Conceptos esparcidos

Fidem qui perdit, perdere ultra nihil potest.

Francisco Álvarez Cascos

leave a comment »

Esta es Castilla, que hace a los homes e los gasta.

 

FRANCISCO ÁLVAREZ CASCOS (Foto: www.esacademic.com)

 

Hoy nos hemos desayunado con la noticia del abandono, asqueado, del Partido Popular de uno de los pocos grandes hombres que quedan en él: el que fuera su secretario general durante seis años, a más de Vicepresidente del Gobierno y ministro de Fomento en el gobierno de José María Aznar. Me refiero, claro a don Francisco Álvarez Cascos.

Hoy, justo hoy, día en que se han hecho públicas dos encuestas que auguran una distancia de más de diecisiete puntos porcentuales a favor del PP frente a los socialistas, nos hemos tenido que desayunar con esta penosa noticia, de cuya causa desconozco los intríngulis pero no hay que ser muy listo para comprender que en su génesis se hallan, por un lado, las miserias pueblerinas del Partido Popular asturiano y, por otro, la cobardía de don Mariano Rajoy.

Frente a quienes vienen criticando con gran dureza esta cobardía, yo he tratado de explicármela con la hipótesis de que su inexplicable actitud en tantos hechos como han sucedido desde el Congreso de Valencia se debe a una estrategia electoral, sobre todo, por la gran diferencia que hay entre el Rajoy de la primera legislatura de Zapatero y el de la presente. Aquél, combativo. Éste medroso y huidizo.

La estrategia es la que le agradeció el mismísimo Ruiz Gallardón cuando, en aquel Congreso de Valencia le dijo, Aznar callado,:

Gracias, Mariano, por el cambio de rumbo que le has dado al partido,

y, en esencia, consiste en mostrar lo que la cobarde derecha española considera una imagen moderada para que ni los socialistas ni El País les llamen fascistas (que, dicho sea de paso, se lo siguen llamando) y ganar votos por el llamado centro, es decir, el gallináceo público municipal y espeso al que le tiene que caer encima una crisis económica y social como la que estamos padeciendo para que se entere de lo que vale un peine y de a quién le ha dado su voto en las últimas dos elecciones generales. Considerando que el voto de la derecha lo tienen seguro, la estrategia es plausible.

Y, tan plausible es que, de momento, como decía antes, las encuestas anuncian desde hace varios meses una victoria rotunda del Partido Popular.

Pero todo tiene su justo límite que es el que señala la frontera entre la dignidad y la indignidad.

Ya sabemos que, en esta estrategia gallardonita, ha sido elemento fundamental el cargarse a los grandes hombres de la época de Aznar, el deshacerse de ellos, para presentar un elenco de personas, todo lo simpáticas que ustedes quieran, pero con un perfil bajo, como decía, para molestar lo menos posible a la izquierda.

El último en caer de aquellos grandes hombres ha sido, hoy mismo, Álvarez Cascos y, como digo, por inexplicables egoísmos del Partido Popular en Asturias y por la cobardía de Mariano Rajoy quien, ante la situación que se venía produciendo en Asturias tenía que haber promovido unas elecciones primarias como han hecho los mismísimos socialistas en Madrid hace unos meses, primarias que, como de todos es sabido, Álvarez Cascos hubiera ganado de calle.

¿Por qué no lo ha hecho?

Aquí es donde falla mi hipótesis de que su actitud es una estrategia para ganar votos. Y falla porque, en este asunto, nada tienen que ver ni la simpatía ni el perfil bajo. Al contrario: unas primarias son una muestra de democracia interna que a nadie pueden molestar.

¿Por qué no lo ha hecho, pues? Sólo puedo explicármelo por una razón: falta de grandeza y cobardía, miseria moral, en fin, que se resume muy bien en la frase de la que al final será la candidata, Isabel Pérez Espinosa, señora muy conocida en su casa y con la que ha despachado este asunto:

Sin las siglas del Partido, ningún hombre es nada.

No le quiero sacar mayor punta a la frase porque entiendo el contexto en el que la ha pronunciado la señora Pérez Espinosa, pero me parece muy demostrativa del cambio de personas que ha habido en la dirección del Partido Popular a instancia de Gallardón. Efectivamente, es muy probable que esta señora no sea nada sin las siglas de un partido (lo desconozco). Esto es lo normal en el Partido Socialista y, a lo que parece, empieza a ser normal en el Partido Popular. Pero, no me negarán ustedes que la frase, aislada de su contexto, no deja de tener bajeza.

Como decía, hasta hoy, yo no tenía idea de que la señora Perez Espinosa existiera. Con el cisco éste que se ha armado, me he ido a Internet a enterarme de ella, he visto alguna fotografía suya y, ¿qué quieren que les diga?, a mí, en guapo, esta señora me recuerda a Bibiana Aído.

 

Vínculos:

Carta de Álvarez Cascos A Rajoy. Libertad Digital.
El mejor secretario general del mejor PP. Libertad Digital.
El PP despacha la noticia en dos párrafos. Libertad Digital.
Los cadáveres políticos de Mariano Rajoy. Libertad Digital.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

2 enero, 2011 a 18:57

Publicado en Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s