Conceptos esparcidos

Fidem qui perdit, perdere ultra nihil potest.

Archive for enero 2008

San Juan Bosco

with 5 comments


 
San Juan Bosco

 

San Juan Bosco

La Iglesia celebra hoy el día de san Juan Bosco cuya muerte sucedió hoy hace 120 años en la ciudad de Turín.

Si bien creo que, hoy, la liturgia salesiana se ha alejado de la sobriedad que nos pidieron SS.SS. Pío XII, Juan Pablo II y nuestro actual pontífice, Benedicto XVI, como antiguo alumno salesiano, nunca puedo dejar de recordar esta fecha y todos los años vienen a mi memoria las hermosas estrofas de su himno que tantas veces canté de niño tal día como hoy.

Como me vienen a la memoria los nombres de tantos padres salesianos que me educaron y participaron en la tarea de sembrar en mi alma la semilla de nuestra religión: don Gumersindo, don Eusebio, don Manolito, don Juan Korbas, polaco de origen y refugiado en nuestra patria tras la invasión soviética de Polonia.

No tengo hoy tiempo para extenderme en estas rememoraciones pero quiero dejar aquí apuntada la entrada, para que el blog guarde la fecha de su creación, pues quiero, a raíz de esta conmemoración, hablar con más profundidad de aquellos años que pasé en el colegio salesiano.

 

 

Himno de San Juan Bosco 

Su concierto han entonado
las campanas clamorosas,
al que vemos ya coronado
de laureles y de rosas.

Un vibrar de corazones,
de sonrisas y cantares,
te acompaña entre oraciones
de la tumba a los altares.

Don Bosco te aclaman,
cual padre y pastor,
legiones inmensas
con himnos de amor.

***

 

 

 

Breve biografía audiovisual

 


 

Vínculos:

Colegio Salesiano San Antonio Abad.
Crónica de la ceremonia de canonización de San Juan Bosco. Eugenio Ceria.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

31 enero, 2008 at 12:09

Publicado en Religión

Tagged with , ,

Don Emilio Calatayud: un juez sensato.

leave a comment »


Don Emilio Calatayud es Juez de Menores de Granada. No he resistido la tentación de traer aquí esta intervención suya en la V Tertulia del Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid: Familia y Escuela ante la Prevención de las Conductas de Riesgo.

Merece la pena escucharle y creo que no hay mucho que añadir a lo que dice:

El archivo de vídeo procede de la página MediatecaEducaMadrid.

Otros vínculos referidos a él son:

Entrevista suya en El Periódico de Aragón.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

26 enero, 2008 at 19:13

Publicado en Política

Tagged with ,

La letra del Himno Nacional

leave a comment »


Hace ya mucho tiempo que dije que, antaño, los españoles sólo teníamos dos grandes miedos:

Uno, el miedo a las corrientes de aire y, otro, el miedo a hacer el ridículo.

Y, añadía yo, que nuestra democratización y modernización, nos había hecho perder el miedo al ridículo y que el único miedo que nos sigue quedando es el miedo a las corrientes de aire.

Hoy, avanzados ya más de treinta años de Transición, me reafirmo en la idea: perdido del todo el sentido del ridículo, el único miedo que nos queda es el miedo a coger un constipado por una corriente de aire.

Permítaseme la autocita: me ha venido a la memoria con la historia en la que nos hallamos de redactar una letra para el Himno Nacional.

La pérdida absoluta del sentido del ridículo implica muchas cosas, entre ellas, la pérdida de la justa medida y la pérdida del sentido estético.

La llamada Transición ha traído consigo muchas tropelías en el terreno de los símbolos.

Me vienen ahora a la memoria los casos de la bandera de la Comunidad de Madrid, horroroso engendro de siete estrellas de cinco puntas colocadas sin ninguna gracia en dos filas y que, creo recordar, se la debemos al numen del, por otra parte admiradísimo y llorado don Santiago Amón y que él explicaba apelando a no sé que historia de la Osa Mayor, lo cual demuestra cómo hasta personas de tantísimo sentido común y tantísima cultura como tenía don Santiago, pueden llegar, arrastrados por la tontería reinante, a cometer semejantes desvaríos.

