Conceptos esparcidos

Fidem qui perdit, perdere ultra nihil potest.

Archive for septiembre 2009

La foto de las hijas de Zapatero

leave a comment »


En un país donde un diputado puede gritar “Muera el Borbón”; donde un regidor de Cultura de un ayuntamiento llama a una infanta de España “puta berganta”; en un país donde esto lo disculpan los socialistas y lo llaman “cultura popular”; en un país en el que el Ayuntamiento de Gijón se permite el lujo de insultarnos, mediante carteles callejeros, a los que no somos negros, ni mujeres, ni maricas, llamándonos imbéciles, en un país en el que tales cosas suceden, no se puede, sin embargo, publicar una estrafalaria fotografía en la que aparecen junto a Zapatero, Obama y sus respectivos cónyuges, las hijas del matrimonio Zapatero vestidas al modo que se denomina gótico y que corresponde a cierta moda que triunfa en una parte de la marginalidad juvenil y que configura una de las llamadas tribus urbanas.

***

Ante tal censura encubierta so capa de proteger la intimidad de unas menores de edad quiero decir:

1. Considero la fotografía un documento historiográfico equiparable, por lo que tiene de descriptivo de nuestra época, al retrato de Carlos II de Carreño de Miranda o a La familia de Carlos IV de Goya. Este documento no se puede hurtar a nuestra generación ni, mucho menos, a las venideras pues es una descripción grafica impagable de la España de Zapatero.

2. Esta fotografía no ha sido obtenida furtivamente en el transcurso de una escapada de las jóvenes desconocida por sus padres. Antes bien, se ha obtenido bajo la sonriente mirada de ellos y en el transcurso de un acto protocolario oficial en el que ambas jóvenes representaban a España. Si ellas no eran conscientes, sus padres sí lo eran. O deberían de haberlo sido.

3. Zapatero no es un particular. Es un señor que nos pide el voto para, entre otras cosas, imponer un determinado modelo educativo de la infancia y de la juventud contrario al pensamiento, a la cultura y a las costumbres de gran parte del electorado. Un modelo anticristiano y anticatólico que, en lo estético, encuentra en modas tales como la gótica un arma poderosa para conformar la mente de la juventud en el sentido que Zapatero piensa que debe ser conformada.

4. Es inimaginable que tal fotografía pudiera haber sido obtenida de la familia de cualquier otro líder mundial. Ya no es, ni siquiera, cuestión de ideología. Es cuestión de ver, de manera palmaria, en manos de quién hemos puesto el gobierno de la nación. Cualquier mandatario, cualquier persona con dos dedos de frente, hubiera comprendido que esa no es forma de acudir a una recepción del presidente de los Estados Unidos y así se lo hubiera hecho notar a sus hijas. Cualquiera, menos el matrimonio Zapatero y, aunque aquí, seguramente, la mayor culpa corresponde a la señora, vale aquello del Dios los cría y ellos se juntan. Los españoles tenemos derecho a conocer el funcionamiento mental del presidente del Gobierno, funcionamiento, como digo, inverosímil en cualquier mandatario medianamente equilibrado.

5. La degeneración estética que tal fotografía muestra no es un mal que afecte exclusivamente a España. Aunque sea en nuestra patria especialmente virulento, se extiende por todo el Occidente. En este sentido es incomprensible que la Casa Blanca no dicte unas mínimas normas protocolarias que dirijan las formas en las que las gentes deben posar junto al Presidente de los Estados Unidos. Ya sabemos que los socialistas españoles están para saltarlse los protocolos cuando les apetece pero, en este caso, no sabemos que la Casa Blanca hiciera ningún reparo previo a la vestimenta de las niñas.

Por otra parte, Meghan McCain, hija, por lo visto, del senador McCain, contrincante de Obama desde el partido republicano en las pasadas elecciones presidenciales, habla de adolescentes expresándose a sí mismas y, cínicamente, se pregunta: si el presidente y su esposa no tienen, como es evidente, ningún problema con que vistan atuendos góticos ¿por qué nos tendríamos que preocupar nosotros?

