Conceptos esparcidos

Fidem qui perdit, perdere ultra nihil potest.

Archive for septiembre 2007

Grandeza del catolicismo

leave a comment »


De entre las grandezas de nuestra gloriosa religión católica no son las menores ni la belleza ni la sobriedad de su liturgia.

Hace años, en una homilía, un sacerdote nos exhortó a los que participábamos en aquella Eucaristía, a divulgar, en la medida de las fuerzas de cada uno, esta belleza como parte imprescindible del sentimiento religioso y, al mismo tiempo, como modo de hacerla llegar al alma de nuestros prójimos, tibios o francamente hostiles a ella y, sin embargo, hermanos nuestros en Jesucristo resucitado.

Este domingo, día del Señor, vigésimo sexto del tiempo ordinario, rebuscando entre viejas fotografías, he hallado éstas, tomadas hace dos años (no se haga demasiado caso de la datación que coloco en la signatura de ellas pues corresponde, más bien, a la fecha de su retoque que a la de su obtención propiamente dicha) en el transcurso de una santa Misa celebrada en la Capilla de El Santo Cáliz de la catedral valenciana en aquel año 2005.

Espero que la belleza de la capilla, la sobriedad del entorno y el recogimiento de los asistentes al sagrado ágape sirvan de edificación a todos y conmuevan a aquéllos que sólo ven en nuestras iglesias un motivo turístico más y sólo se dignan, ante ellas, a hacer un poco creíble aspaviento de respeto cultural hacia las formas artísticas arquitectónicas que en ellas toman figura, sin darse cuenta del grandísimo bien que representa el hecho de que hoy, en estos días nuestros tan miserables, en estos maravillosos edificios religiosos que levantaron nuestros antepasados se siga practicando el mismo culto para el cual, y sólo pare el cual, fueron erigidos: el culto y alabanza de Dios nuestro Señor.

Aunque de mala calidad fotográfica, he creído encontrar en ellas un atisbo de aquella belleza de la que nos habló el sacerdote al que me refería antes y, retocadas en sus defectos técnicos mediante las modernas tecnologías informáticas, he querido publicarlas aquí.

¡Viva Cristo Rey!

Publicada esta entrada, también, en mi blogConceptos esparcidos” de Libertad Digital, 53n3k4 me hace el siguiente comentario en el que apuntala, desde el punto de vista teológico y patrístico, lo que yo quería decir en ella y que le agradezco en el alma:

Enviado a las 30/09/2007 23:00:24 por 53n3k4

“La relación entre el misterio creído y celebrado se manifiesta de modo peculiar en el valor teológico y litúrgico de la belleza. En efecto, la liturgia, como también la Revelación cristiana, está vinculada intrínsecamente con la belleza: es veritatis splendor. En la liturgia resplandece el Misterio pascual mediante el cual Cristo mismo nos atrae hacia sí y nos llama a la comunión. En Jesús, como solía decir san Buenaventura, contemplamos la belleza y el fulgor de los orígenes.[106] Este atributo al que nos referimos no es mero esteticismo sino el modo en que nos llega, nos fascina y nos cautiva la verdad del amor de Dios en Cristo, haciéndonos salir de nosotros mismos y atrayéndonos así hacia nuestra verdadera vocación: el amor.

Jesucristo nos enseña cómo la verdad del amor sabe también transfigurar el misterio oscuro de la muerte en la luz radiante de la resurrección. Aquí el resplandor de la gloria de Dios supera toda belleza mundana. La verdadera belleza es el amor de Dios que se ha revelado definitivamente en el Misterio pascual.

La belleza de la liturgia es parte de este misterio; es expresión eminente de la gloria de Dios y, en cierto sentido, un asomarse del Cielo sobre la tierra. El memorial del sacrificio redentor lleva en sí mismo los rasgos de aquel resplandor de Jesús del cual nos han dado testimonio Pedro, Santiago y Juan cuando el Maestro, de camino hacia Jerusalén, quiso transfigurarse ante ellos (cf. Mc 9,2). La belleza, por tanto, no es un elemento decorativo de la acción litúrgica; es más bien un elemento constitutivo, ya que es un atributo de Dios mismo y de su revelación. Conscientes de todo esto, hemos de poner gran atención para que la acción litúrgica resplandezca según su propia naturaleza.”

Sacramentum Charitatis.

Un abrazo en Cristo Rey.

