Conceptos esparcidos

Fidem qui perdit, perdere ultra nihil potest.

Archive for enero 2009

Educación para la Ciudadanía

leave a comment »


 
Sin tiempo para recapacitar nada porque he de salir inmediatamente a recoger el vehículo del taller para salir mañana a primera hora para Almansa y porque, además, desconocemos aún los términos de la sentencia, acabo de leer en Libertad Digital que el Tribunal Supremo ha dado la razón a la iluminada que podéis ver en el video y ha fallado en contra de reconocer el derecho de los padres a objetar en conciencia contra este lavado de cerebro.

Tiempo habrá de recapacitar sobre el asunto. Quede, de momento, el testimonio gráfico de lo que estos indeseables entienden por educación para la ciudadanía y perdonadme que el post de hoy haya sido poco más que un copy and paste de algo que, seguramente, muchos ya conocíais.

 

De la Vega en una clase de niños de quince años

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

28 enero, 2009 at 17:24

Levantamiento de la excomunión de monseñor Bernard Fellay

leave a comment »


Esta semana ha sido motivo de inmenso júbilo la noticia del levantamiento de la censura de excomunión a los señores obispos de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, monseñores Bernard Fellay, Bernard Tissier de Mallerais, Richard Williamson y Alfonso de Galarreta.

La Fraternidad Sacerdotal San Pío X (Fraternitas Sacerdotalis Sancti Pii X) fue fundada en 1970 por el arzobispo tradicionalista católico monseñor Marcel Lefebvre quien, en junio de 1988 anunció su intención de consagrar obispos a los cuatro sacerdotes.

Al carecer monseñor Lefevre del mandato pontificio que requiere el canon 1382 del Código de Derecho Canónico para poder realizar tales consagraciones, aquel mismo mes fue advertido formalmente por el cardenal Bernardin Grantin, Prefecto de la Congregación para los Obispos, de que incurriría ipso facto en pena de excomunión si efectivamente las realizaba sin el permiso del Santo Padre, a la sazón Juan Pablo II.

El 28 de junio tuvo lugar la consagración y, al día siguiente, el cardenal Grantin declaró la censura de excomunión latae sententiae, reservada a la Santa Sede, para monseñor Lefebvre y los obispos recién consagrados. El 2 de julio, Juan Pablo II confirmó la excomunión en la carta apostólica Ecclesia Dei, en la que describía la consagración como acto de desobediencia al Sumo Pontífice en una materia de suprema importancia para la unidad de la Iglesia y a tal desobediencia como acto cismático.

Monseñor Fellay y los otros tres obispos justificaron las consagraciones exponiendo la necesidad que de ellas había debido a la crisis moral y teológica de la Iglesia católica y pidieron el levantamiento de la excomunión.

Así, esta semana, con fecha 21 de enero, —aunque los obispos permanecen suspendidos a divinis— hemos tenido el gozo de ver levantada las censuras de excomunión. En estos tiempos de tanta amenaza a la Iglesia por parte de sus enemigos, es más necesaria que nunca la firmeza doctrinal, el convencimiento de la propia Iglesia católica de su grandeza y la unidad.

 

Comunicato della Sala Stampa della Santa Sede

Il Santo Padre, dopo un processo di dialogo tra la Sede Apostolica e la Fraternità Sacerdotale San Pio X, rappresentata dal suo Superiore Generale, S.E. Mons. Bernard Fellay, ha accolto la richiesta formulata nuovamente da detto Presule, con lettera del 15 dicembre 2008, anche a nome degli altri tre Vescovi della Fraternità, S.E. Mons. Bernard Tissier de Mallerais, S.E. Mons. Richard Williamson e S.E. Mons. Alfonso de Galarreta, di rimettere la scomunica in cui erano incorsi vent’anni fa.

A causa, infatti, delle consacrazioni episcopali fatte, in data 30 giugno 1988, da S.E. Mons. Marcel Lefebvre, senza mandato pontificio, i menzionati quattro Presuli erano incorsi nella scomunica latae sententiae, dichiarata formalmente dalla Congregazione per i Vescovi in data 1° luglio 1988.

