Conceptos esparcidos

Fidem qui perdit, perdere ultra nihil potest.

La foto de Soraya Sáez de Santamaría

with 2 comments

Princesa de mis locuras
que los cabellos desatas,
di por qué las blancas gatas
gustan de sedas oscuras

Rubén Darío.

 

Soraya Sáenz de Santamaría

Soraya Sáenz de Santamaría (Foto: Luis Malibrán)

 

Entre las muchas buenas cualidades que adornan la persona de Pedro J Ramírez se encuentra la de darse muy buena maña, si no para escandalizar, sí, al menos, para conmover conciencias.

Si la semana pasada nos presentó en su dominical la efigie de Zerolo convertido en Homo antecessor y pontificando acerca de la Teoría de Evolución —disertacion y efigie de las que no he hecho caso porque el individuo me produce una repugnancia invencible—, para el domingo que viene don Pedro nos tiene preparada una entrevista, en la misma Magazine, con Soraya Sáenz de Santamaría, señora esta que substituyó a don Eduardo Zaplana en la portavocía del Partido Popular en el Congreso. Nada habría de particular en ello si no fuera porque de tal entrevista ha aparecido hoy un adelanto en el que se incluye una foto en la que aparece Sáez de Santamaría sentada en el suelo, semidesnuda, y ofreciéndonos en primer plano el pie en plan femme fatale.

Para entendernos, casi como en las fotos que los camioneros llevan en el camión aunque con más glamour.

Aunque vivimos en una Corte de los Milagros que deja chica a la de Isabel II, el suceso ha sido sorprendente y origen de gran revuelo, mezcla de escándalo y coña marinera, pues nadie nos esperábamos ver a Soraya tirada en el suelo de tal guisa, más que nada por su alta condición dentro del partido de la derecha española.

Principio quieren las cosas y, seguramente, lo que hoy nos resulta sorprendente será mañana el pan nuestro de cada día y hallamos de acostumbrarnos a contemplar a nuestras políticas, y políticos, emulando a Cicciolina, como, amaestrados por estos políticos, a tantas cosas nos tenemos que acostumbrar. El incidente me ha parecido, no obstante y más allá de lo que tiene de anecdótico, digno de alguna reflexión.

No cabe duda de que Soraya Sáez de Santamaría es mujer muy guapa ni cabe duda de que tiene todo el derecho del mundo a exhibir su belleza como mejor le plazca.

No parece, sin embargo, ni seria, ni oportuna, ni procedente esta pose fotográfica por muy guapa que haya salido en ella. Muy cabal en una actriz o en una modelo —o en cualquier mujer que no tenga las responsabilidades que ella tiene— disuena en un político.

Más: en esta época de tantísimos problemas —crisis económica, paro galopante, rompimiento de España, inoperancia del PP, guerra en Gaza…— el numerito de Soraya apareciéndosenos semienvuelta en sedas oscuras (que diría el genio de Rubén Darío) por muy agradable que resulte a nuestros sentidos, nos disuena y nos molesta.

Dice ella que “a las mujeres en edad fértil se nos mira como sospechosas”. Sin saber exactamente qué quiere decir con lo de sospechosas, nos parece que, los que no somos sino ciudadanos y electores, sólo pedimos a nuestros políticos responsabilidad y seriedad. Nos importa muy poco que sean hombres o mujeres; que estén en edad fértil o dejen de estarlo. El discurso femenino del PP, hasta ahora, era, precisamente éste: a cada cual se le valora por su valía independientemente de estas cosas.

La anécdota (pues no deja de ser anécdota) me parece, sin embargo, sintomática de un mal más esencial que, creo, es uno de los principales de nuestro tiempo. Me refiero a la feminización de la política. No me refiero a la participación de la mujer en la política ni al feminismo político, sino al abandono de todos los valores que tradicionalmente  se han considerado masculinos (tan denostados hoy) y su suplantación por los valores femeninos.