O casos como el de la adopción de una canción popular tal como el Asturias, patria querida como himno de la Comunidad Asturiana.

Esta canción, por otra parte, muy bonita, tradicionalmente y antes de estas cosas de la Transición, en lo que se había convertido era en algo así como el himno extraoficial de los borrachos, y era casi obligación entonar sus estrofas de retirada tras la melopea a altas horas de la madrugada.

Una de las ocurrencias de la Transición fue, como digo, elevar esta simpática canción a categoría de himno asturiano.

Es cierto que sus dos primeras estrofas:

Asturias, patria querida,

Asturias de mis amores.

pudieran justificarlo pues la alusión del amor a la patria no debería faltar en la letra de ningún himno nacional. Sucede, sin embargo, que la canción es, como decía, una canción popular, bonita pero sin mayores pretensiones en su génesis, y, tras tan sublime inicio, se les va −a estos que tuvieron la brillante idea de tomarla como himno− por los cerros de Úbeda y continúa diciendo:

Tengo de subir al árbol,

tengo de coger la flor,

tirársela a mi morena,

que la ponga en el balcón.

Es grotesco, pero es así: esto de imaginar un acto institucional asturiano, repleto de señores, y señoras, serios y empiringotados, quizá ante el mismísimo Rey, entonando con absoluta seriedad en honor a Asturias lo de Tengo que subir al árbol… es grotesco. Hilarante pero grotesco.

Ignoro si la Comunidad Asturiana ha hecho alguna versión distinta de la letra para acomodarla más a su propósito. En cualquier caso las cosas fueron, en su inicio, así.

Pues bien, tras estos excesos de la Transición que, por esa pérdida del sentido del ridículo a la que antes me refería, dejamos pasar ante nosotros sin apenas elevar una voz en contra, nos encontramos estos días ante nuevos iluminados que, con ese mismo sentido nulo del ridículo que aquellos, han dado en pensar que nuestro Himno Nacional adolece de falta de letra que puedan entonar los jugadores de nuestras selecciones en los eventos deportivos internacionales y, sin encomendarse a Dios ni al diablo, con esa pérdida del sentido de la medida de la que antes hablaba y que les impide ver que ellos no son nadie para cambiar los himnos ni para convocar concursos que las cambien, se han embarcado, precisamente, en esta tarea.

Los iluminados a los que me refiero son el Comité Olímpico Español y la Sociedad General de Autores y Editores y la tarea en la que andan embarcados es la de dotar de letra al Himno Nacional.

Es sabido que el Himno Nacional o Marcha de Granaderos, es uno de los más antiguos del mundo. Aparece mencionado, por primera vez, en el Libro de Ordenanza de los toques militares de la Infantería española, de 1761, en el que figura su partitura.

Seguramente, no deja de ser cierto que es una lástima, dado el importante carácter de lo simbólico y de lo ritual, que nuestro Himno carezca de letra y que, cuando suena, no podamos cantarla como hacen otras naciones. El enardecimiento que tal canto entrañara significaría, de poder existir, un pequeño contrapeso emocional a tanto despego hacia la idea de España.

Pero, señores, las cosas son como son y no como nos gustaría que fueran y es el caso que el Himno es un símbolo musical muy antiguo que carece de letra.

Quizá si pudiera escribirse una que se adaptara precisa y dignamente a la música y que, sobre todo, fuera aceptable para todos los españoles, podría hacerse el intento.

Pero, en unos tiempos en los que ni siquiera nos ponemos de acuerdo en la definición de España ¿puede haber cosa más necia que intentar redactar una letra para el Himno?

No. No puede haberla. Y, como ya la idea en sí es necia, lo que ha salido ha sido un engendro cursi hasta más no poder (más cursi que una pareja de cisnes rubenianos nadando en un estanque entre nenúfares, que diría don Alfonso Ussía) y que sólo puede enardecer a una mente zapateril:

¡Viva España!
Cantemos todos juntos
con distinta voz
y un solo corazón

¡Viva España!
desde los verdes valles
al inmenso mar,
un himno
de hermandad

Ama a la Patria
pues sabe abrazar,
bajo su cielo azul,
pueblos en libertad

Gloria a los hijos
que a la Historia dan
justicia y grandeza
democracia y paz.