S.E. Mons. Bernard Fellay, nella citata missiva, manifestava chiaramente al Santo Padre che: “siamo sempre fermamente determinati nella volontà di rimanere cattolici e di mettere tutte le nostre forze al servizio della Chiesa di Nostro Signore Gesù Cristo, che è la Chiesa cattolica romana. Noi accettiamo i suoi insegnamenti con animo filiale. Noi crediamo fermamente al Primato di Pietro e alle sue prerogative, e per questo ci fa tanto soffrire l’attuale situazione”.

Sua Santità Benedetto XVI, che ha seguito fin dall’inizio questo processo, ha cercato sempre di ricomporre la frattura con la Fraternità, anche incontrando personalmente S.E. Mons. Bernard Fellay, il 29 agosto 2005. In quell’occasione, il Sommo Pontefice ha manifestato la volontà di procedere per gradi e in tempi ragionevoli in tale cammino ed ora, benignamente, con sollecitudine pastorale e paterna misericordia, mediante Decreto della Congregazione per i Vescovi del 21 gennaio 2009, rimette la scomunica che gravava sui menzionati Presuli. Il Santo Padre è stato ispirato in questa decisione dall’auspicio che si giunga al più presto alla completa riconciliazione e alla piena comunione.

 

Comunicado de prensa de la Santa Sede

El Santo Padre, tras un proceso de diálogo entre la Santa Sede y la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X, representada por su Superior General, SE el obispo Bernard Fellay, ha dado la bienvenida a la petición formulada por este Prelado quien, de nuevo, en una carta de fecha 15 de diciembre de 2008, y también en nombre de los otros tres obispos de la Fraternidad, SE Mons. Bernard Tissier de Mallerais, S.E. Mons. Richard Williamson y S.E. Mons. Alfonso de Galarreta, se refieren a la excomunión en que se hayan incursos desde hace décadas.

A causa de la consagración que, el 30 de junio de 1988, hizo SE el arzobispo Marcel Lefebvre sin mandato pontificio, los cuatro prelados eran incursos  en excomunión latae sententiae, declarada formalmente por la Congregación para los Obispos el 1 de julio de 1988.

S.E. el obispo Bernard Fellay, en la citada misiva, manifestaba claramente al Santo Padre: “Estamos siempre firmemente determinados en el deseo de seguir siendo católicos y poner todas nuestras fuerzas al servicio de la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo, que es la Iglesia Católica Romana. Aceptamos sus enseñanzas con corazón filial. Creemos firmemente en la primacía de Pedro y de sus prerrogativas, y esto nos hace sufrir tanto la situación actual.”

Su Santidad Benedicto XVI, que ha seguido el proceso desde el principio, siempre ha tratado de reconstruir la fractura de la fraternidad, también se reunió personalmente con SE el obispo Bernard Fellay el 29 de agosto de 2005. En aquella ocasión, Su Santidad expresó su voluntad de proceder por grados y en un tiempo razonable y, de esta manera, ahora, benignamente, con solicitud pastoral y paterna misericordia, por decreto de la Congregación para los Obispos, el 21 de enero de 2009, levanta la excomunión que pesaba sobre los prelados mencionados. El Santo Padre se ha inspirado para esta decisión en la esperanza que pronto se alcance la completa reconciliación y la plena comunión.

 

Decreto della Congregazione per i Vescovi

Con lettera del 15 dicembre 2008 indirizzata a Sua Em.za il Sig. Cardinale Dario Castrillón Hoyos, Presidente della Pontificia Commissione Ecclesia Dei, Mons. Bernard Fellay, anche a nomedegli altri tre Vescovi consacrati il giorno 30 giugno 1988, sollecitava nuovamente la rimozione della scomunica latae sententiae formalmente dichiarata con Decreto del Prefetto di questa Congregazione per i Vescovi in data 1° luglio 1988. Nella menzionata lettera, Mons. Fellay afferma, tra l’altro: “Siamo sempre fermamente determinati nella volontà di rimanere cattolici e di mettere tutte le nostre forze al servizio della Chiesa di Nostro Signore Gesù Cristo, che è la Chiesa cattolica romana. Noi accettiamo i suoi insegnamenti con animo filiale. Noi crediamo fermamente al Primato di Pietro e alle sue prerogative, e per questo ci fa tanto soffrire l’attuale situazione”.