Pues, por eso ¡hija mía!: porque, dado que ni el presidente ni su esposa se preocupan de respetar las formas cuando posan en familia junto al presidente de los EEUU, algo nos tendrá que preocupar, al menos a los españoles cuyo gobierno preside el primero de estos dos inconscientes.

McCain, de la misma generación que las hijas de Zapatero, habla de la popularidad de la moda gótica y, efectivamente, estas modas son populares. Pero se equivoca cuando dice que nos preocupamos de ello. El asunto no es que nos preocupemos por eso −que sí nos preocupa− sino, además, de la censura con la que se intenta esconder el incidente.

Quizá cuando la McCain y las Zapatero sean ancianas el mundo esté dominado por la moda gótica u otra tan alejada del clasicismo como ella. Pero es, precisamente, en nuestro tiempo cuando estamos discutiendo si nos gusta o no nos gusta un futuro así. A tal debate no se puede responder con un ¿por qué nos tendríamos que preocupar nosotros? —el célebre no pasa nada de los cínicos y de los relativistas morales— ni a tal debate se le puede dejar de ilustrar con la fotografía del G-20.

6. Este asunto nos sirve para ilustrar maravillosamente la inconsecuencia del pensamiento de Zapatero y, por extensión, del pensamiento de la clase que está intentando machacar nuestros valores tradicionales. En efecto, si vale lo mismo cualquier estética, si, en aras de la libertad individual hemos de aceptar en todo momento y situación cualquier excentricidad ¿por qué deploran luego su resultado? Es falso que la censura de la que estamos hablando se haya producido por la publicación de los rostros de las niñas. Esto es falso. Si hubieran aparecido en la fotografía presentándose bajo un canon estético más acorde con la belleza clásica, la fotografía estaría hoy en todos los medios de comunicación, muy especialmente en los de la izquierda y Zapatero, quien durante años mendigó, sin conseguirlo, ser retratado junto al presidente Bush no cabría en sí de gozo.

En cualquier caso y sea como sea, lo que no puede hacer Zapatero es pedir un día que se respete la imagen de sus hijas, al siguiente ponerlas a posar nada menos que ante los fotógrafos de la Casa Blanca en compañía del presidente de los Estados Unidos y al otro decirnos que hay que romper la foto.

Bueno, miento, Zapatero, en su inconsecuencia y necedad puede hacer esto y mucho más.

7. Evidentemente, no se trata de herir a unas niñas con este asunto, ni siquiera aunque una de ellas ya ande por la edad de poder abortar sin que Zapatero se entere. Ni siquiera, tampoco, se trata de herir con ello a sus padres. Se trata, a mi modo de ver y por las razones que he dicho, de no esconder, de no permitir la censura de un asunto del mayor interés público. En un mundo casi totalmente dominado por la imagen, esta fotografía muestra, como hemos podido ver por el revuelo que ha generado, quién es la persona que nos gobierna, cuál la política que impone y de qué forma reacciona cuando los resultados desmienten sus convicciones.

Por otro lado, reflexionando −como debemos reflexionar− sobre el daño que, efectivamente, podemos hacer a las niñas dando pábulo al incidente, no podemos menos que concluir, lo primero, que la culpa primera y principal la tienen sus padres al permitirles tal apariencia en ese escenario y, lo segundo, que de los errores aprendemos todos, también los menores de edad. Que el disgusto que este incidente les habrá causado sin duda, en poco tiempo será nada y que de él no puede nacer sino una reflexión acerca del comportamiento que, en cada situación, se debe mostrar. Reflexión que tendrían que haberles hecho sus padres y que, ahora, de manera dolorosa pero didáctica, tendrán que hacerse ellas solas. A partir de tal reflexión ellas decidirán, esta vez libremente y no engañadas ni por el mundo absurdo en el que vive su padre ni por la indulgencia de Luis María Anson, si en la próxima foto que se hagan con Obama van disfrazadas de bruja o no.

Y, habando de Luis María Anson, o su ironía es muy fina y yo no la capto o su indulgencia es muy grande en la Carta boca arriba que el pasado domingo escribió en El Mundo, que comienza con un Queridas niñas y en la que reprocha que se hable del incidente, pero, leyéndola, no he podido menos que recordar las palabras que Platón pone en boca de Sócrates:

«Y los ancianos, condescendiendo con los jóvenes, se hinchan de buen humor y de jocosidad imitando a los muchachos por no parecerles agrios ni despóticos.»

