. Intentó apartar de la vida política ¡hay que ser imbécil!al cincuenta por ciento como mínimo del pueblo español en lo que conocemos como Pacto de el Tinell. Ha envenenado hasta lo infinito el llamado problema territorial de España hasta hacerlo, si Dios no lo remedia, insoluble.
  4. Para ello, no tuvo escrúpulo ninguno en decirle a la ETA que necesitaba un pacto para volver a ganar las elecciones. Y, parafraseando a Muñoz Seca, el pobre Rajoy en la higuera: ¡Los hay que tienen un sino!
  5. Durante su magistratura, el desempleo ha subido hasta cifras de cinco millones de personas. Ha dilapidado el erario público, ora con el plan E de economía sostenible; ora con una dádiva —de nuestros bolsillos, que no de los suyos—, para solventar problemas tan acuciantes como, por ejemplo, los que sufren los maricas y las lesbianas de Zimbabue-Rodesia.
  6. Ha  sido el gobernante que, en vez de gobernar para el bien público, se ha dedicado a resucitar odios antiguos y a crear problemas donde no los había.

En fin: ¿para qué seguir?

¿Para qué seguir reflexionando sobre un hombre que no ha venido a gobernar sino a utilizar el gobierno de la nación española para descargar su bilis a la manera de Largo Caballero en sus sucios prejuicios y su servidumbre a la URSS, o a la de Negrín, quien, ya sin mayores argumentos, huyó de España como un conejo, eso sí, con el bolsillo forrado, tratando de desmantelar el Museo de El Prado y regalando al padrito Stalin el oro que el Banco de España custodiaba?

El PSOE es una peste en nuestra vida.

No es un partido político que exista para intentar, en el juego político, conseguir en la dialéctica con el contrario, lo mejor para España.

Es una mafia a la que personas honradísimas y veraces como Julián Besteiro —¡cuánto se equivocó el Caudillo con él— o, más recientemente, Joaquín Leguina, no pertenecen. Citando de memoria a José Antonio, ni el ser humano nace suscrito a un partido ni el partido político es sitio en el que el ser humano pueda dar nada más que lo peor de sí mismo.

Zapatero es ser de partido. Si los mismos socialistas le han mandado a la mierda ¿para qué seguir?

Siempre odié hacer leña del árbol caído. Me parece cobarde.

Pero, ante este tío, cualquier escrúpulo moral, ético o estético, huelga.

Nos dice desde su sonrisa boba:

Cuando fui elegido, en 2012, tenía la convicción de que dos legislaturas eran el periodo adecuado. Ocho años, no más”.

¡Ja! Zapatero. Eso lo dijo Aznar al comienzo de su gobierno y lo cumplió. Tú lo dices ahora cuando hasta tu propio partido socialista abomina de ti. Tú lo dices cuando, desde tu propio partido, te señalan la puerta de salida.

Acaba, gracias a Dios, la etapa durante la cual España ha tenido que sufrir el gobierno de este hombre.

Me vienen a la memoria las palabras de San Jerónimo cuando conoció la caída de Roma de cuyos vicios y degeneración había sido despiadado acusador:

La fuente de nuestras lágrimas se ha secado.

Zapatero se va. Nos deja por delante una nueva Edad Media pero seamos optimistas y pensemos que las edades medias no son sino purgatorio del pasado corrompido y antesala de un nuevo Renacimiento que yo, con toda mi alma, deseo para España aunque no llegue a verlo.

Y, en el peor de los casos y, a partir de ahora, al menos, nos evitaremos el bochorno de oírle decir, en foros internacionales, gilipolleces del calibre de su cita:

la Tierra es del viento.

Pues eso, Zapatero: ¡A tomar viento y que Dios te perdone!

Vínculos:

Siete años para olvidar. Libertad Digital.
Adiós a Zapatero. Editorial en Libertad Digital.
Se va el faisán. Horacio Vázquez-Rial. Libertad Digital.
La huida. José García Domínguez. Libertad Digital.
Mutis antes del ‘meneo’. Cristina Losada. Libertad Digital.
Lo peor de Zapatero no se va. Juan Ramón Rallo. Libertad Digital.
Aldabonazo de Leguina contra Zapatero y contra el ‘sectarismo de corral’ del PSOE. El Mundo.

“Yes”. David Gistau. La Razón. Vuelvo a insertar aquí este artículo del genial David Gistau porque me parece que fue de los que mejor calaron la personalidad de Zapatero en fecha tan temprana como el 2004.
Una imagen vale más que mil palabras: Estampas de la España que Zapatero deja. De mi blog.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

2 abril, 2011 a 19:54

Publicado en Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s