Sua Santità Benedetto XVI −paternamente sensibile al disagio spirituale manifestato dagli interessati a causa della sanzione di scomunica e fiducioso nell’impegno da loro espresso nella citata lettera di non risparmiare alcuno sforzo per approfondire nei necessari colloqui con le Autorità della Santa Sede le questioni ancora aperte, così da poter giungere presto a una piena e soddisfacente soluzione del problema posto in origine− ha deciso di riconsiderare la situazione canonica dei Vescovi Bernard Fellay, Bernard Tissier de Mallerais, Richard Williamson e Alfonso de Galarreta sorta con la loro consacrazione episcopale.

Con questo atto si desidera consolidare le reciproche relazioni di fiducia e intensificare e dare stabilità ai rapporti della Fraternità San Pio X con questa Sede Apostolica. Questo dono di pace, al termine delle celebrazioni natalizie, vuol essere anche un segno per promuovere l’unità nella carità della Chiesa universale e arrivare a togliere lo scandalo della divisione. Si auspica che questo passo sia seguito dalla sollecita realizzazione della piena comuniones con la Chiesa di tutta la Fraternità San Pio X, testimoniando così vera fedeltà e vero riconoscimento del Magistero e dell’autorità del Papa con la prova dell’unità visibile.

In base alle facoltà espressamente concessemi dal Santo Padre Benedetto XVI, in virtù del presente Decreto, rimetto ai Vescovi Bernard Fellay, Bernard Tissier de Mallerais, Richard Williamson e Alfonso de Galarreta la censura di scomunica latae sententiae dichiarata da questa Congregazione il 1° luglio 1988, mentre dichiaro privo di effetti giuridici, a partire dall’odierna data, il Decreto a quel tempo emanato.

Roma, dalla Congregazione per i Vescovi, 21 gennaio 2009.
Card. Giovanni Battista Re
Prefetto della Congregazione per i Vescovi.

 

Decreto de la Congregación para los Obispos

Con la carta del 15 de diciembre de 2008 enviada a su eminencia el cardenal Darío Castrillón Hoyos, presidente de la Comisión Pontificia Ecclesia Dei, monseñor Bernard Fellay, en su nombre y en el de los otros obispos consagrados el 30 de junio de 1988, volvía a solicitar el levantamiento de la excomunión latae sententiae formalmente declarada por decreto del prefecto de esta Congregación para los Obispos con fecha del 1 de julio de 1988.

En la mencionada carta, monseñor Fellay afirma entre otras cosas: “estamos siempre fervorosamente determinados en la voluntad de ser y permanecer católicos y de poner todas nuestras fuerzas al servicio del Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo, que es la Iglesia católica romana. Nosotros aceptamos todas sus enseñanzas con ánimo filial. Creemos firmemente en el primado de Pedro y en sus prerrogativas y por ello nos hace sufrir tanto la actual situación”.

Su Santidad Benedicto XVI, paternalmente sensible al malestar espiritual manifestado por los interesados a causa de la sanción de excomunión, y confiando en el compromiso expresado por ellos en la citada carta de no ahorrar esfuerzo alguno para profundizar en necesarias conversaciones con las autoridades de la Santa Sede en las cuestiones aún abiertas, y poder así llegar rápidamente a una plena y satisfactoria solución del problema existente en un principio, ha decidido reconsiderar la situación canónica de los obispos Bernard Fellay, Bernard Tissier de Mallerais, Richard Williamson y Alfonso de Galarreta surgida con su consagración episcopal.

Con este acto se desea consolidar las relaciones recíprocas de confianza, intensificar y hacer más estables las relaciones de la Fraternidad San Pío X con la Sede Apostólica. Este don de paz, al final de las celebraciones de Navidad, quiere ser también un signo para promover la unidad en la caridad de la Iglesia universal, y por su medio, llegar a remover el escándalo de la división.