No es cuestión de hombres ni de mujeres:  Zapatero se mueve en el ámbito de los valores y de la estética femeninos, mientras que la señora Tatcher lo hizo en el de los tradicionales masculinos: no es cuestión de hombres o de mujeres sino de valores, de percepción y entendimiento de las cosas. Por explicarlo de alguna forma: no es imaginable un comportamiento equiparable en su antecesor en el cargo, el señor Zaplana y, cuando me refiero a feminización de la política me refiero a esto, a su frivolidad y a su intento de presentarse amable y simpática: zapaterismo puro. Y no ignoro que la amabilidad sea un valor pero, como dijo José Antonio, en ningún lado está escrito que sea el principal de los valores.

La anécdota en fin, me parece significativa del giro gallardonita que ha tomado el rumbo del Partido Popular.

No puedo, pues, estar de acuerdo con Pedro J cuando dice que “esta foto no pasaría de ser una broma simpática, sin ningún significado político, si el PP estuviera seguro del espacio que pisa.”

No. Aunque anécdota, es muy significativa y nos habla de las causas, remotas y difíciles de aprehender, de gran parte de los males de nuestro tiempo.

No. Aunque el PP supiera el terreno que pisa, la portavoz del PP no debería aparecer así en público.

Si el PP supiera el terreno que pisa tendría que darse cuenta de que éste es el terreno de la derecha, terreno en el que aquellos valores aún tienen algún significado.

La seriedad, la sobriedad, la modestia son valores deseables porque, frente a la frivolidad, frente a la destemplanza, frente a la coquetería, nos aportan un bien moral.

La época en la que vivimos nos impone casi la obligación de ser guapos y sanos. Cuanto más guapos y más sanos, mejor. Y, además, nos impone casi la obligación de hacer alarde de ello. De ahí la infelicidad de nuestro tiempo cuando esto no se alcanza. De ahí la epidemia de patología depresiva y neurótica que ven nuestros días. Y de ahí que hasta podamos llegar a maliciarnos que Soraya haya posado así para chinchar a María Teresa Fernández de la Vega.

Hacer ostentación de belleza física cuando tantas personas desagraciadas o francamente feas hay en el mundo me ha parecido, desde hace mucho tiempo, que tiene algo de indecente, de la misma manera que es indecente la imagen del rico comiéndose un pollo delante de un muerto de hambre. No se entienda con esto que me esté oponiendo al alarde de la belleza femenina ni a su acicalamiento.

Pero sí quiero señalar el bien moral que entraña la modestia, virtud cercana a la templanza que, si, en la vorágine de nuestro tiempo, no se la podemos pedir al común de las gentes, si podemos exigírsela a persona tan destacada en el partido conservador español.

Vínculos:

A solas con Soraya. De El Mundo.
Una nueva Soralla sorprende desde la portada de El Mundo. De Libertad Digital.
Soraya, tras su posado: “Hago mi trabajo y lo procuro hacer lo mejor posible”. De Libertad Digital.
Pedro J. Ramírez: “Es la imagen de un partido al que le gustaría ser lo que no es”. De Libertad Digital.
El verdadero fracaso de Soraya. De El Blog de Federico.
¿Cómo ha sentado el posado de Soraya en el PP?. De Libertad Digital.
Zerolo se transforma en Homo antecessor para el Magazine de El Mundo. Libertad Digital.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

16 enero, 2009 a 20:24

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Pero que facha que eres, en el PP te echarian por facha.

    Chema Aznar

    17 septiembre, 2011 at 21:13

    • ¡Cuánta razón tienes, amigo Chema!

      Por eso no soy del PP: porque, como tú muy bien dices, “me echarían”.

      Respecto a este post, créeme que he pensado mil veces en borrarlo por lo que pueda parecer de intransigente, pero no lo voy a hacer por dos razones:

      1. Por lealtad con lo que en su momento publiqué y,

      2. Porque no comprendo que post tan traído de los pelos, sea uno de los más intranscendentes que he publicado y, sin embargo, sea uno (según me dicen las estadísticas del chisme este) de los más leídos.

      Gracias por tu comentario.

      Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

      18 septiembre, 2011 at 12:42


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s