Yo, desde luego, no pienso cantar en lo que me quede de vida semejante patochada.

Dejando aparte el hecho de que, en la última estrofa, pierde toda noción del metro, es, en sí, una muestra más de la Disneylandia con que la España zapateril concibe las cosas y se concibe a sí misma.

Cualquier expresión artística tiene que tener detrás un fundamento filosófico: el gótico, el barroco, se fundamentaban en la idea sublime de Dios y, por ello, dieron frutos sublimes en sí mismos.

Esta gente, ayuna de cualquier filosofía que no sea el pensamiento débil, la sonrisita, el buen rollito y la tontuna zapateriles sólo puede dar frutos como el que antecede. No dan más de sí, no pueden ni llegar a intuir lo ridículos que pueden llegar a ser y ¡aún hemos de dar gracias a que no hagan alusión, en esta letra, a la Alianza de las civilizaciones!

Cuando hacía la mili nos explicaban que el Himno Nacional debe de ser escuchado por los militares en posición de firmes y por los civiles en actitud de respeto.

Y con eso basta.

Recuerdo, hace años, en un partido de la selección española de fútbol, cómo la cámara de televisión hacía el tradicional barrido de nuestros jugadores, formados mientras sonaban las notas del Himno, y pilló a Víctor, sin ninguna mala intención que pudiera considerarse falta de respeto, rascándose los huevos.

Pues eso: prefiero ver a Víctor rascándose los huevos, aunque falte a esa actitud de respeto, antes que entonando semejante mamarrachada.

Vamos, que, entre el Himno de Riego y esto, me quedo con el Himno de Riego.

En los siguientes vínculos se puede hallar noticia de la historia y avatares históricos del Himno Nacional:

Marcha Real. Wikipedia.
El Himno nacional de España, por Alcides en Rebelión Digital.
Proposen un nou himne per a Catalunya. De e-Noticies. 

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

15 enero, 2008 at 20:33

Publicado en Política

Cierre de la Basílica del Valle de los Caídos

with 2 comments



Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos

Leo la noticia en la página Generalísimo Francisco Franco:

 

Después de la aprobación de la Ley de desmemoria Histórica, las autoridades sectarias de este desGobierno han procedido al cierre del Valle de los Caídos, para que dicho recinto sea acondicionado según dicha ley. Una vez más estos talibanes aprovechan las fiestas, para que la respuesta ciudadana sea mínima.

Según nos han informado a ésta página web, se está procediendo a que desaparezcan los nombres de las tumbas de José Antonio y Francisco Franco, medida tomada al negarse la Familia de Francisco Franco a desplazar sus restos a otro cementerio. De esta manera sus nombres no serán visibles para el público visitante. […]

Ante este cierre temporal la comunidad Benedictina en el día de hoy, se ha puesto en contacto con el director de Patrimonio Nacional, para que les dé a conocer lo que está sucediendo en dicha Basílica, la cual es de jurisdicción Pontificia. Al igual que se han puesto en contacto con el Jefe del Estado de la ciudad del Vaticano, para darle a conocer lo que estos talibanes han comenzado a realizar, sin su consentimiento. […]

Las fuentes consultadas por ésta agencia de noticias, dan a conocer que ésta situación permanecerá hasta el lunes día 7 de enero, pasando de ser un santuario Franquista, a ser un lugar de la memoria y la reconciliación, como manda la última ley aprobada por el Parlamento de todos los españoles”.

 

Ante este nuevo ataque, cobarde y disimulado, del PSOE a los muertos, a los símbolos y a los sentimientos , acabo de escribir, en el foro que se ha abierto al respecto en esa página, lo siguiente:

Camaradas, tranquilidad:

La primera impresión ante esta mezquindad sería desear que fuera una inocentada pero eso es, sólo, la primera impresión.