Se desea que este paso sea seguido por la solícita realización de la plena comunión con la Iglesia de toda la Fraternidad San Pío X, testimoniando así auténtica fidelidad y un verdadero reconocimiento del Magisterio y de la autoridad del Papa, con la prueba de la unidad visible.

En virtud de las facultades que me han sido expresamente concedidas por el Santo Padre, Benedicto XVI, en virtud del presente Decreto, levanto a los obispos Bernard Fellay, Bernard Tissier de Mallerais, Richard Williamson y Alfonso de Galarreta la censura de excomunión latae sententiae declarada por esta Congregación el 1 de julio de 1988 y declaro privado de efectos jurídicos a partir del día de hoy el decreto entonces publicado.

Roma, Congregación para los Obispos, 21 de enero de 2009
Cardenal Giovanni Battista Re
Prefecto de la Congregación para los Obispos

 

Priestly Society of Saint Pius X

Letter From Bishop Bernard Fellay to the members of the Priestly Society of Saint Pius X

Dear faithful,

As I announce in the attached press release, “the excommunication of the bishops consecrated by His Grace Archbishop Marcel Lefebvre, on June 30, 1988, which had been declared by the Congregation for Bishops in a decree dated July 1, 1988, and which we had always contested, has been withdrawn by another decree mandated by Benedict XVI and issued by the same Congregation on January 21, 2009”.

It was the prayer intention I had entrusted to you in Lourdes, on the feast of Christ the King 2008. Your response exceeded our expectations, since one million seven hundred and three thousand rosaries were said to obtain through the intercession of Our Lady that an end be put to the opprobrium which, beyond the persons of the bishops of the Society, rested upon all those who were more or less attached to Tradition. Let us not forget to thank the Most Blessed Virgin who has inspired the Holy Father with this unilateral, benevolent, and courageous act to. Let us assure him of our fervent prayers.

Thanks to this gesture, Catholics attached to Tradition throughout the world will no longer be unjustly stigmatized and condemned for having kept the Faith of their fathers. Catholic Tradition is no longer excommunicated.

Though it never was in itself, it was often excommunicated and cruelly so in day to day events. It is just as the Tridentine Mass had never been abrogated in itself, as the Holy Father has happily recalled in the Motu Proprio Summorum Pontificum of July 7, 2007. The decree of January 21 quotes the letter dated December 15, 2008 to Cardinal Castrillon Hoyos in which I expressed our attachment “to the Church of Our Lord Jesus-Christ which is the Catholic Church,” re-affirming there our acceptation of its two thousand year old teaching and our faith in the Primacy of Peter.

I reminded him that we were suffering much from the present situation of the Church in which this teaching and this primacy were being held to scorn. And I added: “We are ready to write the Creed with our own blood, to sign the anti-modernist oath, the profession of faith of Pius IV, we accept and make our own all the councils up to the Second Vatican Council about which we express some reservations.” In all this, we are convinced that we remain faithful to the line of conduct indicated by our founder, Archbishop Marcel Lefebvre, whose reputation we hope to soon see restored.

Consequently, we wish to begin these “talks” —which the decree acknowledges to be “necessary”— about the doctrinal issues which are opposed to the Magisterium of all time. We cannot help noticing the unprecedented crisis which is shaking the Church today: crisis of vocations, crisis of religious practice, of catechism, of the reception of the sacraments… Before us, Paul VI went so far as to say that “from some fissure the smoke of Satan had entered the Church”, and he spoke of the “self-destruction of the Church”. John Paul II did not hesitate to say that Catholicism in Europe was, as it were, in a state of “silent apostasy.” Shortly before his election to the Throne of Peter, Benedict XVI compared the Church to a “boat taking in water on every side.”

Thus, during these discussions with the Roman authorities we want to examine the deep causes of the present situation, and by bringing the appropriate remedy, achieve a lasting restoration of the Church.

