Conceptos esparcidos

Fidem qui perdit, perdere ultra nihil potest.

Archive for noviembre 2006

Javier Moreno y los (nefastos) periódicos

leave a comment »


 
Javier Moreno y los (nefastos) periódicos. 

Javier Moreno, director de ese periódico nefasto, El País,  que sostiene al gobierno del no menos nefasto Zapatero nos suelta hoy un artículo de opinión titulado “Nación, diálogo y (buenos) periódicos”. Lo de “buenos” debe de ser una impúdica mirada de reojo al suyo.

Como es habitual en la línea de ese periódico (el más comprado y de los menos leídos, pues sabemos cómo los progres continúan con la inercia de adquirirlo aunque no tengan estómago suficiente para digerirlo), el artículo al que me refiero es otro monumento a la tergiversación y a la contradicción.

Comienza haciendo lo que parece una llamada a la libertad de prensa recordando la sentencia que condenó a Arthur Miller durante la etapa de la “caza de brujas” en los EEUU por negarse a colaborar con el Comité de Actividades Antiamericanas durante la guerra fría contra el comunismo.

El artículo, digo, parece, en su comienzo, un alegato a la libertad de prensa. Pero no. Más bien viene a ser justo lo contrario.

No es sino la enésima repetición del viejo truco de poner en labios del adversario político lo que no dice para luego rebatirlo con la facilidad con la que se pueden rebatir los argumentos estrambóticos que el propio director de El País inventa.

O no inventa: quizá su intelecto es tan inane como su protegido Zapatero y cree de verdad en la persistencia de los modernos trabucos, los curas integristas y demás espantajos que el autor de ese bodrio se deleita en pintar para asustar a la ñoñería progresista y llenar de apariencia razón lo que no razona y no es más que apelación a la víscera de la caverna roja para intentar convencer a su convencida parroquia de lo bueno que es Zapatero, que viene a modernizar el país, y lo mala que es la derecha, que trata de evitar esa modernización al tiempo que organiza de forma efectiva la resistencia frente a todo cambio.

A esta derecha, para él tan inmovilista, la llama restos del autoritarismo vocinglero heredado del franquismo que deben ser liquidados de una vez ¡Toma ya! Y tiene la cara dura de decir esto invocando Arthur Miller, condenado, precisamente, por poner en riesgo la estabilidad democrática de los EEUU. ¡Justo de lo que él está acusando a la derecha española y a los escasísimos medios periodísticos que la apoyan! Fijémosnos en el adjetivo vocinglero que, en el sentir de este tío, debe de ser extirpado. No está hablando de ningún movimiento que intente derribar nuestro sistema político por las armas, no. Está hablando de ideas, para él autoritarias, que se expresan de manera, para él, vocinglera. Vocinglera: de voz. Es decir: debe de ser liquidada la voz que molesta a Moreno, a El País y a Zapatero. ¿Os acordáis de aquello de que el pensamiento no delinque? ¿Recordáis aquello de que en Democracia ninguna voz debe de ser acallada? Bueno, pues parece que eso está pasando a la Historia en la Democracia avanzada de Zapatero: hay voces vocingleras que deben de ser liquidadas.

El artículo es largo y no me hubiera llamado la atención de no haberlo visto citado en el diario electrónico e-noticies. Lo he leído y la entrada que escribo aquí, con el preámbulo que antecede, es sólo para comentar una de sus frases:

Mientras tanto, la derecha (que ya es "nacional", pero igualmente antimoderna), tras ocho años en el poder en los que organizó con ahínco todas las trincheras posibles para fosilizar a España alrededor de una idea periclitada de patria y religión,…

Esto, además de ser falso, nos hace ver cuál es el mundo al que nos están llevando Zapatero y El País.

Es falso porque el PP, durante los ocho años que gobernó no organizó con ahínco ninguna trinchera para fosilizar a España en ninguna idea periclitada. Antes bien, dio por sentado (como lo dieron los demás gobiernos anteriores, incluidos los de González) el marco constitucional de convivencia en el que todos estábamos de acuerdo antes de que viniera Zapatero a alterarlo sin consultarlo a nadie. Y eso, con el complejo que tenía la derecha de que la llamaran fascista y antimoderna, haciendo todo lo posible para intentar caer bien a progres como el señor Moreno. Que no nos cuente historias este señor. El PP gobernó durante ocho años un país moderno que parecía que tenía claro adonde iba. No nos cuente la historia como a él le hubiera gustado que fuera.

Pero la perla es lo de idea periclitada de patria y religión. Ahí el tío este se descubre.

¿Periclitada la idea de patria? Pero, vamos a ver, Moreno. Si lo que estás intentando defender en tu artículo es el federalismo y ves a este federalismo como la solución a los problemas catalán y vasco, ¿de dónde te crees que proceden esos problemas más que de la pervivencia del concepto de “patria” en muchos catalanes y vascos? Y esto es un sentimiento noble. El amor a la Patria es un sentimiento noble que sólo seres degradados como tú o embrutecidos como los que tú embruteces pueden entender como despreciable y periclitado (lo de periclitado es por las ganas que tienes de que periclite para que todos tengamos de la idea de Patria el mismo concepto que tú tienes y os sea más facil meternos en el redil de la Disneylandia zapateril).

¿Periclitada la idea de religión? ¡Tus ganas, Moreno! Eso es lo que estáis intentando y ahí te descubres. Pintas a la religión como el coco decimonónico que te gustaría que fuera para así no tener que combatir con tu descarriado intelecto lo que odias aunque lo desconozcas. Pero no es eso la religión. La religión es la parte más esencial de la cultura de cualquier civilización. La existencia de una civilización sin religión es algo inédito en la Historia de la Humanidad. Quítale a un pueblo su religión y lo habrás desalmado.

Y en eso es en lo que estáis en El País. En desterrar de nuestra cultura, llámala española, llámala catalana, llámala vasca… llámala como te dé la gana, cualquier resto de lo que ha sido nuestra religión durante casi dos mil años. Ésa es la madre del cordero, Moreno. En ello andáis: en crear un mundo sin Patria y sin Religión.

Puede leerse aquí el artículo completo.

Written by Carlos Muñoz-Caravaca Ortega

22 noviembre, 2006 at 18:43

Publicado en Política