Carlos Muñoz-Caravaca Ortega.


 

 

Vínculos:

Montajes. Minuto Digital.

U.N. Photo Disaster. Artículo de Megan McCain en The Daily  Beast.

Las hijas de Zapatero. Luis Maria Anson. El Imparcial.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

30 septiembre, 2009 at 17:18

Publicado en Política

Última tarde estival

with 2 comments


 
 
Mis poemas
 
 
Última tarde estival

 

El cielo nublado espeja
sobre la mar de plata su ceniza;
el viento las olas riza
en una tarde estival.

Hoy no se harán a la mar
las barcas de pescadores:
los aires anunciadores
de imponente temporal,
en los bares de la playa
recogen a las parejas
y en las ventanas las viejas
huelen el viento de sal.

Bajo el vuelo, las gaviotas
remontan por el estero;
en la bocana un velero
busca el puerto con afán.

En el paseo las palmas
cimbran con brillo mojado:
desierto y abandonado
llueve sobre el bulevar
que ayer, apenas ha un día,
llenaba el bullicio humano:

Así se acaba el verano
en una tarde otoñal.

***

De Mis Poemas, c. 1995
Carlos Muñoz-Caravaca Ortega.

Vínculos:
Volver a Mis Poemas.
© del poema, Carlos Muñoz-Caravaca Ortega.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

15 septiembre, 2009 at 20:07

Publicado en Mis poemas, Poesía

Tagged with ,

Don Mariano flojea de remos

leave a comment »


 

Don Mariano flojea de remos

  

Entendida la Tauromaquia, como la entiendo, como alegoría de la vida, pocos sucesos cabe imaginar más tristes que la contemplación de la caída del toro durante su lidia; ver cómo, fallándole la fuerza de las manos, viene a caer y a quedar clavado por los cuernos en la arena del albero.

Esta circunstancia, penosísima, desairada y desalentadora siempre, puede encontrar alguna justificación, durante el primer tercio, en el brío, el ímpetu y el atropello con el que el animal sale del chiquero, o alguna disculpa en aquellos lances de la lidia en los que es sometido a un mayor esfuerzo, como es el tercio de varas, o a la sorpresa de las banderillas.

Lo que no tiene disculpa y es realmente desalentador es que se caiga en aquellos otros momentos en los que, solo en la arena mientras el diestro brinda su muerte al respetable o a quien más le plazca, no tiene mayor ocupación que contemplar los tendidos con esa mirada filosófica que tienen los toros durante tales intermedios, pensando, quizá, en la relatividad de las cosas de este mundo, o, tal vez, menos filosófico, dar tal o cual trotecillo despreocupado, atendido sólo por la mirada vigilante del peón de brega correspondiente. Estas caídas en esos momentos son muy tristes y, como digo, desalentadoras para el público.

Esta imagen tauromáquica me la ha evocado el reciente número agosteño que se le ha venido a ocurrir al PP con el asunto del espionaje al que está siendo sometido por parte del partido socialista; espionaje del que, dicho sea de paso, a mí no me cabe ninguna duda pero que, como se le está diciendo al PP tanto desde los tendidos de sol como desde los de sombra, hay que demostrar si se denuncia en público.

Así pues, mientras Zapatero brindaba este pasado mes de agosto a la Revolución desde los medios; mientras, desde los palcos, Leire Pajín, por supuesto, sin mantilla, abanicaba sus grasientas y afeitadas carnes; mientras los señores Rubalcaba y Conde-Pumpido fumaban sendos puros flaqueando a ambos lados (valga la redundancia) a la ministra de sanidad, señora Jiménez, y mientras Pepiño Blanco se metía el dedo en la nariz reflexionando sobre vaya usted a saber qué conceto, don Mariano no ha tenido, en este interín, mejor ocurrencia que la de caerse desde la posición de quieto parao y de quedar clavado en la arena del redondel por las partes que antes dije, sin capacidad de levantarse pidiendo, sino, antes bien, clavando obcecadamente dichas partes en la arena. Hasta el punto que el peón de brega de Zapatero, señor Cayo Lara, viendo la nulidad y el ningún peligro del morlaco, se ha podido permitir el lujo de abandonar por unos minutos su vigilancia y departir, campechanamente, con el presidente de la corrida acerca de los planes que tiene para instaurar próximamente la III República, planes que, dicho sea de paso, no nos ha comunicado a los demás.