Dear faithful, the Church is in the hands of her Mother, the Most Blessed Virgin Mary. In Her we place our confidence. We have asked from her the freedom of the Mass of all time everywhere and for all. We have asked from her the withdrawal of the decree of excommunications. In our prayers, we now ask from her the necessary doctrinal clarifications which confused souls so much need.

Menzingen, January 24, 2009, † Bernard Fellay.

 

Fraternidad sacerdotal de San Pío X

Carta del obispo Bernard Fellay a los miembros de la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X

Queridos fieles,

Como anuncio en el comunicado de prensa adjunto, “la excomunión de los obispos consagrados por Su Gracia el arzobispo Marcel Lefebvre, el 30 de junio de 1988, que habían sido declarada por la Congregación para los Obispos en un decreto de fecha 1 de julio de 1988 y que siempre hemos rechazado, ha sido levantada por otro decreto autorizado por Benedicto XVI y publicado por la misma Congregación el 21 de enero de 2009”.

Esa era la intención de la oración que os encomendé en Lourdes, en la fiesta de Cristo Rey de 2008. Vuestra respuesta superó nuestras expectativas, pues se dijeron un millones setecientos tres mil rosarios para obtener, a través de la intercesión de Nuestra Señora, el fin del oprobio que, más allá de las personas de los obispos de la Sociedad, permanecía sobre todos aquellos que se hallan más o menos cercanos a la Tradición. No olvidemos dar gracias a la Santísima Virgen que ha inspirado al Santo Padre en este acto unilateral, benevolente, y valiente. Aseguremoslé nuestra oración ferviente.

Gracias a este gesto, los católicos cercanos a la Tradición de todo el mundo dejarán de ser estigmatizados y condenados injustamente por haber mantenido la fe de sus padres. La tradición católica ha dejado de ser excomulgada.

Aunque en sí misma nunca lo fue, a menudo sí es excomulgada, y cruelmente, en el día a día de los acontecimientos. Es así como la Misa Tridentina nunca fue derogada en sí, como el Santo Padre ha recordado felizmente en el Motu Proprio Summorum Pontificum del 7 de julio de 2007. El decreto de 21 de enero cita la carta de fecha 15 de diciembre de 2008 al Cardenal Castrillón Hoyos en la que expresamos nuestra adhesión “a la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo, que es la Iglesia Católica,” reafirmando allí nuestra aceptación de sus dos mil años de magisterio y nuestra fe en el Primado de Pedro.

Le recordaba nuestro gran sufrimiento causado por la situación actual de la Iglesia en la que este magisterio y esta primacía están siendo objeto de desprecio. Y agregué: “Estamos dispuestos a escribir el Credo con nuestra propia sangre, a firmar el juramento antimodernista, la profesión de fe de Pío IV, aceptamos y hacemos nuestros todos los concilios hasta el Concilio Vaticano II, acerca del cual expresamos algunas reservas.” En todo esto, estamos convencidos de que seguimos siendo fieles a la línea de conducta indicada por nuestro fundador, el arzobispo Marcel Lefebvre, cuya reputación esperamos ver pronto restaurada.

En consecuencia, deseamos comenzar estas “conversaciones” —que el decreto reconoce son “necesarias”—  acerca de la cuestiones doctrinales que se oponen al Magisterio de todos los tiempos. No podemos evitar señalar la crisis sin precedentes que sacude a la Iglesia de hoy: la crisis de vocaciones, crisis de la práctica religiosa, de catecismo, de la recepción de los sacramentos… Antes de nosotros, Pablo VI llegó a decir que “por alguna fisura ha entrado el humo de Satanás en la Iglesia” y habló de la “autodestrucción de la Iglesia”. Juan Pablo II no dudó en decir que el catolicismo en Europa está, por así decirlo, en un estado de “apostasía silenciosa”. Poco antes de su elección al Trono de Pedro, Benedicto XVI comparó la Iglesia a un “barco a merced de las aguas”.

Así, durante estas conversaciones con las autoridades romanas, queremos examinar las causas profundas de la situación actual y, mediante la consecución del remedio adecuado, lograr una restauración duradera de la Iglesia.