Una segunda reflexión nos hace ver que al toro hay que cogerlo por los cuernos, que la realidad es ésta y que con ella hay que pechar.

El enemigo es mezquino y cobarde.

Con silencio cobarde va carcomiendo los símbolos que odia.

Nosotros, como dijo José Antonio, tenemos y debemos de seguir teniendo el justo valor necesario para no caer en la indignidad.

No sé si la noticia ésta es una inocentada o no (no lo creo) pero debemos tomarla como si no lo fuera porque es, cuando menos, verosímil, procediendo del gobierno vil que padecemos.

Lo cómodo sería pensar que, en efecto, es una inocentada y que no se van a atrever a semejante profanación.

Pero nosotros (los pocos que vamos quedando) sabemos que no andamos por aquí combatiendo contra semejantes gigantes por alarde de valentía: el combate, como no sea el de salón, puede ser cualquier cosa menos fuelle y cómodo. Ni el más valiente lo apetece pero, cuando se lo enfrentan ante sus mismas narices, debe entrar en él.

Hace tiempo (conociendo el percal) que tiemblo por el futuro de El Valle de los Caídos y así lo expresé hace dos años en Renderosity, un foro internacional fotográfico.

Poco me queda que añadir a lo que ya se ha dicho en este tema, fundamentalmente por parte de Óscar, y a lo que se explica sobre el origen y significado de la basílica en esta página y en otras como la de la Fundación Nacional Francisco Franco.

Efectivamente: el hecho mismo, inaudito, de que el Generalísimo quisiera enterrarse en el mismo sitio en el que están enterradas personas del bando al que él combatió nos habla con una claridad meridiana del carácter reconciliatorio del monumento.

¿Se imagina alguien a Carrillo pidiendo ser enterrado junto a los muertos de Paracuellos? ¿A Hitler con los judíos muertos en sus campos de concentración? ¿A Stalin junto a sus millones de fusilados? ¿A De Gaulle junto a las víctimas colaboracionistas de la represión de la postguerra?

No. El hecho, como digo, es inaudito y habla, además del carácter reconciliatorio de la Basílica del Valle de los Caídos, del alma cristiana del Caudillo y del espíritu cristiano que impregnó a la Cruzada: en nosotros ni había ni hay odio hacia las personas y, en cualquier caso, para nosotros, la muerte a todos nos iguala y la lucha terrenal acaba con ella.

Si las tropas nacionales tuvieron que levantarse a luchar contra compatriotas fue porque era en ellos donde sí había odio, vesánico y destructor, y su levantamiento no fue sino un elemental sentido de la defensa.

Es en nuestros enemigos donde sí había y hay odio. Y es en ellos, como vemos, en los que ese odio persiste más allá de la muerte.

Tranquilidad, pues y esperemos a ver que es lo que se atreven a hacer.

De lo que se ha rumoreado aquí, debo decir que el hecho de que se coloque una placa con el nombre de las personas del bando republicano allí enterradas, me parece bien. Me parece correcto por ese simbolismo que encierra la Basílica y porque lo menos que debe de tener una sepultura es el nombre de la persona cuyos restos alberga.

Por lo mismo, si es verdad que van a borrar los nombres de Franco y de José Antonio de sus losas sepulcrales, deberemos de considerar este hecho como una profanación y, creo, que de manera organizada, habrá llegado la hora de abandonar nuestra quietud fuelle, unirnos y organizar la respuesta más contundente que podamos a semejante profanación.

Una respuesta tranquila pero contundente. Una respuesta que haga ver a estas bestias que, a nosotros nos pueden llamar de todo lo que su vesania les inspire pero que con los muertos no se juega.

Contad conmigo para ello.

¡¡¡Arriba España!!!


Losa sepulcral de la tumba de Francisco Franco

En los siguientes vínculos se puede hallar noticia de la historia, significado, sanción pontificia, elementos artísticos y autores de este monumento:

 

El Valle de los Caídos: Lugar sagrado y de reconciliación.