***

Durante la primera legislatura zapateril el PP fue toro noble y bravo. Bien es verdad que tales cualidades no son, como explica don Cesáreo Sanz Egaña en su obra Historia y bravura del toro de lidia, sino muestra de su poca inteligencia y mucha miopía, pero esto es otro asunto.

En aquellos años, Zapatero le ponía la muleta y el PP la seguía por muy larga que fuera la cambiada y por muchas largas cambiadas que le diera, saliendo de los pases de pecho con ese aspecto tontorrón con el que sale el toro de los pases de pecho pero siempre dispuesto para la siguiente tanda. En varas nunca se cansaba de apretar los riñones por mucho que Rubalcaba sudara a caballo y de las banderillas de Pepiño salía fresco, pujante y ansioso de muleta. Mucho han cambiado las cosas desde que cambiara la cuadrilla y el alcalde de Madrid, señor Gallardón, instara y consiguiera el cambio de rumbo en el partido. Es lastimoso verle hoy escarbar la arena, marranear en tablas, mirar hacia los chiqueros y, sobre todo, verle resabiado, pues resabio, en el toro, no es más que, precisamente, la pérdida de nobleza. Hoy, no es ya que el PP haya perdido fuerza y pujanza y se caiga él solo. Es que, además, desparrama la vista por el pitón derecho y hasta ha llegado a dar algún puntazo en la taleguilla de algún diestro que, como José Tomás, se acerca demasiado, si bien es verdad que esto sólo sucede, como digo, por el pitón derecho y si el maestro se llama Federico Jiménez Losantos.

En fin, una pena muy grande para los que somos simpatizantes de la afamada ganadería de don Manuel Fraga Iribarne que, con estas cosas, quedamos francamente desolados y sin saber para donde mirar como no sea hacia las testas disecadas de Aznar, Zaplana o Aceves.

***

Tengo el convencimiento moral de que, si el PP dice que se siente espiado por los socialistas es que tiene motivos más que sobrados para sentirlo y, además, creo que es así.

Pues, ¡cómo no van a espiar los socialistas a estos infelices!

¿Imagina nadie el notición que sería, por ejemplo, saber que el sastre dijo que Luis el Cabrón le dijo que el señor Camps le dijo que Rita Barberá le había dicho que Esperanza Aguirre le dijo que María Dolores de Cospedal le había dicho que don Mariano, de niño, se hacía pis en la cama?

¡Para qué querríamos más días de fiesta!

Ni crisis económica, ni Estatuto, ni III República, ni gripe A. Dos semanas de titulares en la Secta, la Cuatro, El País, El Periódico y hasta el Diario de Patricia con este imaginario defectillo del presidente del PP.

¡Qué artículo no escribiría Cebrián (aunque nadie lo leyera y echando pelillos a la mar con el asunto de Mediapro) deleitándose cargantemente con el asunto de la enuresis nocturna en los líderes de la derecha liberal de entre siglos!

Pues ¿y el Gran Wyoming? ¿Se imagina nadie la mina que tal noticia resultante de tal espionaje supondría para este tío?

¿Y el alcalde? ¿qué ocasión no tendría el alcalde para salir borracho a la palestra repitiendo aquello de: 

«Es muy bueno: Wyoming es muy bueeeeeenooooo»

Todo ello es, pues, muy verosímil, pero, como le están diciendo al PP todos los entendidos en esto del arte de torear, tales denuncias necesitan ser demostradas y, si no se puede, lo mejor es estarse callado hasta que se pueda y, sobre todo, no insistir en embestir contra la arena.

Como dije antes, mal está que se caiga el toro pero, de caerse, es obligación suya levantarse lo antes posible, pedir a Dios que nadie lo haya visto y continuar la lidia según las reglas del arte de Cúchares.

***

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

1 septiembre, 2009 at 10:11

Publicado en Política

Tagged with , ,