Queridos fieles, la Iglesia está en manos de su Madre, la Santísima Virgen María. En Ella ponemos nuestra confianza. Hemos pedido de Ella la libertad de la Misa de todos los tiempos, en todas partes y para todos. Hemos pedido de ella la retirada del decreto de excomuniones. De Ella pedimos ahora, en nuestras oraciones,  las aclaraciones doctrinales necesarias que tanto necesitan los espíritus confundidos.

Menzingen, 24 de enero de 2009, † Bernard Fellay.

Vínculos:

Remissione della scomunica latae sententiae ai vescovi della Fraternità Sacerdotale San Pio X. Santa Sede.
Marcel Lefebvre. De Wikipedia.
Bernard Fellay. De Wikipedia.
Letter from the Bishop Bernard Fellay to the members of Priestly Society of Saint Pius X. De DICI.
El meollo de la polémica. Libertad Digital.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

25 enero, 2009 at 20:50

Rosa Díez: una ventana abierta al aire fresco

leave a comment »


 

Vínculos:
Disfruten de la función. Blog de Luis del Pino.
Rosa Díez, el verdadero centro. Editorial de hoy de Libertad Digital.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

23 enero, 2009 at 19:28

Publicado en Política

Tagged with ,

Tolerancia, transigencia y franciscana paciencia

leave a comment »


 
 
Mis poemas
 
 
Tolerancia, transigencia y franciscana paciencia

 

El odio al pecado está en razón inversa del odio al pecador.
Miguel de Unamuno.

Corregir al que yerra.
Sufrir con paciencia las flaquezas de nuestros prójimos.
Tercera y sexta obras de misericordia espirituales.

…y al prójimo como a ti mismo.

 

 

Transigencia y tolerancia,
tolerancia y transigencia;
pilares del Catecismo
y basa de la doctrina
del Sacro Liberalismo.

Tolerancia y transigencia:
es solecismo
que disuelve la conciencia;
aunque moleste, lo pienso,
y si lo pienso, lo digo,
y si le disgusta a alguno,
que le eche azúcar al trigo.

Tolerancia y transigencia,
salvo para lo que digan
Nuestra Señora la Ciencia,
la Santísima Razón
o Nuestro Padre el Dinero,
las tres personas distintas
que hacen un Dios verdadero.

Tolerancia y transigencia;
transigencia e inmutancia;
inmutancia e indolencia;
indolencia y cerramiento;
cerramiento y egoísmo,
y ser tú mismo
para ser como son todos:
transigentes,
tolerantes,
inmutables
e indolentes;
copias del mismo patrón
que ha cortado el Catecismo
del Santo Liberalismo
y dicta la televisión.

Ser tú mismo y no cuidar
de que puedes ser mejor,
pues ser mejor es fascista
y es mejor no jorobar.

Ser tú mismo y no cuidar
de lo que sean los otros,
pues que te viene muy bien
que ellos sean lo que son:

transigentes,
tolerantes,
inmutables
e indolentes;

incapaces de indignarse
mientras no se lo señalen,
porque indignarse está feo
si no se ha enfadado antes
el Parlamento Europeo.

Tolerancia y cerramiento
para hacerte una atalaya,
levantarte una muralla
y excavarte un abismo
que te ciña en derredor
y adonde nadie se meta
a turbar tu egocentrismo,
que tú te estás bien contigo
y no precisas doctrina
para poder ser tú mismo.

Transigencia, tolerancia
y poquísima vergüenza,
mas mucho miedo de hablar
salvo que no digas nada,
que es mejor quedar callado
y mirar para otro lado,
que tener que lamentar
luego, por haber hablado,
que te indiquen con el dedo:

mejor es no molestar
e ir a raparse las plumas,
e ir a lijarse los callos,
que te los pueden pisar
y, o te tienes que callar,
o ya la hemos ensuciado.

Tolerancia y mucha flema,
y no asombrarse de nada
que, aunque llueva para arriba,
inmutarse queda feo
si no miras que se inmuta
el flemático europeo.