El Valle de los Caídos: Lugar de reconciliación y paz.

Despolitizar el Valle; artículo de don Luis Suárez del 3 de noviembre del 2007 en ABC.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

5 enero, 2008 at 11:52

Publicado en Política

Tagged with

Los extremeños se tocan

leave a comment »


Los extremeños se tocan es (o era) una  comedia de don Pedro Muñoz Seca cuyo argumento no recuerdo muy bien.

Recuerdo que era graciosa e ingeniosa y me parece recordar que tenía algo de vodevil, quiero decir: los personajes no dejaban de entrar por una puerta ni de salir por la opuesta en el momento justo que evitara la catástrofe (benditas catástrofes aquéllas) que pendía sobre el inocente argumento.

Pero, como es sabido, el genio de don Pedro Muñoz Seca ha quedado señalado, para siempre, por La venganza de don Mendo, obra cumbre suya que ha dejado a las demás en esta penumbra responsable de que a mí se me haya olvidado el argumento de Los extremeños se tocan.

Pero esto no importa ahora porque no escribo estas líneas para hablar ni de don Pedro ni de su obra.

Sucede que acabando de leer, en Libertad Digital, la noticia de que el Rally París-Dakar se ha suspendido por la amenaza de Al-Qaeda, me ha venido a las mientes este título suyo, metaplasmo de la frase hecha los extremos se tocan.

Y me la ha traído a las mientes porque… es cierto: los extremos (al menos a veces) se tocan y, mire usted por donde, en este caso vengo a coincidir con algo tan extremadamente opuesto a mí como Al-Qaeda.

Desde hace mucho tiempo (desde antes, incluso, del atentado contra las Torres Gemelas) si algo me ha parecido indecente y obsceno es la mierda ésta del Rally París-Dakar.

Me gusta utilizar (a diferencia de Pepiño Blanco) las palabras con propiedad. Entiendo que, en rigor, obsceno no sería el calificativo ajustado, pero permítaseme aquí su empleo: el Rally París-Dakar me parece indecente y obsceno.

La contemplación de cuatro europeos imbéciles; de cuatro niñatos bien comidos, bien bebidos y bien fornicados, motorizados y haciendo alarde de esa motorización y melindre de esfuerzo y de sacrificio mientras atraviesan, sin que se les suban los colores a la cara, regiones pobres y hasta paupérrimas, me ha parecido siempre indecorosa.

Tan indecorosa, tan indecente y tan obscena como la imagen del rico comiéndose un pollo delante de un hambriento que no tiene un mendrugo que llevarse a la boca.

¡Luego nos maravillaremos de que no dejen de venir pateras repletas de supra y subsaharianos!

Estos niñatos, tras su gesta, saldrán por la tele, a lo mejor, brindándola por lo que ahora se llama una buena causa, quizá a la pobreza en el mundo y, si una presentadora de la tele, al compás de su gesta en el Rally, les interroga acerca de sus deseos para el 2008, saltándoles el chip de autómatas dirán aquello de que haya paz en el mundo y estas cosas que estos majaderos repiten (digo repiten, no que piensen.)

Me alegro, pues, infinitamente, de que estos cuatro niñatos se queden en casa este año.

Pero no quiero ser cruel: aún queda algo de Fiestas Navideñas y es probable que, en sus lares, exista algún tiovivo con cochecitos en los que puedan montarse y dar algunas vueltas para matar el gusanillo de la París-Dakar a la que este año, gracias a Dios, no podrán ir. Yo, al menos, de niño gustaba de hacerlo y recuerdo que, al lado del caballito, solía haber algún vehículo del tipo de estos que, ahora, se van a tener que meter por salva sea la parte.

Me alegro, pues, de que el Rally París-Dakar se haya suspendido y agradezco a Al-Qaeda que haya sido su amenaza y el miedo que en estos imbéciles causa la razón de que tan indecente espectáculo nos lo ahorremos este año.

Hágase el milagro aunque lo haga el diablo.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

4 enero, 2008 at 14:05

Publicado en Política

Tagged with , ,