Conceptos esparcidos

Fidem qui perdit, perdere ultra nihil potest.

¡Esto se hunde!

leave a comment »

¡Esto se hunde!
 
Por mucho que los partidos políticos que han hecho hasta aquí su agosto gracias a la Transición y a la Constitución del 78 intenten convencernos de lo contrario, la una y la otra están muertas y en proceso de descomposición. Nos falta ver de qué manera organizamos su sepelio y qué nos inventamos para suplir su falta.

En lo formal podremos llevarnos las manos a la cabeza todo lo que ustedes quieran, pero no podemos dejar de dar la razón a Carod-Rovira cuando rechaza, avant la lettre, una sentencia del Tribunal Constitucional adversa para el Estatuto de Cataluña alegando que es un tribunal político porque sí: el Tribunal Constitucional es un tribunal político cuyos miembros los nombran a dedo el partido socialista y el partido popular.

Ni podemos dejar de conocer la razón que asiste al señor Benach, presidente del Parlamento catalán, cuando nos advierte que tal sentencia adversa, en todo o en parte, entrañaría un riesgo verdadero de crisis de estado y nos señala la existencia de un plan B que diseñará, de nuevo, las relaciones de Cataluña con el resto de España, porque esto es evidente para cualquiera que no esté ciego y aun se queda corto el señor Benach: no va a ser sólo este conflicto el que haya que revisar sino, de raíz, todo nuestro ordenamiento constitucional.

Y esto, sea cual sea la sentencia e independientemente de que guste o no guste al señor Benach.

Si la sentencia sanciona el Estatuto, consagrará la mascarada, la burla, en la que estamos viviendo desde hace años. Las aspiraciones del independentismo catalán seguirán siendo las mismas. Su desprecio al ordenamiento legal seguirá siendo el mismo, y aun mayor, viendo lo fácil que les resulta burlarlo aliándose con Zapatero y con el partido socialista, Bono incluido; el catalanismo moderado no tendrá más remedio que seguir radicalizándose para no perder de vista esa alianza del socialismo con el independentismo; a la derecha española liberal le quedarán sólo dos alternativas: o aceptar la mascarada durante el tiempo que dure o rebelarse abiertamente, cosa que, dada su condición gallinácea, ni se planteará, y sólo Zapatero y el partido socialista afectarán que vivimos, gracias a ellos, en el mejor de los mundos durante el tiempo que, repito, puedan mantener la broma, en tanto que Bono reúne a Barreda y a Feijóo en El Salobre y les espeta, cínicamente, lo de:

esto de la financiación tendréis que arreglarlo.

Y, si la sentencia es desfavorable en todo o en parte, ni Cataluña la va a acatar ni el resto de España va a tener autoridad moral para pedirle a Cataluña que la acate. Por mucho que, en lo formal, sea verdad que la Constitución es una ley superior a cualquier Estatuto y por muy verdad que sea que Cataluña votara la Constitución de manera mucho más mayoritaria que ésta con la que ha votado al Estatuto, es una auténtica burla que dicho Estatuto haya sido votado por el Parlamento catalán, el Parlamento español y sancionado en referéndum por el pueblo catalán para que ahora venga un Tribunal absolutamente desprestigiado a decir que el tal Estatuto es inconstitucional aunque de verdad lo sea. Una burla a Cataluña y a toda España.

Una burla sangrante cuyo principal autor y responsable es Zapatero.

Habrá, pues, “crisis de estado” como dice Benach y creo, a estas alturas, que esto, no sólo no nos debe ni atemorizar ni apesadumbrar sino, antes bien, podemos aceptarla con alivio como el principio del final de la estafa político-legal que estamos viviendo.

Tal crisis, a mi entender y como vengo diciendo, sólo puede pasar por una reforma de la Constitución.

Tras la sentencia se deberían convocar elecciones para una legislatura constituyente que culminara con la redacción de una nueva Constitución.

Ignoro si será posible, con esta reforma constitucional, mantener la unidad política de España. Apunté en mi escrito Reforma constitucional ¡Ya! de mayo del año pasado, la necesidad de que dicha constitución tuviera una fuerte inspiración carlista. En aquel momento mi invocación al tradicionalismo era más bien intuitiva, afectiva y con escaso fundamento racional.