Transigencia y tolerancia;
tolerancia y transigencia,
y si, en las venas,
te queda humor diz que humano:
transigencia, tolerancia
y franciscana paciencia.

***

 

De Mis Poemas, c. 1995
Carlos Muñoz-Caravaca Ortega.

Este poema lo escribí hará como diez años en un entorno político muy distinto del que nos rodea hoy pero que, en cierta medida, lo presagiaba. Preparando, últimamente, la publicación de mis poemas, inéditos en gran parte a excepción de los que lo fueron en la revista Milenio, gaceta del Círculo de Amigos de la Poesía de Valencia, me ha parecido bien traerlo a colación en estos blogs que uno, que ya no va teniendo la cabeza como la tenía, tiene medio olvidados. Perdóneseme lo que en ello haya de vanagloria.

Volver a Mis Poemas.

© del poema, Carlos Muñoz-Caravaca Ortega.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

20 enero, 2009 at 21:37

Publicado en Mis poemas, Poesía

Tagged with ,

La foto de Soraya Sáez de Santamaría

with 2 comments


Princesa de mis locuras
que los cabellos desatas,
di por qué las blancas gatas
gustan de sedas oscuras

Rubén Darío.

 

Soraya Sáenz de Santamaría

Soraya Sáenz de Santamaría (Foto: Luis Malibrán)

 

Entre las muchas buenas cualidades que adornan la persona de Pedro J Ramírez se encuentra la de darse muy buena maña, si no para escandalizar, sí, al menos, para conmover conciencias.

Si la semana pasada nos presentó en su dominical la efigie de Zerolo convertido en Homo antecessor y pontificando acerca de la Teoría de Evolución —disertacion y efigie de las que no he hecho caso porque el individuo me produce una repugnancia invencible—, para el domingo que viene don Pedro nos tiene preparada una entrevista, en la misma Magazine, con Soraya Sáenz de Santamaría, señora esta que substituyó a don Eduardo Zaplana en la portavocía del Partido Popular en el Congreso. Nada habría de particular en ello si no fuera porque de tal entrevista ha aparecido hoy un adelanto en el que se incluye una foto en la que aparece Sáez de Santamaría sentada en el suelo, semidesnuda, y ofreciéndonos en primer plano el pie en plan femme fatale.

Para entendernos, casi como en las fotos que los camioneros llevan en el camión aunque con más glamour.

Aunque vivimos en una Corte de los Milagros que deja chica a la de Isabel II, el suceso ha sido sorprendente y origen de gran revuelo, mezcla de escándalo y coña marinera, pues nadie nos esperábamos ver a Soraya tirada en el suelo de tal guisa, más que nada por su alta condición dentro del partido de la derecha española.

Principio quieren las cosas y, seguramente, lo que hoy nos resulta sorprendente será mañana el pan nuestro de cada día y hallamos de acostumbrarnos a contemplar a nuestras políticas, y políticos, emulando a Cicciolina, como, amaestrados por estos políticos, a tantas cosas nos tenemos que acostumbrar. El incidente me ha parecido, no obstante y más allá de lo que tiene de anecdótico, digno de alguna reflexión.

No cabe duda de que Soraya Sáez de Santamaría es mujer muy guapa ni cabe duda de que tiene todo el derecho del mundo a exhibir su belleza como mejor le plazca.

No parece, sin embargo, ni seria, ni oportuna, ni procedente esta pose fotográfica por muy guapa que haya salido en ella. Muy cabal en una actriz o en una modelo —o en cualquier mujer que no tenga las responsabilidades que ella tiene— disuena en un político.

Más: en esta época de tantísimos problemas —crisis económica, paro galopante, rompimiento de España, inoperancia del PP, guerra en Gaza…— el numerito de Soraya apareciéndosenos semienvuelta en sedas oscuras (que diría el genio de Rubén Darío) por muy agradable que resulte a nuestros sentidos, nos disuena y nos molesta.