 

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

30 septiembre, 2007 at 21:47

Publicado en Religión

Apuntes para una reflexión sobre la "Educación de la ciudadanía"

leave a comment »


Sócrates

Para decirlo, pues, brevemente: los que cuidan de la ciudad han de esforzarse para que esto de la educación no se corrompa sin darse ellos cuenta, sino que, en todo, han de vigilar de modo que no haya innovaciones contra lo prescrito ni en la gimnasia ni en la música. Antes bien, deben vigilar lo más posible y sentir miedo si alguno dice:

la gente celebra entre todos los cantos
el postrero, el más nuevo que viene a halagar sus oídos.

Ni crean ni celebren que el poeta habla de cantos nuevos, sino de un género nuevo de canto. Porque ni hay que celebrar tal cosa ni hay que hacer semejante suposición. Se ha de tener, en efecto, cuidado con el cambio y con la introducción de una nueva especie de canto y hay que tener el convencimiento de que, con ello, todo se pone en peligro porque no se pueden remover los modos musicales sin remover, al mismo tiempo, las más grandes leyes.

Platón. La República.

[…] a no estar dotado de una naturaleza excepcional, no podrá ser, jamás, hombre de bien el que no hubiese empezado a jugar, de niño, entre cosas hermosas para seguir aplicándose, más tarde, a todo lo semejante a ellas y la indiferencia magnifica con que, pisoteando todos estos principios, no atiende, en modo alguno, al género de vida de que proceden los que se ocupan de política; antes bien, le basta para honrar a cualquiera con que éste afirme ser amigo del pueblo.

Platón. La República.

Y no da acogida a máxima alguna de verdad ni la deja entrar en su reducto si alguien le dice que son distintos los placeres que traen los deseos justos y dignos de los que responden a los deseos perversos, y que hay que cultivar y estimar los primeros y refrenar y dominar los segundos, sino que a todo esto vuelve la cabeza y dice que todos son iguales y que hay que estimarlos igualmente.

Vaciando, pues, de todo aquello el alma de su prisionero y purgándole, como a iniciado en grandes misterios, es entonces cuando introducen en él una grande y brillante comitiva en la que figuran coronados la insolencia, la indisciplina, el desenfreno y el impudor. Y elogian y adulan a éstos llamando buena educación a la insolencia, grandeza de ánimo al desenfreno y hombría al impudor.

 

Platón. La República.

Pues que el padre se acostumbra a hacerse a hacerse igual al hijo y a temer a los hijos y, el hijo, a hacerse igual al padre y a no respetar ni temer a sus progenitores a fin de ser enteramente libre […] eso y otras pequeñeces por el estilo: allí el maestro teme a los discípulos y les adula. Los alumnos menosprecian a sus maestros y, del mismo modo, a sus ayos y, en general, los jóvenes se equiparan a los mayores y rivalizan con ellos de palabra y de obra, y los ancianos, condescendiendo con los jóvenes, se hinchan de buen humor y de jocosidad imitando a los muchachos por no parecerles agrios ni despóticos.

Platón. La República.

Platón

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

25 septiembre, 2007 at 13:39

Piccolissima serenata

leave a comment »


Piccolissima Serenata

 

 

 

Mi farò prestare un soldino di sole
perchè regalare lo voglio a te…
Lo potrai posare sui biondi capelli:
quella nube d’oro accarezzerò…

Questa piccolissima serenata
con un fìl di voce si può cantar…
Ogni innamorato all’innamorata
la sussurrerà, la sussurrerà…

Mi farò prestare un soldino di mare
perchè regalare lo voglio a te…
Lo potrai posare sugli occhi tuoi belli
nel tuo sguardo azzurro mi tufferò…

Questa piccolissima serenata
con un fìl di voce si può cantar…
Ogni innamorato all’innamorata
la sussurrerà, la sussurrerà…

Mi farò prestare un soldino di cielo
perchè regalare lo voglio a te…
Lo potrai posare sul bianco tuo velo:
quando sull’altare ti porterò…

Questa piccolissima serenata
con un fil di voce si può cantar…
Ogni innamorato all’innamorata
la sussurrerà, la sussurrerà…

renato
Renato Carosone

Vínculos:

Videos en memoria de Renato Carosone. De pervive.com. La imagen que antecede está modificada de esta misma página web.
Totò, Vittorio e la dottoressa. Teddy Reno. You Tube.
Totò, Vittorio e la dottoressa. Wikipedia.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

20 septiembre, 2007 at 22:01