Cuanto más estudio esta doctrina, su entendimiento del derecho, su visión de los pueblos de España, su concepción del hombre y cuanto más veo, aun siendo cuatro gatos los que la mantienen, cómo sigue viva en Cataluña, en Vascongadas, en Argentina, en todos los ámbitos de la Hispanidad, más me convenzo de que sólo la monarquía carlista puede refundar a España si es que esto es posible.

Confundiendo, muy lamentablemente, libertad con liberalismo y creyendo, catetamente, que el modelo parlamentario anglosajón es el único posible, llevamos casi dos siglos intentando crear una España liberal que no ha cuajado ni creo que vaya a cuajar a estas alturas.

Ni el mismo Caudillo, que inspiró su régimen en los valores de la Tradición e intentó conjugarla con la modernidad, pudo escapar a esta concepción liberal de España: mantuvo, por contra, su división territorial decimonónica y, al fin, reinstauró en la Corona de España a la misma dinastía cristina que la había conducido, por esta senda liberal, a tantas desgracias como hemos podido ver en los dos pasados siglos.

Cuando, hace días, vine a plantear esta cuestión en mi blog de Libertad Digital, el amigo Caminant, colaborador también de esos blogs, me señalaba el inconveniente de que, hoy, la sociedad no aceptaría el carlismo por considerarlo antiguo.

Estoy totalmente de acuerdo con Caminant. La sociedad de hoy no tiene ni puñetera idea de lo que es el carlismo y vive entontecida por las falacias liberales y por las muy mayores falacias del socialismo, hijo espurio del liberalismo. Pero, sin embargo, es el carlismo la única doctrina que de verdad puede aglutinar a todas las gentes hispanas, con unidad política o sin ella, como ya nos aglutina, a los pocos que tenemos ojos para verlo, en toda la Península y allende los mares. El único sistema político que nos dota de una base fuerte en lo doctrinal, conforme, a la vez, con nuestra manera de ser y con nuestra historia.

Podemos seguir dándonos cabezazos contra la pared. Llevamos dos siglos haciéndolo gobernados por una dinastía cristina y empeñados en fabricar una España artificial y, por artificial, inviable.

Dentro de doscientos años nadie recordará a don Juan Carlos I. Hoy, doscientos años después de su magnicidio a manos de la revolución liberal, los legitimistas franceses siguen rezando, cada año, por Luis XVI.

Con ese mismo movimiento de esa otra gran nación se hermana el tradicionalismo español.

Escrito en Valencia el día 27 de agosto del 2009, festividad de Santa Mónica.
 

Vínculos: 

Benach amenaza con una “crisis de estado”. De Libertad Digital.

Carod propone manifestarse en defensa del “Estatut”. De ABC.

Bono a Barreda y Feijóo: “Esto de la financiación tendréis que arreglarlo”. De e-noticies.

Testamento Político de S.M.C. Carlos VII.
Constitución pastoral Gaudium et Spes sobre la Iglesia en el mundo actual. Página oficial de la Santa Sede.
España, antes rota que roja. De mi blog.
Los reyes merovingios. De mi blog.

En defensa de la Monarquía española. De mi blog.
Reforma constitucional ¡Ya! De mi blog.

 

Vínculos carlistas:

Comunión Tradicionalista.

Página de S.A.R. don Sixto Enrique de Borbón en Facebook.

Derecho nuevo y derecho natural cristiano. Álvaro Pacheco Seré.

Europa, Cristianismo y Derecho. Rafael Navarro-Valls.

Acción Española. En Proyecto Filosofía en español.

En el centenario de S.M.C. don Carlos VII de Borbón. Devoción católica, la Fe de siempre.

¡Volverá! Homenaje a S.M.C. Carlos VII en el centenario de su muerte. Las cruces de las espadas.

Con motivo del centenario de S.M.C. Carlos VII. (Els catalans si tenim Rei només quan és legítim) Déu, Pàtria, Furs, Rei.

Tradició catalana.

Carlismo argentino. Esta página posee una muy interesante biblioteca de textos tradicionalistas descargables en formato pdf y abundantísimos enlaces a páginas de contenido tradicionalista.

Doctrina tradicional y medios avanzados. Antología de textos tradicionalistas.

Action française.

Textes et oeuvres de Charles Maurrax.

L’oeuvre de Charles Maurras. Maurras.net.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

27 agosto, 2009 a 10:58

Publicado en Política

Tagged with

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s