Dice ella que “a las mujeres en edad fértil se nos mira como sospechosas”. Sin saber exactamente qué quiere decir con lo de sospechosas, nos parece que, los que no somos sino ciudadanos y electores, sólo pedimos a nuestros políticos responsabilidad y seriedad. Nos importa muy poco que sean hombres o mujeres; que estén en edad fértil o dejen de estarlo. El discurso femenino del PP, hasta ahora, era, precisamente éste: a cada cual se le valora por su valía independientemente de estas cosas.

La anécdota (pues no deja de ser anécdota) me parece, sin embargo, sintomática de un mal más esencial que, creo, es uno de los principales de nuestro tiempo. Me refiero a la feminización de la política. No me refiero a la participación de la mujer en la política ni al feminismo político, sino al abandono de todos los valores que tradicionalmente  se han considerado masculinos (tan denostados hoy) y su suplantación por los valores femeninos.

No es cuestión de hombres ni de mujeres:  Zapatero se mueve en el ámbito de los valores y de la estética femeninos, mientras que la señora Tatcher lo hizo en el de los tradicionales masculinos: no es cuestión de hombres o de mujeres sino de valores, de percepción y entendimiento de las cosas. Por explicarlo de alguna forma: no es imaginable un comportamiento equiparable en su antecesor en el cargo, el señor Zaplana y, cuando me refiero a feminización de la política me refiero a esto, a su frivolidad y a su intento de presentarse amable y simpática: zapaterismo puro. Y no ignoro que la amabilidad sea un valor pero, como dijo José Antonio, en ningún lado está escrito que sea el principal de los valores.

La anécdota en fin, me parece significativa del giro gallardonita que ha tomado el rumbo del Partido Popular.

No puedo, pues, estar de acuerdo con Pedro J cuando dice que “esta foto no pasaría de ser una broma simpática, sin ningún significado político, si el PP estuviera seguro del espacio que pisa.”

No. Aunque anécdota, es muy significativa y nos habla de las causas, remotas y difíciles de aprehender, de gran parte de los males de nuestro tiempo.

No. Aunque el PP supiera el terreno que pisa, la portavoz del PP no debería aparecer así en público.

Si el PP supiera el terreno que pisa tendría que darse cuenta de que éste es el terreno de la derecha, terreno en el que aquellos valores aún tienen algún significado.

La seriedad, la sobriedad, la modestia son valores deseables porque, frente a la frivolidad, frente a la destemplanza, frente a la coquetería, nos aportan un bien moral.

La época en la que vivimos nos impone casi la obligación de ser guapos y sanos. Cuanto más guapos y más sanos, mejor. Y, además, nos impone casi la obligación de hacer alarde de ello. De ahí la infelicidad de nuestro tiempo cuando esto no se alcanza. De ahí la epidemia de patología depresiva y neurótica que ven nuestros días. Y de ahí que hasta podamos llegar a maliciarnos que Soraya haya posado así para chinchar a María Teresa Fernández de la Vega.

Hacer ostentación de belleza física cuando tantas personas desagraciadas o francamente feas hay en el mundo me ha parecido, desde hace mucho tiempo, que tiene algo de indecente, de la misma manera que es indecente la imagen del rico comiéndose un pollo delante de un muerto de hambre. No se entienda con esto que me esté oponiendo al alarde de la belleza femenina ni a su acicalamiento.

Pero sí quiero señalar el bien moral que entraña la modestia, virtud cercana a la templanza que, si, en la vorágine de nuestro tiempo, no se la podemos pedir al común de las gentes, si podemos exigírsela a persona tan destacada en el partido conservador español.

Vínculos:

A solas con Soraya. De El Mundo.
Una nueva Soralla sorprende desde la portada de El Mundo. De Libertad Digital.
Soraya, tras su posado: “Hago mi trabajo y lo procuro hacer lo mejor posible”. De Libertad Digital.
Pedro J. Ramírez: “Es la imagen de un partido al que le gustaría ser lo que no es”. De Libertad Digital.
El verdadero fracaso de Soraya. De El Blog de Federico.
¿Cómo ha sentado el posado de Soraya en el PP?. De Libertad Digital.
Zerolo se transforma en Homo antecessor para el Magazine de El Mundo. Libertad Digital.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

16 enero, 2009 at 20:24